30 Ejemplos de
Fusión, Solidificación, Evaporación, Sublimación y Condensación

Existen diversos procesos físicos a través de los cuales la materia puede cambiar de estado de agregación, alternando entre sólido, líquido y gaseoso de acuerdo a las condiciones puntuales de presión y temperatura a las que sea sometida.

El estado de agregación de una sustancia puede cambiar si se le suministra o se le extrae energía, generalmente en forma de calor. Debido a esto, la cantidad de energía con que vibran sus partículas varía, permite una mayor o menor proximidad entre ellas y altera así la naturaleza física de la sustancia en cuestión.

Estos procesos son: fusión, solidificación, congelación, evaporación, ebullición, sublimación, sublimación inversa, licuefacción y condensación.

  • Fusión. Es el paso de la materia sólida a líquida al aumentar la temperatura del sólido (hasta su punto de fusión).
  • Solidificación. Es el paso de la materia líquida a sólida al aumentar la presión del líquido.
  • Congelación. Es el paso de la materia líquida a sólida al disminuir la temperatura del líquido.
  • Evaporación. Implica el paso de estado líquido a gaseoso al incrementar la temperatura del líquido. Este proceso ocurre de forma gradual y lenta.
  • Ebullición. Implica el paso de estado líquido a gaseoso al aumentar la temperatura del líquido hasta su punto de ebullición (temperatura a la que la presión de vapor del líquido se iguala a la presión que rodea al líquido).
  • Sublimación. Es el paso de sólido a gaseoso, sin transitar previamente el estado líquido. Este proceso ocurre a una temperatura y presión muy específicas.
  • Sublimación inversa o deposición. Es el paso de una sustancia gaseosa a sólida sin pasar antes por el estado líquido. Ocurre a presiones y temperaturas muy puntuales.
  • Condensación. Convierte gases en líquidos a partir de la disminución de la temperatura de los gases.
  • Licuefacción. Es el paso de un gas a un líquido cuando, además de disminuir la temperatura del gas, se le emplea una presión elevada.

Ejemplos de fusión

  1. Derretir hielo. Al incrementar la temperatura del hielo, ya sea dejándolo a temperatura ambiente o sometiéndolo al fuego, el helo perderá su solidez y devendrá en agua líquida.
  2. Fundir metales. Diversas industrias metalúrgicas operan en base al derretimiento de los metales en grandes hornos industriales, para poder darles forma o fusionarlos con otros (aleaciones).
  3. Derretir velas. Las velas, elaboradas a partir de parafinas (mezcla de hidrocarburos, alcanos), se mantienen sólidas a temperatura ambiente, pero al ser sometidas al fuego de la mecha, se derriten y vuelven a ser líquidas hasta que vuelvan a enfriarse.
  4. El magma volcánico. Sometida a enormes presiones y temperaturas, esta sustancia que habita a profundidad la corteza terrestre puede pensarse como roca derretida o fundida.
  5. Quemar plásticos. Al aumentar su temperatura por encima de las condiciones ordinarias, ciertos plásticos se vuelven líquidos rápidamente, aunque vuelven a solidificarse con igual rapidez una vez que la llama no está en contacto directo con ellos.
  6. Derretir queso. El queso es un coagulado de lácteos que usualmente es más o menos sólido a temperatura ambiente, pero que sometido a calor pasa a ser un líquido hasta volver a enfriarse.
  7. Las soldaduras. El proceso de soldadura implica la fusión de un metal mediante una reacción química de mucha temperatura, que le permite juntar otras piezas metálicas a medida que se encuentran menos sólidas y, al enfriar, recuperar la solidez conjuntamente.

