10 Ejemplos de
Mitos fundacionales

Los mitos fundacionales son aquellos que narran el origen de ciudades, sociedades, ritos y costumbres. Por ejemplo: El mito que narra la fundación de Roma.

Los mitos son narraciones de transmisión oral que incluyen acontecimientos sobrenaturales y que son tomadas como verdaderos por determinadas civilizaciones o religiones, porque surgieron para dar respuesta a distintos interrogantes.

Según qué fenómeno explican, los mitos pueden ser cosmogónicos (narran la creación del mundo), antropogónicos (narran el origen de los seres humanos), teogónicos (narran el origen de los dioses), etiológicos (narran el origen de otros seres y fenómenos), fundacionales (narran la fundación de lugares) o escatológicos (describen cómo será el fin del mundo).

Los mitos fundacionales explican el origen y la existencia de ciudades, pueblos, tradiciones y rituales, es decir, que narraciones que le dan sentido a la identidad y a determinadas prácticas de distintas civilizaciones.

Además, en muchos casos, estos mitos servían para sostener que una civilización tenía origen divino porque el fundador de una ciudad o el iniciador de un ritual era un dios o un ser humano vinculado con un dios.

Características de los mitos fundacionales

  • Lugar. Si bien muchos mitos ocurren en lugares que no son conocidos o que son ficticios, como el Olimpo, la mayoría de los mitos fundacionales ocurre en el lugar en el que se desarrolló una civilización. Por ejemplo: Roma, Cusco.
  • Tiempo. Los acontecimientos pueden suceder antes de la aparición de las personas o cuando estas ya existían, pero casi nunca se sitúan en un tiempo histórico. Hay algunas excepciones, como la fundación de Roma que supuestamente ocurrió en 753 a. C.
  • Personajes. Pueden ser dioses, semidioses, personas o seres sobrenaturales. Generalmente, el personaje principal es un héroe y es el fundador de una ciudad o el creador de una tradición.
  • Origen. Son narraciones anónimas, que se transmitieron de generación en generación y que se han modificado tanto que pueden tener versiones muy distintas.
  • Temas. Los temas centrales son el origen de ciudades, pueblos, rituales y costumbres.
  • Cosmovisión. Dan información fundamental sobre cómo las personas de determinadas civilizaciones comprenden o comprendían el mundo y su funcionamiento.
  • Finalidad. El objetivo era destacar el origen divino de una civilización o de un ritual. Además, en algunos casos, estos mitos eran utilizados para justificar que un pueblo estuviera en un determinado lugar.
  • Narración. La historia de los mitos no siempre aparece en los textos de manera completa y las narraciones no siempre son lógicas o coherentes porque, en general, fueron historias que se transmitían en forma oral.

Ejemplos de mitos fundacionales

  1. El origen de Roma (mito romano)

Según este mito, Rómulo fue quien fundó la ciudad de Roma. El relato comienza un poco antes de la fundación de la ciudad, Numitor era el rey de Alba Longa, pero fue destronado por su hermano, Amulio. Rea Silvia, hija de Numitor y descendiente de Eneas (un héroe troyano), tuvo dos hijos, Rómulo y Remo, con Marte, el dios de la guerra.

Como Rea Silvia tenía miedo de que su tío matara a los gemelos, los colocó en una cesta que dejó en un río para que se salvaran. Una loba los encontró y los crio como si fueran sus hijos. Al tiempo, los hermanos fueron hallados por dos campesinos que cuidaron de ellos. Un día, los gemelos descubrieron cuál era su historia y fueron a Alba Longa para matar a Amulio y devolver el trono a Numitor.

Su abuelo estaba muy agradecido por la hazaña de los dos gemelos y les cedió tierras en el Lacio. Los gemelos querían fundar una ciudad en el lugar en que los había encontrado la loba, pero Rómulo quería construir la ciudad en el monte Palatino y Remo en el Aventino. Para resolver esta disputa, decidieron que tomaría la decisión aquel que viera más aves; Rómulo vio más, así que fue quien ganó el reto y, por lo tanto, también fue designado como rey.

Siguiendo un viejo ritual, Rómulo marcó los límites de la ciudad y dijo que mataría a todo aquel que los cruzara. Remo lo desobedeció, cruzó la línea y Rómulo lo mató porque esas líneas eran sagradas. Rómulo enterró a su hermano y llamó Roma a la ciudad en homenaje a su hermano.

