20 Ejemplos de
Literatura romántica

La literatura romántica es el conjunto de obras literarias que se escribieron en el Romanticismo, el movimiento cultural que tuvo lugar en Europa y América entre mediados del siglo XVIII y mediados del siglo XIX. Por ejemplo: Nuestra Señora de París, de Victor Hugo.

El Romanticismo literario se originó en Alemania y se desprendió de Sturm und Drang, un movimiento conformado por Johann Georg Hamann, Johann Gottfried von Herder, Johann Wolfgang von Goethe, entre otros. Estos autores consideraban que la literatura no tenía que seguir las reglas fijas impuestas por los neoclasicistas y que debía expresar la subjetividad.

Además, los románticos rechazaron el racionalismo del Neoclasicismo y adoptaron el idealismo, una corriente filosófica que sostenía que no era posible encontrar la verdad ni la perfección en la realidad objetiva y que los estados anímicos podían ser más reales que todo lo que ocurría en el mundo.

Como consecuencia de estas influencias, en la literatura romántica priman los lugares exóticos, el pasado histórico (generalmente, el medieval), la interioridad, la imaginación y la fantasía frente a la realidad del presente; la libertad creativa frente al uso de reglas preestablecidas; el sentimentalismo frente a la objetividad; el desborde de las emociones frente al control de sí; y la particularidad y la individualidad frente a la universalidad.

Para tener en cuenta: La literatura romántica no hace referencia a las obras cuyo tema central es el amor, sino a aquellas que se produjeron en el Romanticismo y que expresan el sentimentalismo, que en algunos casos se relaciona con el amor, pero en otros no.

Características de la literatura romántica

  • Temas. Los temas de la literatura romántica son muy diversos y en una misma obra aparecen varios. Algunos de ellos son el destino, la naturaleza, la religión, la melancolía, la evasión, la noche, el amor, la muerte, el pesimismo, el nacionalismo, el regionalismo, el folclore, el fatalismo, las emociones, los sentimientos, las pasiones, las virtudes, los miedos, las historias tradicionales y populares, las leyendas medievales, lo lúgubre, lo sublime, lo grotesco, lo exótico y lo onírico.
  • Personajes. Los personajes pueden ser personas comunes, de historias tradicionales o de leyendas. Además, es muy común que haya sujetos marginados y seres fantásticos, como monstruos o fantasmas. Estos personajes siempre expresan su interioridad, es decir, sus emociones y sus sentimientos.
  • Lugares. Los lugares, generalmente, son sitios preindustriales, naturales, fantásticos, mitológicos o legendarios, o que existen en la realidad. Además, es muy común que algunos sean descritos como sublimes, terroríficos o amenazadores. 
  • Estilo. El estilo es sentimental, desbordado, fantasioso y expresivo, por lo tanto, se contrapone al estilo neoclásico ordenado y proporcionado. Además, es subjetivo, porque según los autores románticos, el arte no es mimético, es decir, no puede representar la realidad objetiva.
  • Estructura. La estructura de las novelas, las obras de teatro y las poesías, generalmente, no está delimitada previamente, porque los autores pueden escribir con libertad y de manera creativa.
  • Lenguaje. El lenguaje presenta grandes variaciones, pero como se suelen representar las tradiciones, la identidad y la historia de un pueblo, es común que se incluyan arcaísmos, palabras coloquiales y dialectos y que los textos estén en lenguas vernáculas.
  • Figura del autor. Según los románticos, un autor literario es un genio, porque crea con imaginación e inspiración; es original, porque no repite formas y temas previamente inventados; y es incomprendido, porque no termina de encajar en la sociedad y porque tiene una actitud rebelde.

Géneros de la literatura romántica

En la literatura romántica se produjeron obras de los tres géneros literarios (narrativo, dramático y poético). Además, en este movimiento se inventó un nuevo tipo de texto, el cuadro de costumbres.

Género narrativo

En el género narrativo surgieron distintos subgéneros y se modificó la estructura de la trama, ya que se incluyeron momentos de gran tensión y muy emotivos, sobre todo en los finales.

