20 Ejemplos de
Romance

El romance es una composición poética de gran extensión que se produjo principalmente en España y en Latinoamérica y que, generalmente, está constituida por versos octosílabos con rima asonante en los versos pares. Por ejemplo: Romances a Belisa, de Lope de Vega.

El romance es un poema narrativo, ya que relata historias sobre diversos temas y suele incluir diálogos entre personajes. Además, algunos romances pertenecen a la poesía épica, porque tienen tramas relacionadas con personajes elevados o legendarios. Sin embargo, otros pueden clasificarse dentro de la poesía lírica, porque expresan sentimientos o pensamientos del yo poético.

El romance surgió en el siglo XIV, en la Edad Media, pero los críticos literarios especialistas en el tema no están de acuerdo respecto a si este tipo de poema es una continuación de los cantares de gesta o si es anterior a estas canciones.

El romance también fue muy importante en otros movimientos y grupos culturales y literarios, como el Renacimiento, el Romanticismo, el modernismo y la generación del 27.

Para tener en cuenta: Se llama romance a este tipo de poema, porque fue una de las primeras composiciones poéticas que se escribió en español (una lengua romance) y no en latín.

Características del romance

  • Temas. Los romances tienen temas muy variados. Algunos de ellos son las leyendas medievales, los sucesos recientes, la historia, la religión y el amor. 
  • Estructura. Los romances tienen:
  • Una extensión indefinida, es decir, que pueden ser más cortos o más largos según la intención del autor.
  • Versos octosílabos (de ocho sílabas) con rima asonante (coinciden solo las vocales desde la última vocal acentuada del verso) en los versos pares. Algunos romances tienen versos hexadecasílabos (de dieciséis sílabas), que están divididos en dos hemistiquios (dos partes que tienen la misma cantidad de sílabas) de versos octosílabos. Además, existen los romancillos, que tienen versos hexasílabos (de seis sílabas), y los romances heroicos, que tienen versos de endecasílabos (de once sílabas).
  • Una trama narrativa que cuenta con una introducción, un nudo complejo o de un solo evento y un desenlace. Además, se suelen incorporar diálogos y estribillos.

Tipos y ejemplos de romance

Según la cronología, los romances españoles se pueden clasificar en aquellos que pertenecen al romancero viejo o aquellos que pertenecen al romancero nuevo. Además, dentro de cada una de estas categorías, se subclasifican teniendo en cuenta cuál es su tema central.

Romancero viejo

El romancero viejo es el conjunto de romances que se produjeron desde comienzos del siglo XIV hasta 1580, que tienen muchas similitudes con los cantares de gesta, que comenzaron siendo de transmisión oral, pero que después fueron escritos y que son anónimos.

Los romances del romancero viejo se clasifican según cuál es su tema central en:

  • Romance épico-nacional. Es aquel romance que narra historias épicas y legendarias de España y, por eso, comparte muchas características con los cantares de gesta. Por ejemplo:

Fragmento de “El nacimiento de Bernardo del Carpio”, anónimo

Por las riberas de Arlanza
Bernardo el Carpio cabalga,
en un caballo morcillo
enjaezado de grana;
gruesa lanza en la mano
armado de todas armas.
Toda la gente de Burgos
le mira como espantada,
porque no se suele armar
sino a cosa señalada.
También lo miraba el rey,
que fuera vuela una garza;
diciendo estaba a los suyos:
-Esta es una buena lanza;
si no es Bernardo del Carpio,
este es Muza el de Granada.
Ellos estando en aquesto,
Bernardo que allí llegaba;
ya sosegando el caballo,
no quiso dejar la lanza. (…)

  • Romance carolingio. Es aquel romance que narra historias legendarias, pero que no están relacionadas con la tradición española, sino con la francesa y la artúrica. Por ejemplo:

