60 Ejemplos de
Figuras retóricas o literarias

Las figuras retóricas o literarias son maneras no convencionales de usar las palabras para otorgarles mayor belleza, expresividad o vivacidad, con el objetivo de persuadir, sorprender o generar algún tipo de emoción en el lector. Por ejemplo:

  • Su hija es como el sol para él. (Comparación)
  • El tiempo es dinero. (Metáfora)
  • Las velas se alejaron en la inmensidad del mar. (Sinécdoque)

Estos recursos son utilizados con mucha frecuencia en textos literarios, que se caracterizan por alterar el uso habitual de las palabras con el propósito de provocar un efecto estético. En ellos, se suele privilegiar la función poética del lenguaje. Por ejemplo: El día muere sin remedio. (Personificación)

Sin embargo, las figuras retóricas no solo se utilizan en la literatura, sino que también aparecen a menudo en el lenguaje coloquial, es decir, en el habla cotidiana. Por ejemplo: Me estoy muriendo de hambre. (Hipérbole)

Ejemplos de figuras retóricas o literarias

Figuras retóricas

Entre las figuras retóricas más utilizadas, se destacan:

  1. Metáfora. Es la identificación de un objeto real con otro imaginario, con el cual mantiene una relación de semejanza. Por ejemplo:
  • Le dijo adiós mientras acariciaba sus mejillas aterciopeladas.
  • La playa a la que fuimos es un paraíso.
  1. Comparación. También llamada símil, establece una relación explícita de semejanza entre dos elementos, por lo general a través del uso de un nexo comparativo. Por ejemplo:
  • Se durmió como un bebé.
  • El hombre comió como un león.
  1. Personificación. También llamada prosopopeya, implica la atribución de cualidades humanas a seres inanimados o animales.
  • El viento silbó toda la noche sin cesar.
  • Las golondrinas marcharon con júbilo hacia el verano.
  1. Hipérbole. Es una exageración de algún rasgo o magnitud, ya sea por aumento o disminución. Por ejemplo:
  • Vi esta película millones de veces.
  • La obra de teatro fue eterna.
  1. Anáfora. Es la repetición de una o varias palabras en el inicio de dos o más versos o enunciados. Por ejemplo:
  • Aquel que me estima, aquel que me conoce, aquel que me quiere.
  • Tú tienes las herramientas, tú tienes la solución.
  1. Metonimia. Es la designación de un objeto o idea con el nombre de otro, con el que se encuentra vinculado por una relación de contigüidad o cercanía, ya sea por causalidad, procedencia, sucesión, entre otras. Por ejemplo:
  • La trama gira en torno al robo de un Picasso. (“Un Picasso” en referencia a un cuadro de Picasso).
  • La dupla británica es la gran favorita para llevarse el oro. (“El oro” en referencia a la medalla de oro).
  1. Aliteración. Es la repetición de sonidos en palabras cercanas o contiguas. Por ejemplo:
  • Tres tristes tigres comen trigo en un trigal.
  • El rugido del rinoceronte retumbó repentinamente.
  1. Sinécdoque. Es la designación de una idea u objeto con el nombre de otro, con el que mantiene una relación de inclusión (el todo por la parte, la especie por el género o el material por el nombre de la cosa, o viceversa). Por ejemplo:
  • Tiene tres bocas que alimentar y se quedó sin trabajo. (“Bocas” en referencia a personas).
  • La corona decidió posponer los festejos por el cumpleaños del príncipe. (“Corona” en referencia al rey).
  1. Antítesis. Plantea una contraposición significativa entre palabras o frases. Por ejemplo:
  • Mientras más fortuna amasaba, más pobre se sentía.
  • Tanta verdad ayer y tanta mentira hoy.
  1. Hipérbaton. Implica la alteración del orden habitual de los elementos en una oración. Por ejemplo:
  • A Diana ya las lágrimas le empapaban sus mejillas.
  • Despejado el cielo está.
