Mito de Medusa

El mito griego de Medusa, la reina de las gorgonas

La Medusa (Μέδουσα, es decir, “guardiana” o “protectora”) es uno de los monstruos más populares de la mitología griega, cuyo mito sobrevive hasta nuestros días. La mayoría de los relatos antiguos conservados concuerda en que se trataba de una criatura ctónica (o sea, perteneciente al inframundo) cuyo cuerpo humano poseía alas y una cabellera de serpientes, rodeando un rostro tremendamente hermoso, pero que convertía en piedra a quien osara depositar en él la mirada.

Medusa era la tercera y única mortal de las gorgonas (del griego γοργών, “terrible”), tres despiadados seres femeninos nacidos de las deidades marinas Forcis y Ceto (o en otras versiones de los monstruos marinos Tifón y Equidna). Sus hermanas eran Esteno (“la poderosa”) y Euríale (“la que surge lejos”). Las tres son descritas en numerosas fuentes clásicas, desde Homero hasta la Teogonía de Hesíodo (siglo VII a. C.), con rasgos más o menos monstruosos y se les atribuye un hogar en el mar, próximo a lo que hoy conocemos como Libia.

Sin embargo, numerosas fuentes coinciden en que, a diferencia de sus hermanas, Medusa tenía una belleza particular. Píndaro (518 – 438 a. C.) la llama “la de hermosas mejillas”, y según el poeta romano Ovidio (43 a. C. – 17 d. C.) en su libro Las metamorfosis, la apariencia terrible de Medusa fue consecuencia de un castigo de la diosa Atenea. Según esta versión, Medusa era originalmente una sacerdotisa del templo de Atenea que fue violada y embarazada por Poseidón. Y para arruinar su belleza, Atenea transformó sus cabellos en serpientes y la condenó a convertir en piedra a quien admirase su rostro.

El mito de Medusa y Perseo

Los relatos clásicos sobre Medusa tienen que ver con su muerte a manos del héroe y semidiós Perseo. Cuenta el mito que el rey de Sérifos, Polidectes, le encargó a Perseo la tarea de matar a la criatura y llevarle su cabeza cercenada. Esta no era una tarea ordinaria, pues la cueva de Medusa estaba repleta de las estatuas de los héroes y guerreros que habían intentado darle muerte. Así que el rey envió a Perseo con toda la mala intención, esperando así librarse de él y poder entonces desposar libremente a su madre, Danae, de la cual el héroe era sumamente celoso.

Perseo emprendió el viaje hacia la cueva de la gorgona y solicitó la ayuda de tanto Hermes como Atenea. El primero le dio el casco de invisibilidad de Hades, dios del inframundo, y la segunda le otorgó un escudo espejado, en cuya superficie podría ver al monstruo reflejado sin tener que mirarlo directamente. Con dicha estrategia, y dejando que Atenea guiara la mano que empuñaba la espada, Perseo se aproximó a la gorgona y de un golpe le cercenó la cabeza. Y cuando las otras dos gorgonas intentaron vengarse de él, Perseo se puso el casco de invisibilidad de Hades y huyó, llevándose la cabeza en una bolsa.

El mito dice que Medusa estaba embarazada de Poseidón en el momento en que fue decapitada, y por eso de la sangre derramada de su cuello brotaron dos criaturas: el gigante Crisaor y el caballo alado, Pegaso.

Portando la cabeza de Medusa, Perseo realizó célebres tareas, ya que la cabeza conservaba intactos sus poderes petrificadores. No solo salvó a su madre, convirtiendo al rey en piedra, sino que también petrificó al titán Atlas, que sostenía el cielo por encima de su cabeza y salvó a la princesa Andrómeda en Etiopía, con la que se desposó. También se dice que los corales marinos surgieron de las gotas de sangre derramadas de la cabeza de Medusa. Finalmente, Perseo entregó la cabeza de la gorgona a la propia Atenea, y esta la colocó en su escudo, la égida.

Referencias:

¿Qué es un mito?

Los mitos son relatos o narraciones ancestrales, pertenecientes al imaginario místico, religioso, cosmológico o tradicional de un pueblo, en los cuales se aborda una serie de eventos prodigiosos o fantásticos que buscan dar respuesta a diversos asuntos inexplicables. Se trata de los relatos con que los pueblos antiguos daban cuenta del mundo a su alrededor y de la manera particular de entenderlo que poseían.

Los mitos son parte del legado cultural de todas las civilizaciones humanas y en su conjunto conforman una mitología, es decir, un conjunto de relatos, nociones y conceptos ficcionales que expresan y contienen la visión de mundo de cada una de estas civilizaciones. Existen, así, la mitología sumeria, griega, egipcia, etcétera.

Cada mitología cuenta la historia de sus dioses y de la creación del mundo, así como la fundación de sus ciudades y las aventuras de sus grandes héroes y reyes. En general, eran relatos transmitidos oralmente, pero que luego fueron recogidos en diferentes versiones y tradiciones, muchas de ellas diferentes entre sí, y fueron inspiración de obras posteriores, ya que en muchos casos, como el de la mitología griega, sus mitos son todavía recordados en Occidente y forman parte central de nuestro legado clásico.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Mito de Medusa". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/mito-de-medusa/