Fragmento de “Lanzarote y el ciervo del pie blanco”, anónimo

Tres hiuelos había el rey
tres hijuelos que no más
por enojo que hubo de ellos
todos maldito los ha.
El uno se tornó ciervo
el otro se tornó can
el otro se tornó moro
pasó las aguas del mar.
Andábase Lanzarote
entre las damas holgando;
grandes voces dio la una
-caballero, estad parado-
-si fuese la mi ventura
cumplido fuese mi hado
que yo casase con vos
y vos conmigo de grado,
y me diésedes en arras
aquel ciervo del pie blanco-.
-Dároslo he mi señora
de corazón y de grado,
y supiese yo las tierras
donde el ciervo era criado-.
Ya cabalga Lanzarote
ya cabalga y va su vía,
delante de sí llevaba
los sabuesos por la traílla. (…)

  • Romance histórico-fronterizo. Es aquel romance que narra historias relacionadas con nobles medievales, con acontecimientos de las fronteras españolas o con temas moriscos. Por ejemplo:

Fragmento de “La pérdida de Alhama”, anónimo

Paseábase el rey moro
por la ciudad de Granada,
desde la puerta de Elvira
hasta la de Vivarambla
-¡Ay de mi Alhama! 
Cartas le fueron venidas
que Alhama era ganada.
Las cartas echó en el fuego,
y al mensajero matara.
-¡Ay de mi Alhama! 
Descabalga de una mula
y en un caballo cabalga,
por el Zacatín arriba
subido se había al Alhambra.
-¡Ay de mi Alhama! 
Como en el Alhambra estuvo,
al mismo punto mandaba
que se toquen sus trompetas,
sus añafiles de plata. (…)

  • Romance histórico-noticioso. Es aquel romance que narra noticias importantes de la época o hechos históricos relevantes. Por ejemplo:

Fragmento de “Romance de la Muerte del duque de Gandía”, anónimo*

A veinte y siete de julio,    un lunes en fuerte día,
allá en Roma la Santa    gran llanto se hacía.
Lloran duques, lloran contes,    llora la caballería,
lloran obispos, arzobispos    con toda la clerecía,
llora la corte romana;    todos en común decía:
«Tres días ha con sus noches    qu’el duque no parecía».
Mandó pregonar por Roma    por toda la clerecía:
cualquier que al duque hallare    mil ducados le darían,
de buen oro y de buen peso    luego se los pagarían.
Desque vieron los españoles    que diligencia ponían,
búscanlo de casa en casa    al buen duque de Gandía. (…)

*Romance de versos hexadecasílabos (de dieciséis sílabas) de dos hemistiquios octosílabos (de ocho sílabas).

  • Romance novelesco. Es aquel romance que narra historias de amor o de aventuras. Por ejemplo: 

Fragmento de “Romance del conde Olinos”, anónimo

Madrugaba el Conde Olinos, 
mañanita de San Juan, 
a dar agua a su caballo 
a las orillas del mar.
Mientras el caballo bebe 
canta un hermoso cantar: 
las aves que iban volando 
se paraban a escuchar;
caminante que camina 
detiene su caminar; 
navegante que navega 
la nave vuelve hacia allá.
“Bebe, mi caballo, bebe,
Dios te me libre del mal:
de los vientos de la tierra
y de las furias del mar”.
Desde la torre más alta 
la reina le oyó cantar: 
-Mira, hija, cómo canta 
la sirenita del mar. (…)

  • Romance lírico o trovadoresco. Es aquel romance en el que se expresan sentimientos, estados de ánimo y pensamientos. Por ejemplo:

Fragmento de “El prisionero”, anónimo

Por el mes era de mayo
cuando hace la calor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor,
sino yo, triste cuitado,
que vivo en esta prisión,
que ni sé cuándo es de día,
ni cuándo las noches son,
sino por una avecilla
que me cantaba al albor.
Matómela un ballestero
¡Dele Dios mal galardón!
Cabellos de mi cabeza
lléganme al corvejón,
los cabellos de mi barba
por manteles tengo yo;
las uñas de las mis manos
por cuchillo tajador. (…)

  • Romance de tema clásico. Es aquel romance que narra una trama relacionada con la historia o los mitos grecolatinos. Por ejemplo:

