Cuáles son los
Tipos de Conocimiento

Se llama conocimiento a la comprensión mental de un tema, o sea, a la conciencia o familiaridad que podemos adquirir a través de la contemplación, la razón, la memoria, el testimonio, la práctica, la educación y/o la investigación. Decimos que conocemos aquello que comprendemos y de lo que podemos hablar con propiedad.

La naturaleza del conocimiento —qué es, cómo opera, cómo se preserva— es objeto de estudio y debate entre filósofos y entre estudiosos de la humanidad desde tiempos antiguos. Todos, sin embargo, han coincidido en que nuestra capacidad para acumular, preservar y transmitir conocimiento es un rasgo único entre los seres vivos, que nos ha permitido comprender y modificar el mundo a nuestra conveniencia.

Existen muchas clasificaciones posibles para el conocimiento, algunas de las cuales atienden a la manera en que lo conseguimos, a la forma en que lo acumulamos o en otros rasgos que apuntan hacia su naturaleza.

Aristóteles (384-322 a. C.), por ejemplo, diferenciaba varios grados de conocimiento:

  • Conocimiento sensible. Es el conocimiento obtenido mediante la acción inmediata de los sentidos sobre el entorno. Es de tipo fugaz, ya que se pierde a medida que desaparece la sensación que lo originó. Según Aristóteles, es propio de los animales inferiores.
  • Conocimiento persistente. Es el conocimiento obtenido a partir del encuentro entre el conocimiento sensible, la memoria sensitiva y la imaginación. Es una forma más compleja y persistente de conocimiento, propia de los animales superiores y del ser humano. Según Aristóteles, permite entender lo particular.
  • Conocimiento contemplativo o teórico. Exclusivo del ser humano, es el grado máximo del conocimiento que conduce a la sabiduría y se obtiene mediante la razón humana. Según Aristóteles, se traduce en la comprensión de las cosas en su unidad, su identidad y su carácter general.

Sin embargo, existen muchas teorías y puntos de vista sobre el tema, de modo que existen muchas tipologías o clasificaciones posibles para lo que hoy comprendemos como el conocimiento.

  1. El conocimiento directo e indirecto

Según quién es el sujeto de quien emana el conocimiento:

  • Conocimiento directo. Es aquel que tenemos por cuenta propia, a través de nuestra experiencia o experimentación del mundo, sin intermediarios. Se refiere a aquello que aprendemos “en carne propia” o “en primera persona”, por ejemplo, aprender a manejar una bicicleta o el gusto de un cítrico.
  • Conocimiento indirecto. Es el que obtenemos a través de la mediación de un tercero, quien a su vez pudo recibir ese conocimiento de otros, u obtenerlo de manera directa. Se refiere a los conocimientos obtenidos mediante el estudio, la lectura, la escucha de terceros o registros audiovisuales. La mayor parte del conocimiento humano es de este tipo: lo hemos aprendido de quienes estuvieron antes que nosotros.
  1. Conocimientos teóricos o prácticos

Según el objetivo del conocimiento:

  • Conocimiento teórico. Es aquel cuyo propósito es brindar una representación o interpretación de la realidad a través del pensamiento y las nociones abstractas. Dependiendo del área de la realidad de la que se ocupan (o sea, de su tema), estos conocimientos pueden ser:
    • Conocimiento científico. Está dedicado a comprender los fundamentos del universo: sus leyes básicas de funcionamiento, sus fuerzas esenciales, su lógica general, etc. Todo ello de un modo sistemático, metódico y empírico, que procura dar con las mejores respuestas posibles a los dilemas conceptuales del universo. Por ejemplo, las leyes de la física o la Teoría de la evolución.
    • Conocimiento filosófico. Está dedicado a la comprensión holística de la existencia, o sea, a dar respuesta a las grandes preguntas trascendentes de la humanidad y reflexionar sobre el modo en el que pensamos las cosas. Por ejemplo, la noción de “ser” y su diferencia con “estar”, o las diferentes escuelas de pensamiento filosófico.
    • Conocimiento teológico. Está dedicado a la idea de lo divino y lo sagrado, o sea, a la naturaleza de Dios y de los fundamentos religiosos. Por ejemplo, los debates sobre la existencia de Dios.
    • Creencia. Es una asunción respecto de la realidad que puede o no ser cierta, pero que damos por verdadera en todo momento. Por ejemplo, las supersticiones populares (no se barre de noche, no se debe abrir un paraguas bajo techo, etc.).
  • Conocimiento práctico. Es aquel cuyo propósito es ser aplicado a la realidad, o sea, resolver un problema real y obtener un fin tangible. Dependiendo del área de la realidad en la cual se apliquen estos conocimientos, podrán ser:
    • Conocimientos morales. Se refieren a la comprensión del bien y el mal dentro de una sociedad, o sea, a lo que una sociedad considera apropiado e inapropiado, justo e injusto. Por ejemplo, el debate sobre la despenalización del aborto o la prohibición de la prostitución.
    • Conocimientos éticos. Se refieren a la moral, pero aplicada a la obtención de un resultado específico, o en el marco de una actividad específica. Por ejemplo, los códigos deontológicos que rigen las profesiones.
    • Conocimientos políticos. Se refieren al ejercicio del poder y a la conducción de las sociedades, la organización social y la distribución económica. Por ejemplo, la democracia, las constituciones nacionales o las instituciones públicas.
    • Conocimientos jurídicos. Se refieren a la aplicación de la justicia en las sociedades, como el castigo de los criminales, las actividades prohibidas, la reparación por daños y perjuicios, etc.
    • Conocimientos artísticos. Se refieren a los métodos desarrollados por la humanidad a lo largo de su historia para representar y producir belleza. Esto abarca desde la artesanía hasta las Bellas Artes: pintura, escultura, literatura, etc.
    • Conocimientos técnicos. Se refieren a los distintos métodos para producir cosas, o sea, para transformar la naturaleza con fines útiles. Por ejemplo, la agricultura, la producción industrial o la organización económica.
  1. Conocimientos formales y materiales