  1. Elipsis. Consiste en suprimir de manera intencionada una o más palabras sin alterar el sentido de la oración. Por ejemplo:
  • En abril, aguas mil.
  • A lo hecho, pecho.
  1. Oxímoron. Vincula en un mismo sintagma dos términos que son contradictorios entre sí para generar un nuevo sentido. Por ejemplo:
  • El silencio aturdía mis oídos y la oscuridad me encandilaba.
  • Nos arrimamos al fuego helado y contagioso de la hoguera.
  1. Ironía. Es la expresión de una idea diciendo lo opuesto de lo que verdaderamente se quiere transmitir. Por ejemplo:
  • Pero qué ordenada está tu habitación. (Para referirse a un gran desorden).
  • ¡Qué corto fue el viaje! (Para referirse a un viaje muy largo).
  1. Pregunta retórica. Es la formulación de una pregunta que no espera respuesta, ya sea porque se sobreentiende o porque no la tiene. Por ejemplo:
  • ¿Qué he hecho para merecer esto?
  • ¿Cuántas veces debo decirte las mismas cosas?
  1. Alusión. Es la referencia a una realidad o una persona sin nombrarla explícitamente, sino a través de una mención cultural o histórica. Por ejemplo:
  • Es el Maradona de los negocios.
  • Mi abuela es la Mujer Maravilla.
  1. Paralelismo. Es la repetición de una misma estructura sintáctica para lograr un efecto rítmico o poético. Por ejemplo:
  • Tu rostro, tierno y sincero; tus manos, suaves y cálidas.
  • El día es lo efímero; la noche es lo eterno.
  1. Epíteto. Es la utilización de adjetivos que no son necesarios y que no agregan información alguna, sino que enfatizan un aspecto de aquello que se dice. Por ejemplo:
  • La roja sangre le cayó por su frente hasta manchar la blanca nieve en donde yacía.
  • La espinosa rosa le lastimó la mano.
  1. Enumeración. Es la acumulación de una serie de elementos o cualidades que mantienen una relación entre sí, ya sea por yuxtaposición o a través de conjunciones o nexos. Por ejemplo:
  • Era fiel, noble, amable, caballero, pero, sobre todo, un excelente padre.
  • Teníamos todo para ser felices: tiempo, amor, salud, justicia y paz.
  1. Sinonimia. Es el uso intencionado de palabras con significado igual o semejante, para ampliar o reforzar una idea. Por ejemplo:
  • Llegó a la cima, a la cumbre, al punto más alto de su carrera.
  • Su agresión fue intencional, deliberada y premeditada.
  1. Paradoja. Es el uso de expresiones o frases que en apariencia son contradictorias entre sí.
  • Camina lento cada vez que tiene prisa.
  • Gana mucho dinero, y esto lo vuelve cada vez más pobre.
  1. Sinestesia. Es la atribución de sensaciones físicas (olfato, gusto, tacto, vista y oído) a sentimientos o conceptos a los cuales no les correspondería dicha atribución. Por ejemplo:
  • La dulce melodía sonó durante toda la escena.
  • Su risa suave le recordó cuánto la amaba.
  1. Pleonasmo. Es la suma de términos que no son necesarios a modo de repetición, con el objetivo de enfatizar la expresión de aquello que se quiere transmitir. Por ejemplo:
  • Todos y cada uno de ustedes deben involucrarse si queremos revertir esta situación.
  • Merezco unas disculpas de parte de ambos dos.
  1. Asíndeton. Es la eliminación de conjunciones entre los elementos de una oración. Por ejemplo:
  • Caerse, levantarse, volver a intentarlo.
  • Contaba los segundos, los minutos, las horas, los días, pero el tiempo no pasaba.
  1. Polisíndeton. Es la repetición de conjunciones de manera innecesaria para reforzar la expresividad de una idea. Por ejemplo:
  • La noche hace temer y pensar y extrañar y llorar.
  • Ni tú ni yo ni ella ni nadie tiene la respuesta.
  1. Retruécano. Es la repetición de una misma palabra o frase, pero en un orden inverso. Por ejemplo:
  • Somos todos los que estamos y estamos todos los que somos.
  • Hay personas que son de oro y hay oro en todas las personas.