Los subgéneros más importantes de la literatura romántica son:

  • La novela psicológica. Es una novela que se centra en describir las emociones, los sentimientos y los pensamientos de los personajes y que, generalmente, trata sobre el amor. Por ejemplo: Adolfo, de Benjamin Constant.
  • La novela histórica. Es una novela que trata sobre temas históricos o legendarios y que representa la identidad de una nación o de una región. Por ejemplo: El anillo mágico, de Friedrich de La Motte-Fouqué.
  • La novela sentimental. Es una novela en la que predominan el sentimentalismo y el lirismo. Por ejemplo: El pantano del diablo, de George Sand.
  • La novela o el cuento de misterio o fantásticos. Es un texto en el que aparecen elementos y personajes fantásticos, como vampiros y monstruos, y que suele tener una trama de terror. Por ejemplo: «El hombre de arena», de E. T. A. Hoffmann.
  • El cuento popular. Es un relato tradicional de una región que se transmite de manera oral y que, en algunos casos, narra una historia legendaria o tiene personajes fantásticos. Por ejemplo: «Rapunzel», de los hermanos Grimm.

Género poético

En el género poético predominó la libertad creadora, por eso, las composiciones podían ser en verso o en prosa y breves o más extensas según la intención del autor. Además, como no se seguían reglas fijas, se comenzó a utilizar la polimetría, es decir, la combinación de versos de distinta extensión.

Sin embargo, se continuaron escribiendo composiciones con características específicas. Algunas de ellas son:

  • Romance. Es una poesía de extensión indeterminada que, generalmente, contiene versos de ocho sílabas. Por ejemplo: Romances históricos, del Duque de Rivas.
  • Oda. Es una poesía en la que se reflexiona sobre sentimientos, pensamientos y emociones. Por ejemplo: “Libertad”, de Aleksandr Pushkin.
  • Himno. Es una poesía en la que se alaba o se elogia a personajes legendarios o históricos o en la que se representa la identidad de una nación o de una región. Por ejemplo: “Himno al dolor”, de Esteban Echeverría.
  • Canción. Es una poesía que, generalmente, está compuesta por varias estrofas y que se utiliza para expresar sentimientos y emociones. Por ejemplo: “Canción del pirata”, de José de Espronceda.
  • Balada. Es una poesía que, generalmente, está compuesta por estrofas y un estribillo y que suele narrar historias legendarias. Por ejemplo: Arión”, de August Wilhelm Schlegel.

De todas formas, todas las poesías románticas manifestaban lirismo, porque expresaban la exaltación del yo, las pasiones, los sentimientos y las emociones.

Género dramático

En el género dramático se continuaron escribiendo y representando comedias y tragedias, aunque se incluyeron modificaciones en estas obras de origen clásico, por ejemplo, se incorporaron elementos fantásticos, se mezclaron los personajes elevados con los comunes y los parlamentos podían estar escritos en prosa.

Sin embargo, surgió un nuevo subgénero, el drama romántico. En este tipo de obra, se mezclaron elementos de la tragedia y de la comedia; se abandonaron las unidades aristotélicas de tiempo, lugar y acción; se utilizaron historias de leyendas medievales y de temas exóticos; se incluyeron diálogos en verso polimétrico o en prosa; y se exaltaron las emociones y los sentimientos. Por ejemplo: La conjuración de Venecia, de Francisco Martínez de la Rosa.

Cuadro de costumbres

El cuadro de costumbres surgió en el Romanticismo, se publicaba principalmente en periódicos y describía de manera sintética y, generalmente, con un tono satírico los hábitos y las actividades cotidianas de la sociedad. Por ejemplo: “Un hombre feliz”, de José Milla.

Principales autores y ejemplos de literatura romántica

Friedrich Schlegel (1772-1829)

Fue un escritor, filósofo y filólogo alemán que junto con su hermano, August Wilhelm Schlegel, sentó las bases teóricas, críticas y literarias del Romanticismo.

  1. Lucinda. En esta novela sentimental se desarrollan los conceptos centrales del Romanticismo; el amor, la angustia, la soledad y el lirismo.
  2. Alarcos. En este drama romántico se narra la historia del conde Alarcos, que fue un tema recurrente de los romances españoles del Siglo de Oro y cuya trama gira en torno al amor y a la muerte. 

