10 Ejemplos de
Mitos morales

Los mitos morales son narraciones que explican el origen y la existencia del bien y del mal o que tienen una enseñanza moral, es decir, que enuncian cómo deberían actuar las personas.

Los mitos son narraciones de transmisión oral que incluyen acontecimientos sobrenaturales y que son tomadas como verdaderas por determinadas civilizaciones o religiones porque surgieron para dar respuesta a distintos interrogantes.

Además de los mitos morales, existen los cosmogónicos (narran la creación del mundo), los antropogónicos (narran el origen de los seres humanos), los teogónicos (narran el origen de los dioses), los etiológicos (narran el origen de otros seres y fenómenos), los fundacionales (narran la fundación de lugares) o los escatológicos (describen cómo será el fin del mundo).

Características de los mitos morales

  • Lugar. Generalmente, los mitos ocurren en lugares desconocidos.
  • Tiempo. Los acontecimientos pueden suceder antes de la aparición del ser humano o cuando este ya existía, pero nunca se sitúan en un tiempo histórico.
  • Personajes. Pueden ser dioses, semidioses, personas o seres naturales y en muchos casos suelen representar fuerzas opuestas.
  • Origen. Son narraciones anónimas, que se transmitieron de generación en generación y que se han modificado tanto que pueden tener versiones muy distintas.
  • Temas. Son muy variados, pero siempre se relacionan con cuestiones morales o con la oposición entre el bien y el mal.
  • Cosmovisión. Dan información fundamental sobre cómo las personas de determinadas civilizaciones comprenden o comprendían el mundo y su funcionamiento.
  • Finalidad. Explican el origen de determinados mandatos morales y enseñan cómo deben comportarse las personas.
  • Dicotomía. Suelen aparecen dos fuerzas o elementos que se contraponen, como el bien y el mal, lo sagrado y lo profano.

Ejemplos de mitos morales

  1. El origen de la regla de hospitalidad (mito griego)

Zeus, el dios de los reyes, y Hermes, el dios de los viajeros, los mensajeros y las fronteras, tomaron forma de humanos y llegaron a Frigia, una ciudad, en medio de una tormenta. Los dioses les pidieron a los habitantes un lugar para pasar la noche, pero todos se negaron excepto Filemón y Baucis, que les permitieron ingresar en su casa.

Baucis se dio cuenta de que los dos extranjeros eran deidades porque les había servido comida varias veces, pero ellos nunca se saciaban. Baucis se lo contó a Filemón, quien decidió sacrificar a su ganso para dárselo a los dioses. Cuando fue a buscar el ave, esta salió corriendo hacia donde estaba Zeus, quien le comentó al dueño de casa que no era necesario hacer tal sacrificio y le dijo que iba a destruir la ciudad porque la mayoría de los habitantes no habían aceptado a los dioses en sus casas.

Baucis y Filemón subieron con los dioses a una montaña y Zeus inundó la ciudad, pero salvó la casa de aquella pareja que los había recibido. Además, el rey de los dioses les dijo que podían pedirle un deseo. Baucis y Filemón le dijeron que querían ser guardianes de un nuevo templo y que querían vivir muchos años y morir juntos. Zeus les concedió el deseo.

Este mito explica el origen de la ley de hospitalidad, que era muy importante en la Antigua Grecia, y tiene una enseñanza moral: aquellos que reciban a extraños en sus casas serán recompensados.

  1. El anillo de Giges de Platón (mito griego)

Giges era un pastor y cierta vez que estaba caminando por el campo encontró un caballo de bronce y, sobre él, el cuerpo de una persona fallecida. Esta persona tenía un anillo, que Giges no dudó en agarrar. El anillo era mágico y cuando se lo giraba hacía invisible a la persona que lo tuviera puesto. El pastor lo utilizó para engañar a la reina, matar al rey y apoderarse del reino.

Este mito no narra el origen del bien y del mal sino que explica que en cualquier sociedad habrá hombres que obrarán mal y, por eso, para Platón, era necesario que existieran leyes que condenaran los robos y los asesinatos.

  1. Licaón (mito griego)

Licaón era un rey que fundó la ciudad de Licosura. Al principio era un rey muy justo, pero con el tiempo comenzó a hacer sacrificios para los dioses. Una vez, Zeus se hizo pasar por peregrino para ver qué era lo que estaba sucediendo en la ciudad de Licosura. Se hospedó entonces en el palacio de Licaón pero el rey (pensando que era un peregrino cualquiera) quiso sacrificarlo. El dios lo castigó transformando a Licaón en lobo e incendiando su palacio.

Con este mito se buscaba transmitir la enseñanza de que no había que hacer sacrificios humanos y había que respetar las leyes de hospitalidad.

  1. Rey Midas (mito griego)

Midas era el rey de Frigia y, tras haber sido hospitalario con Sileno, Dionisio, el dios de la fertilidad y el vino, le dijo que le cumpliría un deseo. Midas le dijo que quería tener el poder de transformar en oro todo lo que tocase y Dionisio le concedió el deseo.