Más ejemplos de figuras retóricas o literarias

Además de estas figuras de uso más extendido, también existen otras que son menos frecuentes, pero que igualmente podemos encontrar en textos literarios o expresiones coloquiales:

  1. Énfasis. Es la acción de resaltar o acentuar algo con el objetivo de destacar una característica o un sentido. Por ejemplo: Vio toda la escena con sus propios ojos.
  2. Perífrasis. Es la utilización de más palabras de las necesarias para aludir a una idea o concepto. Se trata de una manera indirecta de referirse a algo dando un rodeo. Por ejemplo: La hermana de mi madre se llama Marcela. (En lugar de decir “mi tía”).
  3. Gradación. Consiste en ordenar ideas o conceptos de menor a mayor importancia, o viceversa. Por ejemplo: Pasaron horas, días, semanas, meses, años sin verse.
  4. Prosopografía. Es la descripción física o externa de una persona o personaje, ya sea humano o no. Por ejemplo: El joven caminaba erguido, tenía el cabello claro y los ojos color miel.
  5. Antonomasia. Es la sustitución de un nombre propio por una expresión conocida o popular. Se trata de un tipo de sinécdoque. Por ejemplo: Me hubiese encantado ir al recital de la Reina del Pop.
  6. Apóstrofe. Es la interrupción de un discurso, diálogo o narrativa, para interpelar en segunda persona, de manera vehemente y explícita, a personas, personajes imaginarios o entidades. Por ejemplo: ¡Oh, mar eterno, llévame lejos, para que no pueda regresar a esta tierra de traidores!
  7. Reticencia. Consiste en expresar un enunciado inconcluso, pero dando a entender el sentido de lo que no se dice. Por ejemplo: Si estas paredes hablaran…
  8. Concatenación. Consiste en la repetición de palabras al final de un enunciado o un verso y al principio del siguiente. Por ejemplo: En su rostro hay una mirada, una mirada con una súplica, una súplica que no comprendo.
  9. Epífora. Es lo contrario de la anáfora, es decir, la repetición intencionada de una o más palabras al final del verso o de una frase. Por ejemplo: El mar era celeste, el cielo era celeste, y todo a nuestro alrededor parecía teñirse de color celeste.
  10. Calambur. Consiste en alterar la unión de las palabras para modificar el significado de una frase. Por ejemplo: Mi padre estaba tallando, mi padre está batallando.
  11. Etopeya. Es la descripción de los rasgos morales y psicológicos de una persona o personaje. Por ejemplo: Julio Cortázar era amante del boxeo y el jazz, además de un narrador inclasificable: un talento sin comparación.
  12. Quiasmo. Es la disposición en un orden inverso de los términos de dos frases consecutivas. Por ejemplo: Se aquieta el corazón y el amante se sosiega.
  13. Anástrofe. Es la inversión del orden natural de palabras inmediatamente sucesivas. Se trata de un tipo de hipérbaton. Por ejemplo: A Dios paciencia le pido.
  14. Sarcasmo. Consiste en la utilización de la ironía de una manera mordaz para ofender o maltratar a alguien. Por ejemplo: Qué bueno que llegaste a tiempo. (Dicho a alguien que llegó tarde).
  15. Paranomasia. Es la utilización en posiciones cercanas de dos palabras con sonidos parecidos, pero significado diferente. Por ejemplo: El erizo se eriza de la risa.
  16. Polipote o políptoton. Es la repetición de una misma raíz, pero con distintos morfemas flexivos. Por ejemplo: ¿Cómo quieres que te quiera si el que quiero que me quiera no me quiere?
  17. Reduplicación. Es la repetición continuada de la última palabra de un enunciado o verso al principio del siguiente. Por ejemplo: Miente, miente que algo quedará.
  18. Retrato. Es la descripción de rasgos internos y/o externos de un personaje, como sus características físicas, psicológicas y de personalidad. Por ejemplo: Era una chica alta y delgada, con un pelo largo y lacio que casi tocaba su cintura. Con apenas dieciséis años, ya era una joven responsable, que había asumido, sin ningún tipo de titubeo, el cuidado de sus pequeños hermanos.
  19. Tmesis. Es la fragmentación de un término a través de la introducción de una palabra o frase en el medio. Por ejemplo: La noticia le provocó sentimientos encontrados: feli-tristeza-cidad.
  20. Lítote. Es afirmar algo mediante la negación de lo contrario. Por ejemplo: Vive no muy lejos del centro. (En lugar de decir «vive cerca del centro»).

