20 Ejemplos de
Elipsis

Elipsis

La elipsis permite construir oraciones más cortas y ser más breves en nuestras alocuciones. Los términos que más a menudo son elididos (esto es, suprimidos por elipsis) son los pronombres personales, los posesivos y los artículos (cuando se coordinan), los sustantivos y los verbos.

Continuamente recurrimos al uso de elipsis en nuestra comunicación cotidiana, pues se trata de la omisión de ciertos vocablos sobreentendidos en un contexto dado. Esto lo hacemos a fin de no ser demasiado reiterativos y aburrir a nuestro interlocutor.

Por ejemplo, si una mujer entra a la panadería de la que es clienta habitual y se establece el siguiente diálogo con quien despacha: ¿Qué va a llevar hoy, Doña Amanda? -Lo de siempre. -¿Un kilo? -Sí. En este ejemplo, el término elidido es obviamente pan, y no fue nombrado ni una sola vez, pero queda sobreentendido en el universo de esos hablantes en ese momento y en ese lugar. Las elipsis son muy comunes entre los refranes populares.

Características

  • La normativa de la lengua indica que la elipsis o supresión del verbo debe marcarse en la escritura con una coma; los demás elementos elididos no requieren marca gráfica alguna.
  • La elipsis es un recurso lingüístico que contribuye en gran medida a la cohesión textual, esto es, a colaborar para que lo referido se perciba como algo unitario, que remite siempre al mismo tema.
  • Puede suceder que  la interpretación de un enunciado recurra a una situación extratextual, solo en esos casos la elipsis es exofórica y no cohesiva. Esto sucede cuando el elemento es elidido por estar implícito en el universo de los hablantes, aun sin ser nombrado.
  • La palabra “elipsis” (al igual que otras del mundo de la lingüística o la literatura, como “parábola” o “hipérbole”) sea también un concepto de la geometría.

Ejemplos de elipsis

La siguiente lista ejemplifica varios casos de elipsis (se indica entre corchetes el término elidido):

  1. El trabajo de los hombres de hoy es agotador, pero el [trabajo] de las mujeres es aún mayor.
  2. [Yo] Me mantuve callado hasta que no aguanté más.
  3. Todos destacaron su imaginación y [su] espíritu innovador.
  4. Más vale pájaro en mano que ciento [cien pájaros] volando.
  5. [Él] Quiere que lo mimen.
  6. A lo hecho, [ponerle] pecho.
  7. Ese fue el más potente y [el más] esperado argumento en todo el juicio.
  8. Yo almuerzo a las doce, él [almuerza] a la una.
  9. Su esfuerzo siempre es reconocido, el mío [mi esfuerzo] nadie lo nota.
  10. Acá está tu abrigo. Tómalo [toma tu abrigo] y márchate de una buena vez.
  11. ¿En qué año naciste, Anabela? [Yo nací] En 1979.
  12. Daniel se la pasa llevando chismes de aquí para allá. No lo soporto [a Daniel].
  13. La probabilidad de hacer el mal se encuentra cien veces al día; la de [probabilidad de] hacer bien una vez al año.
  14. El oro hace soberbios, y la soberbia, [hace] necios.
  15. A Maite le gustan las milanesas de peceto, a Gastón las [milanesas] de nalga.
  16. Tu perseverancia y [tu] compromiso con el estudio se verán recompensados, créeme.
  17. A buen entendedor, [bastan] pocas palabras.
  18. Damián trabajó dos años en Canadá y [trabajó] cinco [años] en los Estados Unidos.
  19. [Yo] Valoro mucho tu opinión.
  20. Se acabó el dinero; quiero que les quede bien claro [que se acabó el dinero].

Otras figuras retóricas:


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Elipsis". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/elipsis/