10 Ejemplos de Combustibles

Combustibles

Se denomina combustibles a toda la materia susceptible a reacciones de oxidación violentas que liberan cantidades de energía calórica (exotérmicas), por lo general liberando dióxido de carbono (CO2) y otros compuestos químicos como residuo. A dicho comportamiento se le conoce como combustión y responde a la fórmula:

combustible + comburente = productos + energía

  • Los combustibles son, entonces, sustancias inflamables, cuyo potencial calórico es comúnmente aprovechable por el hombre para calentar sus hogares, cocinar su comida e incluso generar electricidad (como en las plantas eléctricas) o movimiento (como en los motores a combustión interna).
  • Los comburentes, por otro lado, son las sustancias o los medios capaces de propiciar este proceso de combustión. En su mayoría son potentes oxidantes.

Tipos de combustibles

Existen diversas formas de combustible y formas distintas de clasificarlos, pero entre todas quizá la más importante sea atendiendo a su constitución química, a saber:

  • Combustibles minerales. Se trata de metales y elementos obtenidos de la naturaleza y susceptibles de combustión en condiciones naturales o, incluso, en situaciones puntuales, como la de ciertos metales que producen llama sin presencia de oxígeno.
  • Combustibles fósiles. Se trata de largas cadenas de hidrocarburos de origen orgánico, que al estar sometidos a presiones ambientales y sedimentación devienen sustancias de alto poder calórico, como el petróleo o el carbón.
  • Combustibles de fusión. Se trata de elementos naturales o sintéticos radiactivos, cuya emisión de partículas puede ser aprovechada para generar reacciones atómicas en cadena de un gigantesco potencial exotérmico, como las ocurridas en una bomba atómica.
  • Biocombustibles. Se trata de sustancias combustibles obtenidas a partir del procesamiento y la fermentación anaeróbica de residuos orgánicos, para formar así alcoholes o éteres de relativa capacidad calórica pero muy bajo costo de producción.
  • Combustibles orgánicos. Se trata de grasas, aceites y otras sustancias de origen viviente cuya naturaleza permite la ignición en condiciones determinadas y que a menudo empleamos en la cocina.

Características de los combustibles

Los combustibles poseen una serie de variables químicas que reflejan sus propiedades específicas y a partir de las cuales se les estudia, como son:

  • Poder calorífero. La capacidad de generación de calor del combustible, es decir, su rendimiento térmico durante la combustión.
  • Temperatura de ignición. El punto de calor y presión necesarios para que se produzca la combustión o la llama en la materia, sin necesidad de añadir calor adicional para perpetuarla.
  • Densidad y viscosidad. Características de la materia combustible que expresan su fluidez y su densidad, es decir, el peso total de la sustancia conforme al volumen que ocupa y al grado de unión entre sus partículas o de suspensión de sólidos en ella.
  • Contenido de humedad. Define el grado de agua presente en el combustible.

Ejemplos de combustibles

carbón - combustible fósil

  1. Carbón. El carbón es una de las formas de presentación del carbono en la naturaleza, junto con el grafito y los diamantes: aglomeraciones de átomos de este elemento, pero dispuestos de una manera muy distinta, por lo que unos son más resistentes que otros y tienen propiedades físicas y químicas diferentes. En el caso del carbón mineral, es una roca negra y sedimentaria muy inflamable, debido a su contenido adicional de hidrógeno, azufre y otros elementos.
  2. Madera. Compuesta por celulosa y lignina, segregadas por el tronco de los árboles, la madera crece año tras año en un sistema de anillos concéntricos. Ha sido el elemento combustible por excelencia de hornos, chimeneas y demás desde tiempos antiguos, ya que arde con relativa facilidad y forma brasas (para cocinar a la parrilla). Esto también ocasiona a menudo incendios forestales capaces de consumir grandes extensiones de madera y de materia orgánica seca.
  3. Keroseno. Conocido también como canfín o kérex, es una mezcla líquida de hidrocarburos, inflamable y obtenida por destilación del petróleo, empleado en estufas y lámparas inicialmente y hoy en día aprovechado como combustible de aviones a reacción (Jet Petrol) y en la manufactura de pesticidas, así como disolvente.
  4. Gasolina. El producto más refinado de los derivados combustibles del petróleo, esta mezcla de hidrocarburos se obtiene por destilación fraccionada (FCC) y se emplea para alimentar motores de combustión interna a lo largo y ancho del mundo. Tiene un gran rendimiento energético de cara a su masa y se clasifica conforme a un índice de octanos presentes u octanaje. Su combustión, sin embargo, libera numerosos gases y elementos tóxicos a la atmósfera.
  5. Alcohol. Con este nombre se conoce a sustancias orgánicas compuestas por un grupo hidroxilo (-OH) unido covalentemente a un átomo de carbono saturado. Son sustancias muy comunes en la naturaleza y se producen como resultado de la fermentación orgánica de los azúcares. Sus propiedades químicas particulares los convierten en buenos disolventes, combustibles y, en el caso puntual del etanol, componente de numerosas bebidas espirituosas.
  6. Gas Natural. El gas natural es un combustible fósil producto de una mezcla ligera de hidrocarburos gaseosos que es posible hallar en yacimientos bajo tierra o acompañando a los depósitos de carbón o de petróleo en la naturaleza. Se emplea abundantemente para alimentar motores a combustión, calefacciones urbanas y centrales eléctricas.
  7. Aceite vegetal. Este compuesto orgánico se obtiene a partir de las semillas, frutos y tallos de las plantas en cuyos tejidos se produce, como el girasol, la oliva o el maíz. Se compone, como la mayoría de los ácidos grasos, de tres ácidos grasos unidos a una molécula de glicerina, por lo que es empleado como alimento -para la cocción-, elaborar jabones y otros productos, e incluso como biocombustible en vehículos híbridos o adaptados.
  8. Benceno. Este hidrocarburo aromático de fórmula química C6H6, cuyos átomos de carbono ocupan los vértices de un hexágono regular, es un líquido incoloro y muy inflamable, cancerígeno y de aroma dulce. Es quizá el producto químico más producido del mundo, ya que es indispensable para sintetizar otros hidrocarburos y compuestos químicos, además de ser parte esencial de numerosos combustibles vehiculares y disolventes.
  9. Magnesio. Elemento químico de símbolo Mg, el séptimo en abundancia en la corteza terrestre y tercero entre los disueltos en el agua del mar. Constituye un ion esencial para todas las formas de vida, si bien este metal no se halla nunca puro en la naturaleza. Es altamente inflamable, sobre todo en forma de virutas o polvo, produciendo una luz blanca intensa que fue empleada a menudo en los inicios de la fotografía. Sin embargo, una vez encendido es difícil de apagar, dada su reactividad con el nitrógeno y el CO2 de la atmósfera.
  10. Propano. Un gas orgánico, incoloro e inodoro, de fórmula química C3H8, cuya enorme combustibilidad y explosividad lo hace idóneo, junto al gas butano (C4H10), para alimentar hornos, cocinas y otros entornos domésticos, ya que a temperatura ambiente es inerte y por lo tanto relativamente seguro. A ambos se los obtiene de diversas etapas de refinación petrolera y juntos constituyen la mayoría de los gases inflamables de uso comercial común hoy en día (gas licuado) en bombonas y garrafas.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "10 Ejemplos de Combustibles". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-combustibles/