Ejemplos de figuras retóricas en literatura

La tarde equivocada
se vistió de frío. [Personificación]

Federico García Lorca, fragmento de “Paisaje”

Una flor o mujer o águila o ángel
en oro o plata el joyador cincela. [Polisíndeton, hipérbaton]

José Martí, fragmento de “Copa con alas”

Me embriagaré una noche
de cielo negro y bajo,
para cantar contigo,
orilla al mar salado. [Epíteto]

Antonio Machado, fragmento de “Inventario galante”

Feliciano me adora, y le aborrezco;
Lisandro me aborrece, y yo le adoro. [Paralelismo, antítesis]

Sor Juana Inés de la Cruz, fragmento de “Feliciano me adora, y le aborrezco”

Poesía adjetiva
Poesía nasal y gutural
Poesía arbitraria
Poesía copiada de los libros
Poesía basada [Anáfora]
En la revolución de la palabra.

Nicanor Parra, fragmento de “Manifiesto”

Este templa, tal vez, su furia loca
cuando el discurso en su favor delira,
y sin intermisión aquel suspira,
pues nada a su dolor la fuerza apoca. [Hipérbaton]

Sor Juana Inés de la Cruz, fragmento de “El ausente, el celoso, se provoca”

Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos.
Me tienden la copa y yo debo ser la cicuta.
Me engañan y yo debo ser la mentira.
Me incendian y yo debo ser el infierno. [Paralelismo]

Jorge Luis Borges, fragmento de “El cómplice”

El sol, capitán redondo, [Metáfora]
lleva un chaleco de raso. [Personificación]

Federico García Lorca, fragmento de “El lagarto está llorando”

Señor, mi queja es ésta,
Tú me comprenderás;
De amor me estoy muriendo, [Hipérbole]
Pero no puedo amar. [Paradoja]

Alfonsina Storni, fragmento de “Queja”

Canta el mar con la música de sus ninfas en coro [Personificación]
y el aliento del campo se va cuajando en la bruma. [Personificación]

Rubén Darío, fragmento de “Epitalamio bárbaro”

Las hojas son corazones sobre el lago [Metáfora]
     y los arbolitos
                 de la mano
                       como un cortejo de niños. [Comparación]

Norah Lange, fragmento de “La tardecita mansa”

Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido: [Retruécano]
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más. [Paralelismo]

Ernesto Cardenal, fragmento de “Al perderte yo a ti”

En perseguirme, mundo, ¿qué interesas? [Personificación, apóstrofe]
¿En qué te ofendo, cuando solo intento
poner bellezas en mi entendimiento,
y no mi entendimiento en las bellezas? [Retruécano, pregunta retórica]

Sor Juana Inés de la Cruz, fragmento de “En perseguirme, mundo, ¿qué interesas?”

Y el aire entró con dedos [Personificación]
de azahar sobre todos los dormidos: [Metáfora, metonimia]
mil años de aire, meses, semanas de aire, [Gradación]
de viento azul, de cordillera férrea. [Sinestesia, asíndeton]

Pablo Neruda, fragmento de “Alturas de Macchu Picchu”

Sentado en un cable, fumando su pipa,
está un marinero pensando en las playas
de un vago, lejano, brumoso país. [Asíndeton]

Es viejo ese lobo. Tostaron su cara [Metáfora]
los rayos de fuego del sol del Brasil;
los recios tifones del mar de la China [Paralelismo]
le han visto bebiendo su frasco de gin. [Retrato]

La espuma impregnada de yodo y salitre
ha tiempo conoce su roja nariz,
sus crespos cabellos, sus bíceps de atleta,
su gorra de lona, su blusa de dril. [Prosopografía, enumeración, asíndeton]

Rubén Darío, fragmento de “Sinfonía en gris mayor”

Sigue con:

Test interactivo para practicar

¿Cómo citar?

"Figuras retóricas o literarias". Autor: Natalia Ribas. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/figuras-retoricas-o-literarias/. Última edición: 31 de enero de 2023. Consultado: 03 de febrero de 2023

Sobre el autor

Autor: Natalia Ribas

Licenciada en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Última edición: 31 enero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)