20 Ejemplos de
Nutrientes Orgánicos e Inorgánicos

Nutrientes Orgánicos e Inorgánicos

Los nutrientes son el conjunto de sustancias y elementos externos al organismo que resultan indispensables para sus labores de manutención: obtención de energía para los distintos procesos biológicos, obtención de materia para el crecimiento estructural y para la reparación de los tejidos, etc.

En la medida en que dichas sustancias indispensables no se hallan presentes en el cuerpo (o no pueden producirse espontáneamente), deberán ser ingeridas o tomadas del medio ambiente.

En el caso de las células y organismos unicelulares, esto se lleva a cabo a través de la fagocitación de elementos deseados o del intercambio a través de la membrana celular (transporte celular). En el de los seres vivos más complejos, se da a través de la ingesta de alimentos.

Tipos de nutrientes

Existen muchas clasificaciones de los nutrientes:

  • Según su importancia. Nutrientes esenciales y no esenciales, es decir, nutrientes clave para el sostén de la vida y que no pueden sintetizarse dentro del organismo, y nutrientes accesorios que pueden tener algún tipo de sustituto.
  • Según la cantidad necesaria de su consumo. Aquí tenemos macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas, que deben consumirse a diario en grandes cantidades; y micronutrientes, como los minerales y las vitaminas, que deben consumirse en pequeñas dosis.
  • Según su función. Se distingue entre nutrientes energéticos, que brindan calorías para el funcionamiento del sistema viviente; plásticos o estructurales, que le otorgan al cuerpo la materia necesaria para crecer o reparar tejidos; y reguladores, que permiten sostener la homeostasis y conservar el cuerpo en sus niveles idóneos de metabolismo.
  • Según su origen. Nutrientes orgánicos e inorgánicos, es decir, sustancias en cuya base se encuentra el carbono como elemento primario, y otras en las que no.

Diferencia entre nutrientes orgánicos e inorgánicos

La diferencia fundamental entre estos dos tipos de nutriente atiende a su química molecular: mientras los nutrientes orgánicos consisten en sustancias elaboradas atómicamente a partir del carbono, el hidrógeno, el oxígeno y otros elementos semejantes, los nutrientes inorgánicos proceden de minerales y suplementos monoatómicos metálicos.

Así, los nutrientes orgánicos abarcan el conjunto de los carbohidratos, proteínas, lípidos, aceites esenciales, vitaminas y aminoácidos esenciales, necesarios para componer a su vez nuevas sustancias orgánicas y para alimentar los mecanismos energéticos de oxidación de la glucosa.

Mientras que los nutrientes inorgánicos son a grandes rasgos sales minerales y agua.

Ejemplos de nutrientes orgánicos

acidos grasos - salud
Ácidos Grasos
  1. Ácidos grasos elementales. Como la Omega-3 u Omega-6, se trata de aceites grasos que el organismo es incapaz de sintetizar pero requiere para el correcto metabolismo de los azúcares y los lípidos. Se encuentran presentes en ciertos cereales de grano entero, los aceites vegetales, ciertos frutos secos, en los pescados azules (arenque, bonito, atún) y en muchos alimentos enriquecidos artificialmente.
  2. Azúcares. Como la sacarosa (azúcar de mesa) o la fructosa (azúcar de las frutas), muchos glúcidos forman parte de los nutrientes orgánicos que consumimos a diario. Estos compuestos están elaborados a partir de carbono, hidrógeno y oxígeno principalmente, y una vez en el organismo son transformados en glucosa (energía inmediata).
  3. Fibra vegetal. Como las presentes en cereales, productos de trigo, salvado, productos integrales y en frutas como la banana y la manzana, es una de las formas más usuales de carbohidratos complejos que consumimos y que más nos nutre de materia y energía.
  4. Proteínas animales. Se llama así a las provenientes del consumo de la carne de los animales, ya sean carnes rojas (vaca, cerdo, camélidos) o blancas (aves, pescados). Es una de las fuentes más abundantes e inmediatas de proteínas y lípidos para el ser humano, si bien muchas veces no represente el modelo más saludable de alimentación (sobre todo en el caso de las carnes rojas).
  5. Vitaminas. Las vitaminas son sustancias esenciales que el organismo requiere para numerosísimos procesos de homeostasis y de funcionamiento ordinario, pero que no puede sintetizar por cuenta propia. Así que debemos consumirlas en los alimentos. Existe una lista variada y enorme de vitaminas, agrupadas en distintos complejos o grupos (complejo B, Vitamina C, etc.) y presentes en diversas fuentes dietéticas, desde las frutas (los cítricos para la vitamina C, por ejemplo) hasta los huevos.
  6. Grasas. Más allá de que el exceso de consumo de lípidos se haya convertido en un problema de salud en tiempos contemporáneos, estos forman parte del cuerpo en tanto reservorios de energía (los triglicéridos del azúcar devienen en grasa), bases estructurales (sostén de órganos) o protección (capas de lípidos que aíslen del frío). La fuente más abundante de grasas en la alimentación son las carnes animales y las frituras o salsas grasas (como la mayonesa).
  7. Aminoácidos esenciales. Tanto como las vitaminas o los aceites grasos, existen aminoácidos necesarios para el organismo que debemos obtener de la comida. Los huevos, como fuente de proteínas animales, son también un gran proveedor de aminoácidos esenciales, que no son otra cosa que los ladrillos biológicos con que se construyen enzimas, proteínas y otras sustancias más complejas.
  8. Proteínas vegetales. Las legumbres, los granos, la soja y muchos frutos son una excelente fuente de proteína vegetal, alternativas a la ingesta de carne y sus grasas saturadas tan peligrosas. Con estas proteínas el cuerpo puede obtener distintas piezas materiales para largo plazo, como construir músculo o crecer.
  9. Carbohidratos. La fuente inmediata de energía, cuya oxidación mantiene el cuerpo andando y cumpliendo con sus cometidos. Los carbohidratos (sobre todo los simples) son de rápida e inmediata asimilación, por lo que sirven para encender el fuego pero no para mantenerlo mucho tiempo ardiendo. Fuentes carbohidráticas importantes son las papas, el arroz, el maíz y los derivados del trigo.
  10. Antioxidantes. Muchas vitaminas, como la E, y otras sustancias orgánicas similares, tienen un efecto antioxidante que preserva las células de los daños colaterales de la respiración y prolongan su vida. Estos elementos antioxidantes son muy codiciados en la dietética contemporánea, pues permiten lidiar con los radicales libres que produce, por ejemplo, el consumo de alcohol y que tienen efectos contaminantes.
Antioxidantes
Antioxidantes

