Mito de Pandora

Mito de Pandora

El mito de Pandora, la primera mujer

Uno de los mitos más populares de la mitología griega es el que tiene que ver con Pandora (en griego Πανδώρα, “la que lo da todo”), la primera de las mujeres y la responsable de liberar todos los males existentes en el mundo, lo que causó a la humanidad múltiples sufrimientos. Según especialistas en la materia, el relato de Pandora podría ser el precursor de la Eva de la Biblia.

Según el mito, Pandora fue creada por Hefesto, dios de la forja, de acuerdo a las instrucciones de su padre Zeus. En ese momento, la humanidad y los inmortales estaban enemistados, pero los primeros contaban con la ayuda del titán Prometeo, quien les enseñó a sacrificar a los dioses únicamente los huesos de la presa y conservar para sí la carne y las vísceras. Enfurecido por semejante engaño, Zeus les arrebató el fuego a los humanos, pero Prometeo, de nuevo, acudió en su ayuda y les entregó el secreto del fuego para que pudieran cocinar y calentar sus hogares.

Fue así que el padre de los dioses Olímpicos ideó una nueva trampa que tenderle a los hombres: le pidió a Hefesto que modelara con arcilla una hermosa doncella, semejante en sus formas a los dioses inmortales, y que la dotara de vida propia. Luego ordenó a Afrodita que le diera a la criatura su gracia y sensualidad, y también a Atenea que le enseñara el dominio del telar y de los adornos.

Por último, le pidió a Hermes que le infundiera las artes de la seducción y el engaño, que le enseñara a mentir y la dotara de un ánimo siempre cambiante. Así estuvo listo el “bello mal” con que planeaba castigar a los hombres. Finalmente, le puso nombre: Pandora. Y la entregó a los hombres a modo de regalo.

Así fue como Pandora fundó entre los hombres a la estirpe de las mujeres, condenándolos a elegir entre una vida libre de los conflictos matrimoniales pero solitaria y sin herederos, o una vida familiar conflictiva y difícil, pero con descendencia.

La caja de Pandora

El mito también relata que en esos tiempos Zeus creó un ánfora (o sea, una vasija, más que una caja propiamente dicha) en la que estaban contenidos todos los sufrimientos de la humanidad, y se la entregó a Pandora como regalo de bodas cuando fue desposada por el titán Epimeteo, otro de los benefactores de los seres humanos.

Así, sin decirle qué había dentro, Zeus le entregó a Pandora el ánfora y le advirtió que no debía abrirla bajo ningún motivo, cosa que naturalmente picó la curiosidad de la imprudente doncella. Días y noches enteras estuvo Pandora imaginando qué podría haber en su interior, hasta que al final no se aguantó más y decidió echar un vistazo.

Tan pronto como Pandora retiró la tapa de la vasija, los sufrimientos de la humanidad escaparon volando y se esparcieron por el mundo entero, dando origen a todos los dolores y las penurias que padece la raza humana. Aterrada ante el descubrimiento, la mujer logró cerrar la vasija a último minuto pero atrapó dentro de ella al espíritu de la esperanza, Elpis, el único bien que los dioses habían encerrado en la vasija. Es por eso que la esperanza, como reza el refrán, es siempre lo último que se pierde en esta vida de trabajos y pesares.

Variantes del mito y su interpretación

Existen ciertas variantes respecto del mito de la “caja” de Pandora. En algunas versiones no eran males lo que había en el ánfora, sino todas las bienaventuranzas y fortunas disponibles en el mundo que, al ser liberadas por Pandora, escaparon para siempre hacia el más allá, dejando a la humanidad desamparada.

Originalmente, el mito no hablaba literalmente de una “caja” sino de un ánfora, jarra o tinaja (en griego pithos); pero en su traducción de los textos de Hesíodo del griego al latín, el humanista Erasmo de Rotterdam (1466-1536) sustituyó la palabra griega pithos (tinaja) por pyxis (caja), ya sea por desconocimiento de la lengua griega o porque le pareció más adecuado para el contexto renacentista de su traducción.

En todo caso, hoy hablamos de “abrir la caja de Pandora”, usando este mito griego como metáfora, cuando queremos decir que una acción pequeña e imprudente, en apariencia insignificante, puede desatar problemas mucho mayores y complicados, arruinando el panorama para siempre.

Referencias:

¿Qué es un mito?

Los mitos son relatos o narraciones ancestrales, pertenecientes al imaginario místico, religioso, cosmológico o tradicional de un pueblo, en los que se aborda una serie de eventos prodigiosos o fantásticos que buscan dar respuesta a diversos asuntos inexplicables. Se trata de los relatos con que los pueblos antiguos daban cuenta del mundo a su alrededor y de la manera particular de entenderlo que poseían.

Los mitos son parte del legado cultural de todas las civilizaciones humanas, y en su conjunto conforman una mitología, es decir, un conjunto de relatos, nociones y conceptos ficcionales que expresan y contienen la visión de mundo de cada una de dichas civilizaciones. Existen, así, la mitología sumeria, griega, egipcia, etcétera.

Cada mitología cuenta la historia de sus dioses y de la creación del mundo, así como la fundación de sus ciudades y las aventuras de sus grandes héroes y reyes. En general, eran relatos transmitidos oralmente, pero que luego fueron recogidos en diferentes versiones y tradiciones, muchas de ellas diferentes entre sí, y fueron inspiración de obras posteriores, ya que en muchos casos, como el de la mitología griega, sus mitos son todavía recordados en Occidente y forman parte central de nuestro legado clásico.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Mito de Pandora". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/mito-de-pandora/