Heinrich von Kleist (1777-1811)

Fue un escritor alemán que comenzó siendo clasicista, pero que terminó produciendo poesías, obras de teatro y novelas románticas.

  1. Robert Guiscard. En este drama se narra la historia de Roberto Guiscardo, un aventurero medieval.
  2. Penthesilea. En esta tragedia se ven algunos elementos del clasicismo, ya que el personaje principal, Pentesilea, es de la mitología griega, pero la trama se centra en temas típicos románticos; el amor, la pasión y la muerte.

Mary Shelley (1797-1851)

Fue una escritora inglesa que produjo principalmente obras de teatro, novelas y ensayos que fueron muy originales y relevantes para la época y que sembraron las bases de los relatos de ciencia ficción.

  1. Frankenstein o el moderno Prometeo. En esta novela se narra la historia de cómo un doctor, Frankenstein, tras una serie de experimentos, puede crear y darle vida a un ser monstruoso, que luego se escapa del laboratorio y genera diversos inconvenientes.
  2. El último hombre. En esta novela se narra la historia de Lionel Verney, un hombre que vive en una realidad distópica, porque es el único sobreviviente de una plaga que destruyó a la humanidad.

Jane Austen (1775-1817)

Fue una escritora inglesa cuyas novelas narran historias de amor con mucho sentimentalismo, con ironía y con una crítica a la moral de la época. Además, sus obras se centran en desarrollar la personalidad y la psicología de los protagonistas.

  1. Orgullo y prejuicio. En esta novela sentimental se narra la historia de amor entre dos personajes, Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy. Utiliza recursos irónicos y satíricos respecto a la sociedad y describe la evolución de los personajes.
  2. Emma. En esta novela psicológica se narra el desarrollo, los errores y la evolución del personaje principal, Emma.

Victor Hugo (1802-1885)

Fue un escritor y político francés y produjo poesías, obras de teatro y novelas que se centran en temas históricos, morales, políticos, legendarios, filosóficos y amorosos. Además, algunas de sus obras se pueden leer como una crítica a la sociedad.

  1. Los miserables. En esta novela se narra la historia de Jean Valjean, un joven pobre que se debate entre el buen y el mal obrar. Además, se hace referencia a hechos contemporáneos del autor, el Imperio napoleónico y la Revolución de 1830, y se critica la justicia y la sociedad de la época.
  2. Cromwell. En este drama se representa la historia de Oliver Cromwell, un político y militar inglés. Además, el prólogo de esta obra es fundamental para el desarrollo del Romanticismo en Francia, porque en él Victor Hugo establece cómo debe ser el drama y por qué este subgénero debe reemplazar la tragedia y la comedia neoclasicistas.

Emily Brontë (1818-1848)

Fue una escritora inglesa que se destacó por el sentimentalismo de sus poesías y de su única novela, Cumbres borrascosas.

  1. Cumbres borrascosas. En esta novela sentimental se cuentan distintas historias de amor y de venganza haciendo hincapié en el sentimentalismo y en el desarrollo de los personajes. La obra es considerada como una de las mejores del Romanticismo, porque presenta un cambio de narradores que crea una estructura compleja.
  2. “Cuando deba dormir”

Oh, cuando deba dormir
lo haré sin identidad,
ya no me importará el caer de la lluvia
o si la nieve cubre mis pies.
El cielo no promete salvajes deseos,
podrán cumplirse, acaso la mitad.
El infierno y sus amenazas,
con sus inextinguibles brasas
jamás someterá esta voluntad.

Por lo tanto digo, repitiendo lo mismo,
todavía, y hasta que muera lo diré:
tres Dioses dentro de este pequeño marco
guerrean día y noche.
El cielo no los mantendrá a todos, sin embargo
ellos se aferran a mí;
Y míos serán hasta que el olvido
cubra el resto de mi ser. 

¡Cuando el Tiempo busque mi pecho para soñar
todas las batallas concluirán!
Pues llegará el día en el que deba reposar
sin volver a sufrir, nunca más.