Este mito explica el origen de Roma y, además, conecta el origen romano con el pueblo troyano, ya que los dos gemelos habrían sido descendientes de Eneas, y con los dioses, ya que los gemelos eran los hijos de Marte.

  1. El origen de Atenas (mito griego)

El nombre de la ciudad se debe al nombre de la diosa Atenea. Según este mito, el origen de esta ciudad comenzó con una disputa entre Poseidón, el dios de los mares, y Atenea, diosa de la guerra, la civilización, la justicia y la ciencia, ya que ambos dioses querían ser los guardianes de la ciudad.

Para resolver la disputa, cada dios otorgó un obsequio a los pobladores; Poseidón les dio un manantial, y Atenea creó un olivo. Cécrope, el rey de los pobladores, decidió que el regalo de Atenea era el mejor y así ella se convirtió en la protectora de la ciudad y la ciudad tomó su nombre para homenajearla.

Pero Poseidón estaba muy enojado y, para calmarlo, Cécrope estableció que las mujeres atenienses no tendrían los mismos derechos que los hombres.

  1. El origen de Tebas (mito griego)

Según este mito, Cadmo, el hijo del rey de Fenicia, recibió un oráculo que decía que debía fundar una ciudad en el lugar donde cayera una vaca. El animal cayó en el lugar que después fue Tebas y Cadmo fundó la ciudad.

Después Cadmo mató a un dragón y Atenea, la diosa, le dijo que debía enterrar sus dientes en las tierras de la ciudad recientemente fundada. De estos dientes salieron los primeros habitantes de la ciudad, quienes ayudaron a construirla y a protegerla.

Este mito explica el origen divino de Tebas porque, a través del oráculo, los dioses le explicaron a Cadmo dónde debía construir una ciudad. Además, los primeros pobladores también tenían un origen divino.

  1. Fundación de Tenochtitlan (mito azteca)

Según este mito, existía un pueblo, los nahuas, que provenía de Aztlán. Huitzilopochtli, el rey de los dioses, les ordenó a los nahuas que abandonaran esa ciudad y que desde ese momento no serían más aztecas sino mexicas. Además, les ordenó que fundaran un reino en un lugar donde hubiera un águila comiendo una serpiente sobre un nopal.

Los mexicas caminaron y caminaron para encontrar el lugar, pasaron por otros pueblos, hasta que finalmente dieron con el sitio indicado por el dios, y fundaron la ciudad.

  1. Fundación de Cusco – Manco Cápac y Mama Ocllo (mito inca)

Según este mito, Inti, el dios Sol, envió a la tierra a dos de sus hijos, Manco Cápac y Mama Ocllo, para que fundaran una ciudad. Los dioses llegaron al lago Titicaca con un palo de oro que les serviría para determinar dónde debían fundar la ciudad, ya que el palo solo se enterraría en el lugar designado.

Los dos hermanos caminaron y caminaron, probando si el palo se enterraba. Finalmente, fue en Cusco donde el palo indicó que debían establecer la ciusas.

Después Manco Cápac y Mama Ocllo fueron a buscar personas para que habitaran allí y para transmitirles todos los conocimientos y tradiciones.

Todos los pobladores que trajo Manco Cápac fueron los ciudadanos de primer orden porque él era el dios primogénito, y todos los pobladores que trajo Mama Ocllo fueron ciudadanos de segundo orden.

  1. Fundación de Cusco – Los hermanos Ayar (mito inca)

Según este mito, después de un gran diluvio en la tierra aparecieron en una cueva cuatro hermanos con sus esposas: Ayar Manco y Mama Ocllo, Ayar Cachi y Mama Cora, Ayar Uchu y Mama Rahua y Ayar Auca y Mama Huaco. Ellos estaban en búsqueda de tierras fértiles.

Ayar Cachi tenía una honda de oro y con ella convirtió una montaña en una quebrada. Sus hermanos desconfiaron de él, porque era muy fuerte y lo encerraron en la cueva.

Los tres hermanos y sus esposas siguieron buscando tierras fértiles y un día pasaron por un pueblo en el que había una estatua de piedra, no le dieron mucha importancia, pero cuando Ayar Auca pasó cerca de esta, se convirtió en piedra.

Los dos hermanos restantes y sus esposas siguieron con la búsqueda, pero a Ayar Uchu le salieron alas y se convirtió en el mensajero de los dioses y los hombres.