Fragmento de “Romance de la reina Elena”, anónimo

-Reina Elena, reina Elena,
Dios prospere vuestro estado.
Si mandáis alguna cosa,
veisme aquí a vuestro mandado.
-Bien vengades vos, París,
París el enamorado.
París, ¿dónde avéis camino?
¿Dónde tenéis vuestro trato?
-Por la mar ando, señora,
hecho un terrible cossario.
Traigo un navío muy rico,
de plata y oro cargado;
llévolo a presentar
a esse buen rey castellano-.
Respondiérale la reina,
d’esta suerte le ha hablado:
-Tal navío como aquesse
razón era de mirallo-. (…)

  • Romance bíblico. Es aquel romance que narra historias del Antiguo Testamento. Por ejemplo:

Fragmento de “Si se partiera Abraham”, anónimo*

Si se partiera Abrahám,    patriarca muy honrado,
partiérase para el monte,    donde Dios le havía mandado
sacrificar su propio hijo,    que Ysaac era llamado;
toma el niño por la mano    obediente a su mandado.
Iva triste y pensativo    el buen viejo y lastimado
en pensar que ha de matar    al mismo que ha engendrado,
y lo más que le lastima    es en verlo ya criado.
Y con estos pensamientos    al pie del monte han llegado.
Hizo el viejo un haz de leña    y al niño se lo ha cargado;
y subiendo por el monte    iba Isaac muy fatigado. (…)

*Romance de versos hexadecasílabos (de dieciséis sílabas) de dos hemistiquios octosílabos (de ocho sílabas).

Romancero nuevo

El romancero nuevo es el conjunto de romances que se escribieron desde 1580 hasta finales del siglo XVII. Este tipo de composición pertenece al género poético, pero en el Siglo de Oro fue incorporado en obras de teatro.

Los romances del romancero nuevo se clasifican según cuál es su tema central en:

  • Romance artificioso. Es aquel romance que narra una historia con abundantes figuras retóricas y cuya rima es consonante (coinciden todos los sonidos desde la última vocal acentuada del verso). Por ejemplo:

Fragmento de “Sacripante y Angélica”, de Lucas Rodríguez

(…) En el suelo se ha tendido,
Y con voces dolorosas,
Triste, ansioso y afligido,
Maldecía su ventura,
Y el día en que había nacido,
Pues no se podía vengar
D´este mal que le había venido.
Estando en esta congoja,
El gesto descolorido,
Dando suspiros al aire,
El alma de se ha salido.

  • Romance cronístico. Es aquel romance que relata hechos históricos relevantes de la historia de España y cuya rima es consonante (coinciden todos los sonidos desde la última vocal acentuada del verso). Por ejemplo:

Fragmento de “Querellas de Alfonso X, por la rebelión de su hijo y por verse abandonado de todos”, de Alonso de Fuentes

(…) Los obispos y prelados
Cuidé que metían paz
Entre mí y el hijo mío
Como en su decreto yaz.
Estos dejaron aquesto,
Y metieron mal azaz,
Non a excuso, más a voces,
Bien como el añafil faz.
Falleciéronme parientes,
Y amigos que yo había,
Con haberes y con cuerpos
Y con su caballería.
Ayúdeme Jesucristo
Y su Madre Santa María,
Que yo a ellos me encomiendo,
De noche y también de día.
No he más a quien lo decir,
Ni a quien me querellar,
Pues los amigos que yo había,
No me osan ayudar; (…)

  • Romance morisco. Es aquel romance que relata historias relacionadas con los caballeros moros. En algunos casos, se incluyen sucesos amorosos. Por ejemplo:

Fragmento de “Romances moriscos”, de Lope de Vega

I
Gallardo pasea Zaide
puerta y calle de su dama,
que desea en gran manera
ver su imagen y adorarla,
porque se vido sin ella
en una ausencia muy larga,
que desdichas le sacaron
desterrado de Granada,
no por muerte de hombre alguno
ni por traidor a su dama,
mas por dar gusto a enemigos,
si es que en el moro se hallan,
porque es hidalgo en sus cosas
y tanto que al mundo espantan
sus larguezas, pues por ellas
el moro dejó su patria;
pero a Granada volvió
a pesar de vil canalla,
porque siendo un moro noble
enemigos nunca faltan. (…)