Novalis (1772-1801)

Su verdadero nombre es Georg Philipp Friedrich von Hardenberg. Fue un escritor y filósofo alemán y principalmente produjo poesía lírica relacionada con el sentimentalismo, el idealismo, el cristianismo, la oscuridad y la naturaleza.

  1. Fragmento de “Himnos a la noche”

1

¿Qué ser vivo, dotado de sentidos, no ama,
por encima de todas las maravillas del espacio que lo envuelve,
a la que todo lo alegra, la Luz
–con sus colores, sus rayos y sus ondas; su dulce omnipresencia–,
cuando ella es el alba que despunta?
Como el más profundo aliento de la vida
la respira el mundo gigantesco de los astros,
que flotan, en danza sin reposo, por sus mares azules,
la respira la piedra, centelleante y en eterno reposo,
la respira la planta, meditativa, sorbiendo la vida de la Tierra,
y el salvaje y ardiente animal multiforme,
pero, más que todos ellos, la respira el egregio Extranjero,
de ojos pensativos y andar flotante,
de labios dulcemente cerrados y llenos de música.
Lo mismo que un rey de la Naturaleza terrestre,
la Luz concita todas las fuerzas a cambios innúmeros,
ata y desata vínculos sin fin, envuelve todo ser de la Tierra con su imagen celeste.
Su sola presencia abre la maravilla de los imperios del mundo. (…)

  1. Fragmento de “Cantos espirituales”

1

¿Qué hubiera sido sin ti? me pregunto.
¿Qué es lo que yo sin ti no hubiera sido?
Al temor y a la angustia destinado,
solo en el mundo me hubiera yo visto.
No sabría de cierto lo que amara,
me sería el futuro un negro abismo;
y cuando el corazón se conturbase
¿quién dar podría a mi dolor alivio?

Consumido de amor y de tristeza
me fuera el día cual la noche obscuro;
solo viera, a través de amargas lágrimas,
de nuestra vida el desbocado curso.
En mi hogar hallaría solo angustia
y perpetua inquietud dentro del mundo.
¿Quién sin un fiel amigo allá en el cielo
en la Tierra podría estar seguro?

Pero Cristo se me ha manifestado
y firmemente en Él desde ahora creo.
Vida de luz, ¡cuán presto tú disipas
la vacua obscuridad sin fundamento!
Solo Él, solo Él me ha vuelto hombre;
claro el destino a su presencia veo;
la flora tropical, hasta en el Norte,
en torno surgirá del que yo quiero. (…)

Lord Byron (1788-1824)

Fue un poeta inglés cuyas obras muestran el rechazo a la realidad, la hipocresía de la sociedad, la melancolía, el sentimentalismo y el gusto por lo exótico y lo legendario.

  1. Fragmento de “Oscuridad”

Tuve un sueño, que no era del todo un sueño.
El brillante sol se apagaba, y los astros
Vagaban apagándose por el espacio eterno,
Sin rayos, sin rutas, y la helada tierra
Oscilaba ciega y oscureciéndose en el aire sin luna;
La mañana llegó, y se fue, y llegó, y no trajo consigo el día,
Y los hombres olvidaron sus pasiones ante el terror
De esta desolación; y todos los corazones
Se congelaron en una plegaria egoísta por luz;
Y vivieron junto a hogueras – y los tronos,
Los palacios de los reyes coronados – las chozas,
Las viviendas de todas las cosas que habitaban,
Fueron quemadas en los fogones; las ciudades se consumieron,
Y los hombres se reunieron en torno a sus ardientes casas
Para verse de nuevo las caras unos a otros;
Felices eran aquellos que vivían dentro del ojo
De los volcanes, y su antorcha montañosa:
Una temerosa esperanza era todo lo que el mundo contenía;
Se encendió fuego a los bosques – pero otra tras hora
Fueron cayendo y apagándose – y los crujientes troncos
Se extinguieron con un estrépito – y todo estuvo negro. (…)

  1. “Versos para cantar”

1.

Ninguna de las hijas de la Belleza
tiene la magia que tienes tú;
y como la música de las aguas
es tu dulce voz para mí:
cuando, como si su sonido
pudiera calmar al océano encantado,
las olas permanecen quietas y resplandecientes,
y los vientos adormecidos parecen soñar.

