20 Ejemplos de
Líquidos a Sólidos (y al revés)

Toda materia puede encontrarse en tres estados físicos: sólido, líquido o gaseoso (aunque existe un cuarto estado, el plasmático). Una sustancia puede cambiar de un estado a otro (de sólido a líquido, de líquido a gaseoso, de gaseoso a sólido o viceversa) al estar expuesto a cambios de temperatura y presión.

Estos cambios de estado modifican el volumen de las sustancias, ya que generalmente se expanden por el calentamiento y se contraen por el enfriamiento, pero no conllevan cambios a nivel químico sino solamente físicos.

Los fenómenos que se dan cuando la materia pasa de estado sólido a líquido y viceversa son:

  • Fusión. Proceso en que una sustancia cambia su estado de sólido a líquido por aumento de su temperatura. Este proceso se da a una determinada temperatura llamada “punto de fusión”, que es distinta para cada sustancia. Por ejemplo: el punto de fusión del agua es 0° C.
  • Solidificación. Proceso mediante el que una sustancia cambia su estado de líquido a sólido. Este proceso sucede cuando se aumenta mucho la presión de la sustancia líquida. Por ejemplo: el agua que se transforma en hielo por compresión (procedimiento muy difícil de lograr)
  • Congelación. Proceso mediante el que una sustancia cambia de líquido a sólido por disminución de su temperatura. El líquido se congela cuando su temperatura desciende por debajo de su punto de congelación (temperatura a la que el líquido se transforma en sólido). Por ejemplo: el agua que se transforma en cubos de hielo.

La diferencia entre los estados de agregación de la materia está dada por la cercanía o distancia que existe entre las partículas que conforman esa sustancia. Debido a esa cercanía, las fuerzas de cohesión (fuerzas de atracción) entre las partículas serán mayores o menores y eso, entre otros factores, determinará el estado de agregación de determinada sustancia.

La materia en estado líquido (cohesión intermedia) posee un volumen definido pero no una forma fija; la materia en estado sólido (mayor cohesión) posee una forma definida y las partículas se encuentran juntas; la materia en estado gaseoso (menor cohesión) se expande libremente y no posee volumen ni forma definida.

Ejemplos de transición de líquidos a sólidos (solidificación y congelación)

  1. Jugos frutales – helados
  2. Agua – hielo
  3. Leche – leche congelada
  4. Miel – miel cristalizada
  5. Alcohol – alcohol solidificado
  6. Mercurio – mercurio solidificado
  7. Lava – piedra volcánica

Ejemplos de transición de sólidos a líquidos (fusión)

  1. Hielo – agua
  2. Azúcar – caramelo
  3. Vidrio – vidrio líquido
  4. Chocolate – chocolate derretido
  5. Quesos – queso fundido
  6. Mantequilla – mantequilla derretida
  7. Vela – parafina líquida
  8. Plásticos – plásticos líquidos
  9. Metales – metales fundidos
  10. Grasa – grasa líquida

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Líquidos a Sólidos (y al revés)". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-liquidos-a-solidos-y-al-reves/