  • Romance de cautivos. Es aquel romance que narra historias relacionadas con la piratería, los enfrentamientos en el Mar Mediterráneo y los prisioneros. Por ejemplo:

Fragmento de “Entre los sueltos caballos”, de Luis de Góngora

Entre los sueltos caballos
De los vencidos Zenetes,
Que por el campo buscaban
Entre lo rojo lo verde,
Aquel español de Orán
Un suelto caballo prende,
Por sus relinchos lozano
Y por sus cernejas fuerte,
Para que lo lleve a él,
Y a un moro cautivo lleve,
Que es uno que ha cautivado,
Capitán de cien Zenetes.
En el ligero caballo
Suben ambos, y él parece,
De cuatro espuelas, herido,
Que cuatro vientos lo mueven.
Triste camina el alarbe,
Y lo más bajo que puede
Ardientes suspiros lanza
Y amargas lágrimas vierte. (…)

  • Romance pastoril. Es aquel romance que narra historias de amor que suceden en lugares naturales idílicos, especialmente en el bosque y en el campo. Por ejemplo:

Fragmento de “Al tiempo que el alva bella”, de Pedro Liñán de Riaza

Al tiempo que el alva bella
corre del oriente claro
las cortinas, dando al suelo
clara luz y sol dorado;
con desengaños y quexas,
entretenido y burlado,
llorando memorias tristes
de sus bienes mal logrados;
mirando las claras ondas
del hondo y corriente Tajo,
cómo van y cómo vienen,
ya de priessa, ya de espacio;
estava el pastor Riselo
de su Risela olvidado,
cosa que fuera impossible
a no ser él desgraciado.
La melena al redropelo,
el rostro doliente y flaco,
en vez de su sayo el verde,
un pellico negro y basto. (…)

  • Romance heroico y caballeresco nuevo. Es aquel romance que retoma los temas del romance épico-nacional del romancero viejo, ya que narra las historias de distintos personajes legendarios o históricos, como el Cid. Por ejemplo:

Fragmento de “Romance primero”, anónimo

Cuidando Diego Laínez
en la mengua de su casa,
fidalga, rica y antigua
antes que Íñigo Abarca;
y viendo que le fallescen
fuerzas para la venganza,
porque por sus luengos días
por sí no puede tomalla,
no puede dormir de noche,
nin gustar de las viandas,
ni alzar del suelo los ojos,
ni osar salir de su casa,
nin fablar con sus amigos,
antes les niega la fabla,
temiendo que les ofenda
el aliento de su infamia.
Estando, pues, combatiendo
con estas honrosas bascas,
para usar d’esta experiencia,
que no le salió contraria (…)

  • Romance burlesco. Es aquel romance en el que se satiriza el comportamiento de determinados sujetos o en el que se parodian otras obras literarias. Por ejemplo:

Fragmento de “Testamento de Don Quijote”, de Francisco de Quevedo

De un molimiento de güesos
a duros palos y piedras,
Don Quijote de la Mancha
yace doliente y sin fuerzas. (…)
con voz roída y chillando,
viendo el escribano cerca,
ansí, por falta de dientes,
habló con él entre muelas:
«Escribid, buen caballero,
que Dios en quietud mantenga,
el testamento que fago
por voluntad postrimera.
«Y en lo de «su entero juicio»
que ponéis a usanza vuesa,
basta poner «decentado»,
cuando entero no le tenga.
«A la tierra mando el cuerpo;
como mi cuerpo la tierra,
que según está de flaco,
hay para un bocado apenas. (…)

  • Romance vulgar, de pliego o de ciego. Es aquel romance que trata sobre temas religiosos o sobre personajes que suelen ser delincuentes o rufianes. Por ejemplo:

Fragmento de “Para Melilla embarcamos”, anónimo

Para Melilla embarcamos
muy alegres y contentos,
de todos los que aquí vamos
sabe Dios si volveremos.
Pero yo llevo la fe
en la Virgen del Rosario
que dentro del corazó
yo llevo el escapulario. (…)
Recuerdo a los mis amigos
que en el pueblos los dejé
y las grandes diversiones
que con ellos frecuenté.
También recuerdo a mi novia
que amargamente lloraba
el día que yo embarqué
para esta tierra africana.
Adiós mi padre y mi madre
adiós mi pueblo natal,
adiós Herminia del alma
ya no te vuelvo a ver más.