2.

Y la luna de medianoche está tejiendo
su brillante cadena en las profundidades,
cuyo pecho plácidamente respira,
como un niño dormido:
así se humilla el espíritu ante ti,
para escucharte y adorarte;
con una emoción intensa pero dulce,
como las olas del océano estival.

Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870)

Fue un escritor español cuyas poesías eran polimétricas y trataban sobre los distintos temas del Romanticismo, como el amor, el destino, lo onírico, la melancolía y la soledad. Además, escribió leyendas, que incluían elementos fantásticos e historias medievales.

  1. El rayo de luna. En esta leyenda se retoma la historia medieval de Manrique, un caballero que se enamora de una mujer a la que nunca puede alcanzar. Además, se incluyen distintos temas románticos; la soledad, el mundo onírico, los fantasmas y el amor imposible.
  2. “Rima VII”

Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueña tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo
veíase el arpa.

¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas
como el pájaro duerme en las ramas,
esperando la mano de nieve
que sabe arrancarlas!

¡Ay! -pensé-. ¡Cuántas veces el genio
así duerme en el fondo del alma,
y una voz, como Lázaro, espera
que le diga: «¡Levántate y anda!»

Ignacio Rodríguez Galván (1816-1842)

Fue el primer escritor romántico de México y produjo poesías, novelas y obras de teatro que tratan sobre diversos temas de este movimiento, pero que hacen hincapié en la historia, las tradiciones y los saberes populares latinoamericanos.

  1. Fragmento de “Adiós, oh patria mía”

(…) ¡En México!… ¡Oh memoria!…
¿Cuándo tu rico suelo
y a tu azulado cielo
veré, triste cantor?
Sin ti, cólera y tedio
me causa la alegría.
Adiós, oh patria mía,
adiós, tierra de amor.

Pienso que en tu recinto
hay quien por mí suspire,
quien al oriente mire
buscando a su amador.
Mi pecho hondos gemidos
a la brisa confía.
Adiós, oh patria mía,
adiós, tierra de amor.

  1. Fragmento de “Profecía de Guatimoc”

I

Tras negros nubarrones asomaba
Pálido rayo de luciente luna
Tenuemente blanqueando peñascos
Que de Chapultepec la falda visten.
Cenicientos a trechos, amarillos,
O cubiertos de musgo verdinegro
A trechos se miraban, y la vista
De los lugares de profundas sombras
Con terror y respeto se apartaba.
Los corpulentos árboles ancianos,
En cuya fuente siglos mil reposan,
Sus canas venerables conmovían
De viento leve al delicado soplo
O al aleteo de nocturno cuerco,
Que tal vez descendiendo el vuelo rápido
Rizaba con sus alas sacudidas
Las cristalinas aguas de la alberca,
En donde se mecía blandamente
La imagen de las nubes retratadas
En su luciente espejo. Las llanuras
Y las lejanas lomas repetían
El aullido siniestro de los lobos
O el balar lastimoso del cordero,
O del todo el bramido prolongado.
¡Oh soledad, mi bien, yo te saludo!

Test interactivo para practicar

Sigue con:

Referencias

  • Huertas, A. (2021). Neoclasicismo y Romanticismo. Revista Humanidades, (1), 29-41. Disponible en: Portal de revistas UES 
  • Iañez, E. (1991). El siglo XIX. Literatura romántica. Ediciones Tesys/Bosch.
  • IEDA. (7 de noviembre de 2017). Razón y libertad individual: el siglo de las luces y el Romanticismo: La narrativa y el teatro románticos. Procomún. Disponible en: Procomún
  • IEDA. (7 de noviembre de 2017). Razón y libertad individual: el siglo de las luces y el Romanticismo: El Romanticismo. La poesía. Procomún. Disponible en: Procomún

¿Cómo citar?

"Literatura romántica". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/literatura-romantica/. Última edición: 30 de septiembre de 2022. Consultado: 30 de septiembre de 2022

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Licenciatura en Ciencias de la Educación (Universidad de Buenos Aires). Profesorado en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Última edición: 30 septiembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)