Solo quedaba Ayar Manco, a quien Ayar Uchu le dijo que los dioses le habían dicho que tenía que cambiarse el nombre por Manco Cápac.

Manco Cápac siguió su camino junto a su esposa y las esposas de sus hermanos, hasta que llegaron al valle de Cusco. Él se dio cuenta de que este era el sitio donde tenía que fundar la ciudad porque fue en el único lugar donde pudo enterrar el bastón de oro que había tenido guardado durante años.

  1. Fundación de Nicea (mito griego)

Nicea era ninfa de los manantiales y era la hija de Sangario, un dios-río, y Cibeles, diosa de la tierra, los animales y la naturaleza. A esta diosa le gustaba cazar y detestaba el amor y, por eso, cuando un pastor se enamoró de ella, lo mató.

Eros, el dios del amor, se enfadó con la ninfa y como castigo hizo que Dionisio se enamorara de ella. Nicea siempre se escapaba de él, pero Dionisio era muy insistente. Finalmente la ninfa accedió a los ruegos de Dionisio y tuvieron dos hijos.

En honor a su amada, Dionisio fundó una ciudad, que llevaba el nombre de la ninfa.

  1. La eucaristía (mito cristiano)

El mito dio origen a un ritual que se lleva a cabo en la misa, una ceremonia católica. La eucaristía es el ritual en el que las personas ingieren una hostia mojada en vino. La hostia representa el cuerpo de Jesús y el vino representa su sangre.

Con este acto se conmemora un mito, el de la Última Cena, en la que Jesús compartió pan y vino con sus doce apóstoles. Además, en el Evangelio de Juan se hace referencia al pedido de Jesús para que sus seguidores realicen este ritual porque todo aquel que comiera ese pan y tomara ese vino resucitaría en el cielo.

  1. Origen del juego de la pelota (mito maya)

Este juego no era considerado como una actividad deportiva por los mayas sino como un ritual en el que se representaban la guerra, la fertilidad, la vida, la muerte y el paso al inframundo.

Según el mito, dos dioses que eran hermanos, Xbalanqué y Hunahpú, querían vengar la muerte de su padre, que había sido asesinado por los habitantes del Inframundo.

Los señores del inframundo retaron a los hermanos para que jugaran al juego de la pelota, los hermanos accedieron y emprendieron el camino al inframundo. Pero unos murciélagos atacaron a los hermanos, le sacaron la cabeza a Hunahpú y se la llevaron a los señores del inframundo. Xbalanqué puso una calabaza en el cuerpo de su hermano para sustituir su cabeza hasta que pudiera recuperar la real.

Xbalanqué y Hunahpú llegaron al inframundo y comenzaron a jugar contra los señores del inframundo utilizando la cabeza de Hunahpú como pelota. Pero, sin que los demás se dieran cuenta, Xbalanqué tomó la cabeza de su hermano, la reemplazó por la calabaza y Hunahpú recuperó su cabeza. El juego siguió, la calabaza se rompió y los gemelos pudieron ganar el juego.

Los señores estaban muy enfadados, atacaron a los hermanos, pero los hermanos pudieron vencer a los habitantes del inframundo. Después de alcanzar esta victoria, Xbalanqué y Hunahpú ascendieron al cielo y se transformaron en el sol y la luna.

  1. Origen del bautismo (mito cristiano)

El bautismo es un ritual cristiano que consiste en sumergir o salpicar con agua bendita a una persona. Este rito tiene como fin purificar y convertir al cristianismo a la persona que es bautizada.

Si bien el bautismo es un ritual de muchas religiones, en la religión cristiana este ritual se originó con el mito del bautismo de Jesús, realizado por Juan el Bautista. Después de este hecho, Jesús les indicó a sus discípulos que debían bautizarse para purificarse. En el Nuevo Testamento también se narran otros bautismos, como el de Cornelio el Centurión, que fue un centurión romano y que quiso bautizarse para adoptar la fe cristiana.

Puede servirte:

¿Cómo citar?

"Mitos fundacionales". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/mitos-fundacionales/. Última edición: 24 de agosto de 2022. Consultado: 27 de septiembre de 2022

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Licenciatura en Ciencias de la Educación (Universidad de Buenos Aires). Profesorado en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Última edición: 24 agosto, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)