15 Ejemplos de
Aleaciones

Se llama aleación al proceso mediante el cual se combinan dos o más elementos, usualmente metálicos, en una sola unidad que gana las propiedades de ambos. Por ejemplo: acero, bronce, oro blanco, vitalio.

Las aleaciones suelen ser consideradas mezclas homogéneas, ya que los átomos de los componentes combinados no producen (excepto en raras ocasiones) reacciones químicas que formen un nuevo compuesto químico.

Normalmente, las sustancias empleadas en aleaciones son metálicas (hierro, aluminio, cobre, plomo) pero también pueden combinarse un elemento metálico con uno no metálico (carbono, azufre, arsénico, fósforo). Es importante aclarar que al menos un elemento siempre debe ser metálico para que se forme una aleación.

El material resultante de la mezcla siempre posee características metálicas (brilla, conduce el calor y la electricidad, tiene más o menos dureza, más o menos maleabilidad, más o menos ductilidad), modificadas o fortalecidas con la adición de la otra sustancia.

Tipos de aleaciones

Suele distinguirse entre las aleaciones en base a la predominancia de un elemento sobre los demás (por ejemplo, las aleaciones del cobre). El elemento base es el que está en mayor cantidad en la aleación, mientras que el/los aleantes son los que se encuentran en menor cantidad.

También se las clasifica de acuerdo a la cantidad de elementos involucrados en la mezcla:

  • Binarias. Se componen de dos elementos (el elemento base y el aleante).
  • Ternarias. Se componen de tres elementos (el elemento base y dos aleantes).
  • Cuaternarias. Se componen de cuatro elementos (el elemento base y tres aleantes).
  • Complejas. Se componen de cinco o más elementos (el elemento base y cuatro o más aleantes).

Otra posible clasificación distingue entre aleaciones pesadas y ligeras, de acuerdo a las propiedades de la sustancia metálica de base. Por ejemplo, las aleaciones del aluminio son ligeras, pero las del hierro son pesadas.

Propiedades de las aleaciones

Las propiedades específicas de cada aleación dependen de los elementos involucrados en la mezcla, pero también de la proporción que existe entre ellos. Las propiedades de una aleación son distintas a las de sus elementos por separado.

Al añadir más material aleante, se modificarán más ciertas características del material de base, en detrimento de otras. Esta proporción, dependiendo de la aleación, puede variar entre porcentajes mínimos (0,2 a 2%) o mucho más notorios dentro de la mezcla.

Ejemplos de aleaciones

  1. Acero. Esta aleación es fundamental para la industria de la construcción ya que con ella se elaboran las vigas o soportes para el vertido del concreto u hormigón. Se trata de un material resistente y maleable, producto de la aleación de hierro y carbono, principalmente, aunque puede contar también con silicio, azufre y oxígeno en aún menores proporciones. La presencia del carbono vuelve al hierro más resistente a la corrosión y más quebradizo a la vez, por lo que en raros casos supera un porcentaje muy pequeño. De acuerdo a la presencia de este último elemento, se obtiene toda una gama de aceros aprovechables.
  2. Latón. Es un material ampliamente utilizado en la industria de los recipientes, sobre todo los destinados a alimentos no perecederos, y en la tubería y grifería domésticas. Se obtiene a partir de la aleación de cobre y zinc, es sumamente dúctil y maleable y brilla con facilidad al ser pulido. De acuerdo a la proporción entre los elementos, es posible obtener variantes con diversas propiedades: más o menos resistentes al óxido, más o menos frágiles, etc.
  3. Bronce. El bronce jugó un papel muy importante en la historia de la humanidad, como un material para elaborar herramientas, armas y objetos ceremoniales. Muchas campanas se fabricaron con este material, así como muchas monedas, medallas, estatuas patrias y diversos implementos domésticos, aprovechando su enorme maleabilidad y su económica obtención a partir de cobre y estaño.
  4. Acero inoxidable. Esta variante del acero ordinario (acero de carbono) es muy apreciada por su extrema resistencia a la corrosión, lo que la hace ideal para fabricar objetos de la cocina, partes de automóviles y herramientas médicas. Para obtener este metal, se emplea cromo, níquel, molibdeno y tungsteno en aleación con el acero.
  5. Amalgama. En franco desuso debido a su contenido de mercurio que lo vuelve levemente tóxico para el cuerpo humano, este empaste metálico solía usarse como sellante dental por los odontólogos. Es la aleación de plata, estaño, cobre y mercurio en una sustancia pastosa que endurece al desecarse.
  6. Duraluminio. El duraluminio es una aleación ligera y resistente, que combina las propiedades del aluminio con las del magnesio, manganeso, silicio y cobre. Se emplea en la industria aeronáutica y en otras que requieren de un material liviano, maleable y resistente al óxido.
  7. Peltre. Producto de la aleación de cobre, plomo, estaño y antimonio, se trata de una sustancia largamente empleada en la elaboración de objetos de cocina (tazas, platos, ollas, etc.) debido a su extrema ligereza y conducción del calor. Es muy maleable, propiedad que recibe de la elasticidad única del plomo.
  8. Oro blanco. Muchas joyas y objetos ornamentales son elaborados a partir del llamado oro blanco: un metal muy lustroso, brillante y precioso que se obtiene de alear oro, níquel, paladio o manganeso. Es ideal para elaborar joyas menos pesadas que las de oro puro, y además permite emplear una menor cantidad de este metal precioso, y lograr objetos más económicos.
  9. Magnalio. Es una aleación altamente demandada por la industria automotriz y de los enlatados ya que a pesar de su baja densidad, posee dureza, tenacidad y resistencia a la tracción. Se obtiene aleando el aluminio con un contenido de magnesio (apenas un 10%).
  10. Metal de Wood. Esta aleación obtuvo su nombre del dentista Barnabás Wood, su inventor, y es una aleación de 50% bismuto, 25% plomo, 12,5% estaño y 12,5% cadmio. A pesar de su toxicidad (por el plomo y el cadmio que contiene), es usado en fundidos y soldaduras, y libera gases que conviene no inhalar. Hoy existen, no obstante, alternativas menos tóxicas para usar.
  11. Metal de Field. Esta aleación de bismuto (32,5%), indio (51%) y estaño (16,5%) se vuelve líquida a los 60 ºC, por lo que se usa para el moldeado y prototipado industrial, o como reemplazo no tóxico del metal de Wood.
  12. Galinstano. Es una aleación de galio, indio y estaño, una de las aleaciones con las que se ha pretendido sustituir los usos de aleaciones con mercurio (tóxicas). Es líquida a temperatura ambiente y es más reflectiva y menos densa que el mercurio. También tiene aplicaciones como refrigerante.
  13. Metal de Rose. Conocido también como Aleación de Rose, es una aleación muy empleada en soldaduras y fusiones. Está compuesta por bismuto (50%), plomo (25%) y estaño (25%).
  14. NaK. Esta aleación de sodio (Na) y potasio (K) es una sustancia sumamente oxidante, capaz de liberar grandes cantidades de energía calórica (exotermia). Unos pocos gramos en contacto con el oxígeno del aire son suficientes para ocasionar un incendio. Aun así, esta aleación es líquida a temperatura ambiente y es usada como catalizador, refrigerante o desecante industrial.
  15. Vitalio. Es una aleación refractaria del cobalto (65%), cromo (25%) y molibdeno (6%) así como otros elementos minoritarios (hierro, níquel). Se desarrolló por primera vez en 1932 y es muy aprovechable debido a su ligereza y extrema resistencia a la corrosión y a la temperatura.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Aleaciones". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/15-ejemplos-de-aleaciones/