Según el modo en que se estructuran las ideas:

  • Conocimiento formal. No tiene contenido material, sino que compone una estructura lógica a través de relaciones y operaciones entre símbolos determinados. Por ejemplo, las matemáticas y la lógica.
  • Conocimiento material. Se ocupa de las cosas con contenido, o sea, de lo material. Por ejemplo, la biología, la mineralogía, la medicina.
  1. Conocimientos empíricos, sintéticos y analíticos

Según los mecanismos a través de los cuales se obtiene el conocimiento:

  • Conocimiento empírico. Está sustentado en la pura experiencia, en el contacto directo con el mundo y con las situaciones, prácticamente sin contenido conceptual. Por ejemplo, la educación emocional o aprender a caminar.
  • Conocimiento analítico o apriorístico. Está sustentado casi exclusivamente en la deducción y en la lógica. Es un conocimiento independiente de la experiencia, que se basa en relaciones lógico-formales. Se conecta con lo universal y lo necesario. Por ejemplo, la lógica proposicional o la lógica espacial y abstracta.
  • Conocimiento sintético o a posteriori. Está sustentado casi exclusivamente en la inducción y en la observación analítica del mundo. Supone una reflexión a partir de lo que brinda la experiencia y se conecta con lo particular y lo contingente. Por ejemplo, la generalización, la construcción de categorías o la predicción.
  1. Conocimiento y la divulgación

Según los ámbitos por donde circula o se fomenta:

  • Conocimiento vulgar. Se obtiene a partir del intercambio entre pares, de la mera socialización y está disponible para todo el que esté presente. Por ejemplo, cómo cruzar una calle correctamente o cómo llegar a un sector específico de la ciudad.
  • Conocimiento tradicional. Se hereda de quienes vinieron antes que uno: padres, familiares, maestros o la sociedad misma. Por ejemplo, el folclore, las tradiciones sociales o las canciones de cuna.
  • Conocimiento enciclopédico. Se obtiene a partir de instrumentos de divulgación, como periódicos, revistas y otros documentos no especializados, pero también a partir de la experiencia directa del mundo (viajes, relaciones, etc.). Equivale al conocimiento “del mundo”, como por ejemplo la geografía mundial, las tensiones geopolíticas modernas o la historia reciente del mundo.
  • Conocimiento especializado. Solo una porción pequeña de la sociedad accede a él, y puede ser:
    • Conocimiento profesional. Forma parte de los saberes propios de quienes ejercen un oficio o se formaron para llevar adelante una actividad específica. Por ejemplo, los sistemas de anotación del ajedrez, o los métodos de restauración de libros viejos.
    • Conocimiento académico. Se obtiene a través de la educación formal o la trayectoria en establecimientos académicos, ya que requieren de preparación previa para su comprensión. Por ejemplo, el funcionamiento bioquímico de la quimioterapia para el cáncer, o los efectos distorsionadores de la gravedad de Júpiter en la luz proveniente de fuera del sistema solar.

Referencias:

Sigue con:

¿Cómo citar?

"Tipos de Conocimiento". Autor: Sabrina B.. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/tipos-de-conocimiento/. Última edición: 12 de mayo de 2022. Consultado: 14 de mayo de 2022

Sobre el autor

Autor: Sabrina B.

Última edición: 12 mayo, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)