Ejemplos de solidificación y congelación

  1. Convertir agua en hielo. Si retiramos calor (energía) al agua hasta llevarla a su punto de congelación (0 °C), las moléculas del líquido perderán su movilidad y el agua líquida pasará al estado sólido: hielo.
  2. Hacer ladrillos de arcilla. Los ladrillos se fabrican a partir de una mezcla de arcillas y otros componentes que forman una pasta semilíquida. Adquieren su forma específica en un molde, donde son horneados para retirar humedad y dar a cambio solidez y resistencia.
  3. Formación de rocas ígneas. Este tipo de rocas se origina en el magma volcánico líquido que forma parte de las capas profundas de la corteza terrestre y que al brotar a la superficie se enfría, densifica y endurece hasta convertirse en piedra sólida.
  4. Hacer caramelos. Los dulces se fabrican quemando y derritiendo el azúcar común, hasta obtener una sustancia líquida amarronada. Una vez vertida en un molde, se deja enfriar y endurecer para obtener así un caramelo (sólido).
  5. Hacer embutidos. Los embutidos como el chorizo o la morcilla se elaboran a partir de sangre animal, coagulada y adobada, curada en el interior de la piel de tripas de cerdo.
  6. Fabricar vidrio. Este proceso inicia con la fusión de la materia prima (arena de sílice, carbonato de calcio y caliza) a altas temperaturas, hasta conseguir la consistencia adecuada para soplarlo y darle forma. Luego se deja enfriar la mezcla hasta que obtiene su característica solidez y transparencia.
  7. Fabricar herramientas. A partir del acero líquido (aleación de hierro y carbono) o fundido, se fabrican diversas herramientas y utensilios de uso cotidiano. El acero líquido se deja enfriar y solidificar en un molde y así se obtiene la herramienta.

Ejemplos de evaporación y ebullición

  1. Hervir agua. Al llevar el agua a 100 °C (su punto de ebullición), sus partículas cobran tanta energía que ésta pierde liquidez y deviene en vapor.
  2. La ropa tendida. Luego de lavar, colgamos la ropa para que el calor del ambiente evapore la humedad residual y las telas queden secas.
  3. Humo del café. El humo que emerge de una taza caliente de café o de té no es más que parte del agua presente en la mezcla que pasa a estado gaseoso.
  4. La sudoración. Las gotas de sudor que segrega nuestra piel se evaporan en el aire, refrescando así la temperatura de nuestra superficie (extraen calor).
  5. Alcohol o éter. Estas sustancias, dejadas a temperatura ambiente, se evaporarán en poco tiempo.
  6. Obtener sal marina. La evaporación del agua del mar pierde la sal que normalmente había disuelta en ella, y permite su recolección para usos dietéticos o industriales, o incluso para desalinizar el agua (que de vapor sería reconvertida en líquido, ahora libre de sales).
  7. Ciclo hidrológico. La única manera de que el agua del ambiente ascienda a la atmósfera y pueda enfriarse para precipitar de nuevo (el ciclo del agua), es que ésta se evapore de mares, lagos y ríos, al calentarse durante el día por la acción directa del sol.

Ejemplos de sublimación

  1. El hielo seco. A temperatura ambiente, el hielo elaborado de dióxido de carbono (CO2, comprimido primero y luego congelado) recupera su forma gaseosa original.
  2. Evaporación en los polos. Dado que en el ártico y antártico el agua no está en su forma líquida (están por debajo de los 0 °C), parte de ésta se sublima directo a la atmósfera a partir de su forma sólida del hielo.
  3. La naftalina. Compuesta por dos anillos de benceno condensados, este material sólido empleado como repelente de polillas y otros animales se transforma a temperatura ambiente, de sólido a gas.
  4. Sublimación de arsénico. Al ser llevado a los 615 °C, este elemento sólido (y altamente tóxico) pierde su forma sólida y pasa a ser un gas, sin pasar por líquido en el camino.
  5. La estela de los cometas. Al aproximarse al sol, estas rocas viajeras ganan calor y mucho del CO2 congelado empieza a sublimar, trazando la conocida “cola” o estela visible.
  6. Sublimación de yodo. Al calentarse, los cristales de yodo se transforman en un gas morado muy característico sin necesidad de fundirse primero.
  7. Sublimación de azufre. Suele sublimarse el azufre como forma de obtención de “flor de azufre”, su presentación en forma de polvillo muy fino.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Fusión, Solidificación, Evaporación, Sublimación y Condensación". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/35-ejemplos-de-fusion-solidificacion-evaporacion-sublimacion-y-condensacion/