Ejemplos de nutrientes inorgánicos

  1. Agua. Tan simple como eso, el agua es un nutriente inorgánico indispensable para la vida, y es el mayor solvente conocido, que integra un alto porcentaje (más de un 60%) de nuestros cuerpos. Un ser humano puede sobrevivir semanas sin alimento, pero apenas días sin beber agua.
  2. Sodio. Este metal sumamente reactivo y abundante en el planeta compone de hecho nuestra sal común (Cloruro de sodio), y juega en el organismo un rol fundamental en la homeostasis y el transporte celular (bomba de sodio-potasio) para mantener estable el nivel de alcalinidad y acidez del cuerpo.
  3. Potasio. Esta es una de las sales vitales del organismo, junto al sodio y al magnesio. Es uno de los electrolitos, es decir, de las sustancias que intercambian los neurotransmisores del sistema nervioso central y que ayuda a la función muscular, incluso la cardíaca. Una reconocida fuente de potasio son la banana (cambur), las frutas cítricas y las uvas.
  4. Calcio. Mineral responsable del endurecimiento de los huesos y su grado de fortaleza, así como de muchos otros procesos metabólicos, el calcio debe ser consumido en la dieta diaria a través de alimentos lácteos o de vegetales de hoja verde oscura, como la espinaca o el espárrago.
  5. Yodo. El yodo es un elemento abundante en el mar y en los animales que extraemos del océano. De hecho, la gente alérgica a los mariscos suele serlo realmente al yodo, a pesar de que todos lo necesitamos para el correcto funcionamiento de la tiroides, una glándula endocrina de las más importantes del cuerpo. Fuentes vegetales (y menos alergénicas) de yodo son el repollo, el coliflor, la col de Bruselas.
  6. Hierro. De este mineral está hecho el corazón de la tierra y buena parte de su corteza. En nuestro caso, lo requerimos en pequeñas dosis para construir la hemoglobina que transporta la sangre oxigenada a los confines del cuerpo, así como para otros compuestos de importancia. Fuentes conocidas de hierro en la dieta son la carne, los huevos, las frutas deshidratadas y las legumbres secas.
  7. Fósforo. Muy vinculado con el calcio, este elemento constituye cerca del 1% del peso total de una persona, y forma parte de sus huesos y dientes, así como de la química del cerebro. Su absorción crece en presencia de vitamina C o vitamina A y se le puede ingerir comiendo pescados, aves y lácteos, o frutos secos.
  8. Selenio. Mineral antioxidante, que integra la vitamina E, ampliamente estudiado como terapia frente al envejecimiento y como posible terapia de incremento de fertilidad masculina. Carne y pescado son sus mejores fuentes de consumo.
  9. Manganeso. A los márgenes de este mineral se le atribuyen muchas capacidades cognitivas y cerebrales, como la memoria, la lucidez y también funciones menos mentales, como la producción de hormonas sexuales, la asimilación de vitamina E y la producción de cartílago. Está repartido ampliamente en el universo dietético, pero en líneas generales los vegetales, la carne y los lácteos son ricos en este elemento.
  10. Magnesio. Una sal mineral de suma importancia para el balance electrolítico del cuerpo, junto al sodio y al potasio. Es necesario en más de 300 reacciones bioquímicas del cuerpo y puede hallarse en la sal del mar, pero también en los huesos y en las dinámicas energéticas celulares.

Magnesio. Minerales.

Puede servirte: Ejemplos de Macronutrientes y Micronutrientes


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Nutrientes Orgánicos e Inorgánicos". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-nutrientes-organicos-e-inorganicos/