Romances posteriores al romancero nuevo

En los siglos XVIII, XIX y XX se continuaron escribiendo romances y, aunque se encuentran en diversos períodos, se destacan aquellos que fueron producidos por autores del Romanticismo, del modernismo y de la generación del 27.

  • Romance del Romanticismo. Es aquel tipo de romance que se escribió entre mediados del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX y que se centra en expresar el lirismo, es decir, los sentimientos, los pensamientos y los estados de ánimo del yo poético. Además, suele hacer referencia a tradiciones populares y regionales y a eventos históricos importantes. Por ejemplo:

Fragmento de “Un castellano leal”, de El duque de Rivas

I
Hola, hidalgos y escuderos
de mi alcurnia y mi blasón,
mirad, como bien nacidos,
de mi sangre y casa en pro.
»Esas puertas se defiendan,
que no ha de entrar, ¡vive Dios!,
por ellas, quien no estuviere
más limpio que lo está el sol.
»No profane mi palacio
un fementido traidor,
que contra su rey combate
y que a su patria vendió.
»Pues si él es de reyes primo,
primo de reyes soy yo;
y conde de Benavente,
si él es duque de Borbón.
»Llevándole de ventaja,
que nunca jamás manchó
la traición mi noble sangre,
y haber nacido español.»

Así atronaba la calle
una ya cascada voz,
que de un palacio salía
cuya puerta se cerró; (…)

  • Romance del modernismo. Es aquel tipo de romance que se escribió entre 1880 y 1920 principalmente en Hispanoamérica y que se caracteriza por una renovación del lenguaje y el uso excesivo de imágenes sensoriales, símbolos y otras figuras retóricas. Por ejemplo:

Fragmento de “La tierra de Alvargonzález”, de Antonio Machado

I
Siendo mozo Alvargonzález
dueño de mediana hacienda,
que en otras tierras se dice
bienestar, y aquí opulencia,

en la feria de Berlanga
prendóse de una doncella,
y la tomó por mujer
al año de conocerla.

Muy ricas las bodas fueron,
y quien las vió las recuerda;
sonadas las tornabodas
que hizo Alvar en su aldea:

hubo gaitas, tamboriles
flauta, bandurria y vihuela,
fuegos a la valenciana
y danza a la aragonesa.(…)

  • Romance de principios del siglo XX. Es aquel tipo de romance que fue escrito por autores de la generación del 27, que es más objetivo que subjetivo y que tiene recursos literarios vanguardistas. Por ejemplo:

Fragmento de “Burla de don Pedro a caballo”, de Federico García Lorca

 Por una vereda
venía Don Pedro.
¡Ay cómo lloraba
el caballero!
Montado en un ágil
caballo sin freno,
venía en la busca
del pan y del beso.
Todas las ventanas
preguntan al viento,
por el llanto oscuro
del caballero. (…)
A una ciudad lejana
ha llegado Don Pedro.
Una ciudad lejana
entre un bosque de cedros.
¿Es Belén? Por el aire
yerbaluisa y romero.
Brillan las azoteas
y las nubes. Don Pedro
pasa por arcos rotos.

Test interactivo para practicar

Sigue con:

Referencias

  • Ceballos Viro, I. (2015). Romance. En Diccionario Español de Términos Literarios Internacionales. Disponible en: DETLI
  • Garrido Jiménez, A. (22 de junio de 2021). La lírica popular. El Romancero Nuevo. Procomún. Disponible en Procomún
  • Ministerio de Educación y Formación (España). (2010). Introducción a los géneros literarios: teoría y ejercicios. Secretaría General Técnica.

¿Cómo citar?

"Romance". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/romance/. Última edición: 30 de septiembre de 2022. Consultado: 30 de septiembre de 2022

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Licenciatura en Ciencias de la Educación (Universidad de Buenos Aires). Profesorado en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Última edición: 30 septiembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)