Ejemplos de
Combustibles fósiles

Los combustibles fósiles son aquellos cuyo origen se deriva de la masa de materia orgánica (biomasa) producida hace millones de años y sepultada en las capas interiores del subsuelo, donde la presión, temperatura y otros procesos fisico-químicos la transforman en sustancias de enorme contenido energético. Por ejemplo: carbón, gas natural, petróleo.

Los combustibles fósiles son fuentes energéticas no renovables, ya que se consumen a un ritmo muchísimo más veloz del que toman para formarse.

La mayoría de la energía empleada hoy día en el mundo proviene de la combustión de este tipo de materiales, tanto para generar electricidad y el funcionamiento de industrias químicas, como para que se muevan los vehículos, iluminar estancias, cocinar o calentar hogares.

El semejante consumo mundial se debe a lo relativamente fáciles que son de extraer, las abundantes reservas mundiales existentes y su costo económico y tecnología sencilla, en comparación con otras formas más sofisticadas o menos rentables de energía.

Sin embargo, la combustión de combustibles fósiles produce gases tóxicos en grandes cantidades (monóxido de carbono, gases sulfurosos, cancerígenos, etc.) y es una de las principales fuentes de daño ambiental y cambio climático a principios del siglo XXI.

Los principales combustibles fósiles son el carbón, el gas natural y el petróleo.

Puede servirte:

Carbón

carbón - combustible fósil
El carbón es un combustible fósil.

Este mineral es el resultado de la sedimentación de restos vegetales prehistóricos (se estima que del período carbonífero, hace unos 300 millones de años) en ambientes pantanosos o marinos poco profundos y bajos de oxígeno.

El proceso de mineralización a través del tiempo produce el enriquecimiento en carbono del carbón, lo que genera sólidos de alto coeficiente energético, ampliamente empleados en la obtención de energía y en la industria de los materiales (plásticos, aceites, colorantes, etc.).

Existen diferentes tipos de carbón dependiendo de su porcentaje de humedad, su cantidad de cenizas, su inflamabilidad y su poder calorífico. Cada país productor de carbón tiene sus propios métodos de análisis para clasificar los tipos de carbón, aunque la clasificación americana es la más utilizada para el comercio internacional.

Esta clasificación está basada en el porcentaje de materias volátiles y en el poder calorífico del carbón. Las materias volátiles son las que tienen puntos de ebullición bajos, y el poder calorífico es la cantidad de energía por unidad de masa o volumen que desprende un material cuando se oxida. Entonces, según estos criterios el carbón puede ser clasificado en:

  • Antracita
  • Bituminoso
  • Sub-Bituminoso
  • Lignito

Gas natural

El gas natural es una mezcla de hidrocarburos gaseosos de pequeño tamaño. Se forma como resultado de la descomposición anaeróbica, es decir, en ausencia de oxígeno, de plantas y animales que son sometidos a altas temperaturas y presiones cuando se acumulan debajo de la superficie de la Tierra durante millones de años.

Se extrae a partir de yacimientos independientes (solo gas) o de yacimientos petrolíferos o de carbón.

A pesar de que la composición del gas natural varía de un yacimiento a otro, de manera general está compuesto por metano (más del 90 % de su contenido), etano (hasta un 11%), propano (hasta un 3,7 %), butano (menos de un 0,7 %),  nitrógeno, dióxido de carbono, vapor de agua, así como  trazas de azufre e impurezas de hidrocarburos más pesados.

Las principales reservas de gas natural en el mundo están ubicadas en el Oriente Medio (hasta un 43 % del total mundial, sobre todo en Irán y Qatar). Al ser un combustible tan versátil y menos contaminante que otros combustibles fósiles (menos emisiones de CO2), es ampliamente utilizado como fuente energética (sobre todo el gas natural comprimido y el gas natural licuado) y calórica, tanto en hogares como industrias y medios de transporte.

Gas licuado del petróleo

Garrafa de GLP LPG
El gas licuado es más fácil de transportar que el gas natural.

El gas licuado de petróleo (GLP) es una mezcla de gases que están presentes en el gas natural y que también están disueltos en el petróleo. El GLP se compone principalmente de propano y butano, que son gases que poseen la característica de ser fácilmente licuables (transformados en líquido). Así, el GLP es resultado de aplicar procesos físicos al gas natural o al petróleo.

El propano y el butano son un subproducto de la destilación fraccionada catalítica (FCC) del petróleo. Son ampliamente utilizados como combustibles domésticos, dado su potencial calórico y relativa seguridad, y en la obtención de olefinas (alquenos) para la industria del plástico.

Petróleo

Es un líquido oleoso, oscuro y denso, que consiste en una mezcla de hidrocarburos complejos insolubles en agua (parafinas, naftenos y aromáticos), aunque también puede contener azufre, nitrógeno, oxígeno, compuestos derivados de la clorofila y elementos trazas como níquel y cobalto, entre otros. Esta mezcla se forma en yacimientos de profundidad variable (entre 600 y 5.000 metros) en las capas del subsuelo.

Al igual que los demás combustibles fósiles, es producto de la acumulación de materia orgánica (zooplancton y algas principalmente) en el fondo anóxico de lagos y mares en la antigüedad prehistórica, y luego sepultados bajo capas de sedimento a altas presiones y temperaturas. Dada su menor densidad y la porosidad de las rocas sedimentarias, estos hidrocarburos ascienden a la superficie o quedan atrapados en depósitos petrolíferos.

El petróleo se ha empleado desde la antigüedad humana como engrasante, pigmento o combustible. En el siglo XIX, con la Revolución Industrial, se descubrió su potencial industrial, y comenzó a utilizarse en la producción de combustibles (gasolina, gasoil, keroseno) para uso vehicular o eléctrico, y como materia prima en la industria química y de los materiales.

Actualmente, el petróleo representa uno de los componentes más importantes en los sectores industriales y financieros más centrales de la actividad económica mundial. Además de constituir la base para casi todo el combustible que se usa mundialmente, a partir del petróleo se pueden producir muchos derivados como solventes, pigmentos, plásticos, gases, entre otros productos.

La extracción y el consumo del petróleo representan un serio problema ambiental dada su insolubilidad en el agua, que lo hace difícil de limpiar en casos de derrame. Además, su combustión implica una elevada producción de sustancias tóxicas como: dióxido de carbono, monóxido de carbono, óxidos de azufre, óxidos nitrosos y otras sustancias dañinas para la vida y para el balance ecológico del planeta.

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar este artículo?

Citar la fuente original de donde tomamos información sirve para dar crédito a los autores correspondientes y evitar incurrir en plagio. Además, permite a los lectores acceder a las fuentes originales utilizadas en un texto para verificar o ampliar información en caso de que lo necesiten.

Para citar de manera adecuada, recomendamos hacerlo según las normas APA, que es una forma estandarizada internacionalmente y utilizada por instituciones académicas y de investigación de primer nivel.

"Combustibles fósiles". Autor: Dianelys Ondarse Álvarez. De: Argentina. Para: Enciclopedia de Ejemplos. Disponible en: https://www.ejemplos.co/ejemplos-de-combustibles-fosiles/. Última edición: 6 febrero, 2023. Consultado: 7 junio, 2024.

Sobre el autor

Autor: Dianelys Ondarse Álvarez

Lic. en Radioquímica (Instituto Superior de Ciencias y Tecnologías Aplicadas. La Habana, Cuba). Dra. en Ciencia y Tecnología (Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires, Argentina).

Fecha de publicación: 13 octubre, 2016
Última edición: 6 febrero, 2023

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! gracias por visitarnos :)