Texto sobre el Cuidado del Agua

Texto sobre el Cuidado del Agua

¿Por qué debemos cuidar el agua?

Cuando hablamos de nuestro planeta, en comparación con los vecinos del Sistema Solar, solemos referirnos a él como el “planeta azul”, debido a que casi un 70 % de su superficie está cubierta por agua. De hecho, es el único mundo a nuestro alcance en donde se da este precioso elemento, al menos en su forma líquida, con tanta abundancia natural. Pero ¿significa eso que el agua es un recurso inacabable?

Todo lo contrario.

El agua es un recurso indispensable para la vida, al menos tal y como la entendemos hasta hoy. No solo porque nuestros cuerpos están compuestos en buena medida por agua, sino porque en ella surgieron los primeros microorganismos y en ella habitan hoy las algas responsables de producir la mayor cantidad del oxígeno que respiramos.

Sin embargo, el 97,2 % del agua del planeta es agua salada, como la que hay en los mares y los océanos, por lo que el agua dulce disponible en lagos y ríos no supera el 2,8 %, sumando la contenido en ríos y lagos (0,02 %), aguas subterráneas (0,6 %) y glaciares y hielos eternos (2,2 %). Eso quiere decir que, si bien el mundo está cubierto de agua, no es agua que podamos tomar y aprovechar libremente. Y es por eso que un manejo adecuado del agua es un asunto vital.

Mi reino por un vaso de agua

A diario, la especie humana utiliza unos 3600 km3 de agua dulce al día, es decir, unos 1.600 litros de agua por habitante cada día. De ese total, se estima que la mitad se desaprovecha, se deja evaporar o se devuelve al medioambiente de alguna manera, mientras que el resto se destina al uso doméstico (10 %), industrial (25 %) o agrícola (65 %). Y estas aguas, después de ser utilizadas en nuestros hogares, nuestras fábricas o en el riego de nuestros sembradíos, ya no son aptas para nuestro consumo, por lo que son vertidas al ecosistema repletas de sustancias y añadidos contaminantes, de los que se ocupa la naturaleza, si es que puede.

Al mismo tiempo, 3 de cada 10 personas en el mundo carecen de acceso al agua potable, una cifra que de cara al ritmo actual de despilfarro del agua en el mundo, podría ascender en 2050 al 50 % de la población humana. Y si consideramos que allí donde escasea el agua es imposible desarrollar una agricultura, la perspectiva alimenticia tampoco será muy buena para buena parte de la especie en el futuro.

El solo hecho de abrir el grifo en nuestra cocina y contar con agua potable es, nos guste o no, un privilegio. Y ello implica que debemos hacernos lo más responsables posible respecto de la utilización de este preciado líquido.

¿Cómo podemos cuidar el agua?

Proteger el agua no es tarea sencilla y exige de nuestra parte mucha conciencia ecológica, pero también mucha militancia para que las instituciones vigilen el uso del agua por parte de las grandes corporaciones y los grandes cultivadores, puesto que son ellos quienes más la utilizan y mayores dividendos obtienen de su aprovechamiento. Sin embargo, son muchas las cosas que los ciudadanos podemos hacer para aportar nuestro granito de arena:

  • Resolver las pérdidas de agua en casa, en tuberías, grifos y cualquier tipo de instalaciones. Esto, además, nos hará ahorrar dinero mensualmente.
  • No dejar el agua correr libremente durante el cepillado dental, el fregado de platos o el lavado de manos, y procurar tomar duchas más breves (5 minutos bastan).
  • Utilizar baldes de agua y no la manguera a la hora de lavar los automóviles o el suelo de la entrada a nuestras casas. Debemos tratar el agua con el valor que realmente tiene, no como si fuera algo inacabable y gratuito.
  • Educar a las generaciones venideras para que comprendan el justo valor del agua y abandonen las prácticas derrochadoras.
  • Apoyar iniciativas vecinales, nacionales o internacionales de ahorro de agua, de limpieza del agua y reciclaje de aguas servidas. Y exigir a nuestros gobiernos medidas concretas para el cuidado del agua.
  • Elegir alimentos locales y de temporada, para hacer menos rentable el negocio agrícola y ganadero internacional, que es el mayor consumidor de agua en el mundo. 170 mil litros de agua se requieren para producir apenas 300 gramos de pollo procesado.
  • Destinar el aceite usado de cocina, el líquido de frenos, los anticongelantes y detergentes con fosfatos a una planta de reciclaje o algún destino sustentable, pues estas sustancias van a dar a mares y ríos en donde producen gigantescos márgenes de contaminación acuática. También puedes, como consumidor, apostar por productos biodegradables y ecológicos.
  • Instalar purificadores y/o filtros en casa y tomar agua del grifo, para no comprar aguas envasadas. Esto no solo te ahorrará dinero a la larga, sino agua: para fabricar una botella de 1 litro de agua mineral, hay 5 litros de agua que se consumen, entre otras cosas, en el sistema de refrigeración de las plantas envasadoras.

Juntos, podemos hacer una diferencia. El agua es el recurso natural más valioso del planeta.

Referencias:

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Texto sobre el Cuidado del Agua". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/texto-sobre-el-cuidado-del-agua/