10 Ejemplos de
Líquidos a Gaseosos (y al revés)

La materia puede encontrarse en tres estados de agregación: sólido, líquido o gaseoso (aunque actualmente se conoce un cuarto estado, el plasmático). El pasaje de una sustancia de un estado a otro (de sólido a líquido, de líquido a gaseoso, de gaseoso a sólido o viceversa) se produce por el aumento o disminución de la temperatura o presión a la que es sometido.

Estos cambios no modifican químicamente las cualidades de la materia sino que varían su forma y características físicas. Cuando la materia se encuentra en estado líquido, las partículas se encuentran a cierta distancia unas de otras. En el estado gaseoso, esta distancia es aún mayor que en los otros estados, y la materia no posee volumen ni forma.

Los fenómenos que se dan cuando la materia pasa de estado líquido a estado gaseoso y viceversa son:

  • Vaporización. Proceso mediante el cual la materia pasa del estado líquido al gaseoso debido a un aumento en la temperatura. Por ejemplo: cuando el calor del sol convierte el agua de los charcos en vapor de agua. Existen dos tipos de vaporización: la ebullición y la evaporación.
  • Condensación. Proceso mediante el cual una sustancia pasa del estado gaseoso al estado líquido al disminuir su temperatura. Por ejemplo: cuando el vapor de agua se condensa y forma partículas de agua que conforman las nubes. Este proceso se produce de forma natural (la condensación forma parte del ciclo del agua) y también puede ser realizado en laboratorios.
  • Licuefacción. Proceso mediante el cual una sustancia gaseosa pasa al estado líquido por aumento de su presión, aunque el proceso ocurre a bajas temperaturas también. Por ejemplo: el líquido contenido dentro de los encendedores.

La evaporación y la ebullición

La evaporación y la ebullición son tipos de vaporización que ocurren cuando una materia pasa del estado líquido al gaseoso. La evaporación ocurre cuando la materia en estado líquido recibe cierta cantidad de temperatura y se produce únicamente en la superficie del líquido. Además ocurre de forma gradual, es decir, lentamente. Por ejemplo: Ante el aumento de temperatura, el agua pasa de estado líquido a vapor de agua.

La ebullición solo se da a un nivel de temperatura específico para cada sustancia. La ebullición ocurre cuando todas las moléculas del líquido alcanzan una temperatura que es igual a su punto de ebullición (temperatura a la que la presión de vapor del líquido se iguala a la presión que rodea al líquido). Por ejemplo: El punto de ebullición del agua es a los 100 ºC, es decir, a esta temperatura el agua se transforma en gas.

Ver además:

Ejemplos de líquidos a gases (vaporización)

  1. El humo de una taza de té o café es el líquido evaporándose.
  2. El alcohol de una botella de alcohol al abrirse se evapora.
  3. El agua en la ropa mojada se seca por acción del sol y se evapora.
  4. El agua en una olla ebulle en su punto de ebullición.

Ejemplos de gases a líquidos (condensación)

  1. El vapor de agua que empaña un espejo.
  2. El vapor de agua en la atmósfera se transforma en partículas de agua que forman las nubes.
  3. El rocío que se forma por las mañanas en las hojas de las plantas.
  4. El nitrógeno se transforma en nitrógeno líquido.
  5. El hidrógeno se transforma en hidrógeno líquido.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Líquidos a Gaseosos (y al revés)". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-liquidos-a-gaseosos-y-al-reves/