Pero Midas no había pensado muy bien su deseo: incluso la comida que tocaba se transformaba en oro. Midas pidió a Dionisio que le quitara el poder y el dios le dijo que se lavara las manos en el río Pactolo. Midas fue hasta el río, pero cuando sumergió las manos, el río se transformó en oro.

Este mito busca transmitir una enseñanza moral: no hay que ser codicioso y hay que tener cuidado cuando se les pide algo a los dioses.

  1. El castigo de Atlántida de Critias de Platón (mito griego)

Critias estaba participando en un debate sobre la sociedad ideal y cuando llegó su turno para hablar, contó la historia de Atlántida, una ciudad que quedó sumergida bajo el mar. Esta ciudad era hermosa, las personas eran virtuosas y honraban a los dioses. Pero, con el tiempo, los ciudadanos comenzaron a comportarse mal y a desobedecer a los dioses. Los dioses decidieron que castigarían a los atlantes por su comportamiento y, por eso, cubrieron la ciudad de agua y lodo.

Este mito busca transmitir la enseñanza de que no se debe ser soberbio con los dioses.

  1. La caja de Pandora (mito griego)

Pandora fue la primera mujer en habitar la Tierra y estaba comprometida con Epimeteo. Ellos se casaron y como regalo de bodas les dieron una caja que tenía escrita una advertencia: prohibido abrir.

Epimeteo se olvidó de la caja, pero Pandora no podía evitar preguntarse qué había en su interior. Un buen día, abrí la caja y liberó así a todos los males del mundo.

Este mito explica el origen de los males del mundo y, además, se utilizaba para transmitir la enseñanza de que todos los actos tienen consecuencias.

  1. Dédalo e Ícaro (mito romano)

Dédalo era un arquitecto e Ícaro era su hijo. El rey Minos le había pedido ayuda para construir un laberinto en el que encerraría al Minotauro. Dédalo aceptó hacer la construcción y fue a Creta con su hijo pero cuando terminó la construcción, Minos los encerró en el laberinto para que nadie supiera cómo salir.

A Dédalo se le ocurrió que podían fabricar alas con plumas y miel para escapar. Padre e hijo fabricaron las alas, se las colocaron y Dédalo le advirtió a Ícaro que tenía que ser muy cuidadoso, ya que si volaba muy alto la miel se derretiría con el sol y si volaba muy bajo las plumas se mojarían con el agua del mar.

Al principio Ícaro obedeció a su padre pero después comenzó a volar muy alto. La miel se derritió, se desarmaron las alas, Ícaro se cayó al mar y se ahogó. Dédalo se entristeció por la muerte de su hijo y lo enterró en una isla a la que llamó Icaria para homenajearlo.

Este mito se utilizaba para explicar la importancia de ser obediente y cuidadoso.

  1. El origen de Satán (mito cristiano)

Lucifer era un ángel que vivía con Dios en el cielo. Pero este ángel era muy soberbio y se reveló contra Dios, ya que quería ser como él. La soberbia era un pecado muy grave y, por eso, Dios lo expulsó del cielo para siempre. Desde ese momento, adquirió el nombre de «Satanás», que en hebreo significa «adversario».

Este mito explica el origen del mal, que es representado por Satanás, en contraposición al bien, que es representado por Dios.

  1. El origen del pecado (mito cristiano)

Adán, el primer hombre de la tierra, y Eva, la primera mujer de la tierra, vivían en el Edén, un lugar natural muy hermoso en el que no les faltaba nada. Adán y Eva podían hacer todo lo que quisieran, salvo comer un fruto prohibido por Dios.

Un día, la serpiente, que era la representación del demonio, convenció a Eva de que comiera el fruto prohibido. Eva se dio cuenta de que el fruto le agradaba y que, además, le daba sabiduría. Convenció entonces a Adán de que también comiera uno.

Dios se dio cuenta de lo que habían hecho Adán y Eva, los expulsó del paraíso y los sentenció a que fueran mortales y a que trabajaran para conseguir su comida.

Este mito explica el origen del pecado, conocido como el “pecado original”, por ser el primer pecado y por ser un pecado con el que nacen todas las personas.

  1. El castigo a la vanidad (mito romano)

Según este mito, existía un joven llamado Narciso, que era el hombre más bello del mundo. Muchas personas se enamoraban de él, pero el joven era muy vanidoso, se burlaba y maltrataba a las personas que le declaraban su amor.

Por su comportamiento, Narciso fue castigado por los dioses a enamorarse de su reflejo. Cierta vez, el joven estaba caminando por el bosque, vio un río y se acercó a beber agua. Al ver su reflejo, se enamoró de sí mismo y no podía dejar de mirarse.

Después de un tiempo, el joven murió de hambre y de soledad.

Este mito explica las graves consecuencias que puede tener la vanidad.

Puede servirte:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Mitos morales". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/mitos-morales/