Texto Expositivo sobre el Calentamiento Global

Texto Expositivo sobre el Calentamiento Global

¿Qué es el calentamiento global?

Se conoce como calentamiento global a un fenómeno de escala planetaria, que consiste en el paulatino incremento de las temperaturas de las capas de la atmósfera más cercanas a la superficie de la Tierra, lo cual trae consigo cambios importantes en los ciclos climáticos y en la composición de la química terrestre, y en consecuencia, en la dinámica misma de la vida.

El calentamiento global, también llamado cambio climático, comenzó a ser una preocupación para la humanidad a mediados del siglo XX, cuando se hizo evidente que la acumulación en la atmósfera de gases ricos en carbono, principalmente el dióxido de carbono (CO2) y el metano (CH4), producen el llamado “efecto invernadero”: absorben y retienen la radiación infrarroja emitida por el Sol y acumulan esa energía en forma de calor atmosférico. Dichos gases figuran entre los principales contaminantes atmosféricos de nuestro modelo de vida contemporáneo.

¿Es la humanidad responsable del calentamiento global?

Aunque el cambio climático se ha producido numerosas veces en la historia geológica de la Tierra (alternando épocas glaciales y eras tropicales), jamás lo hizo con la velocidad vertiginosa que ha demostrado desde finales del siglo XIX hasta hoy, algo que coincide con el inicio de la industrialización global de las sociedades humanas. Y es por ello que la comunidad científica mundial considera “extremadamente probable” que estos márgenes anormales de calentamiento sean nuestra responsabilidad como especie.

Los primeros registros del incremento de calor atmosférico datan de mediados del siglo XIX, y registran desde 1880 hasta hoy un incremento total de 0,8 °C en la temperatura media global, a una velocidad que se multiplicó a lo largo del siglo XX, aumentando cada década entre 0,13 y 0,22 °C.

Hasta la fecha, 2014 ha sido el peor año del registro. Y aunque estas cifras aisladas pueden parecer poca cosa, se estima que un aumento total de apenas 1,5 °C en la temperatura mundial traería consecuencias biológicas catastróficas, y un aumento total por encima de 2 °C haría el proceso de calentamiento ya del todo irreversible, al menos en tiempos humanos.

Las consecuencias del calentamiento global tienen una incidencia directa sobre la vida en el planeta tal y como la conocemos. Una mayor temperatura global ocasiona el derretimiento de los polos y las nieves eternas en las cimas montañosas, incrementando los niveles de agua y humedad atmosférica.

Esto no solo supone que muchas ciudades costeras se verán inundadas por los océanos, lo cual de por sí es grave, sino también que tendremos un sistema climático global más caótico y extremo: inviernos más fríos y veranos más calientes a la vez, precipitaciones torrenciales y/o sequías prolongadas, en resumen, un mundo más impredecible e inhóspito.

Además, las consecuencias económicas y humanitarias de esto serían impredecibles y posiblemente catastróficas, como la expansión de los desiertos subtropicales y la reducción del suelo cultivable, o la desoxigenación de los océanos, que acabaría con su gran biodiversidad. Y dada la latencia de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, esta situación podría durar decenas de miles de años.

¿Cuál es la solución para el calentamiento global?

Las soluciones a este problema no son sencillas. Una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por actividad humana implica también una reducción de la producción y de la generación de energía, lo cual es incompatible con nuestro modelo económico y de consumo en la actualidad.

Se requiere de una disminución de alrededor del 80 % de la producción actual de dióxido de carbono para frenar el calentamiento global a tiempo de preservar más o menos nuestros estándares de vida.

Las grandes potencias globales han emprendido, aunque lentamente, el proceso de ajuste de sus respectivas economías hacia un modelo “verde” o “sustentable”, y se han fijado el año 2050 como tope para llevar a cabo dicha transición.

Referencias:

¿Qué es un texto expositivo?

Un texto expositivo es un tipo de escrito cuya misión esencial es brindar al lector, de un modo objetivo, información puntual y concreta sobre un tema específico. En ello se diferencia de otros tipos textuales, como el texto argumentativo o el texto narrativo, ya que el texto expositivo no contiene ni argumentos u opiniones a favor de una perspectiva, ni tampoco alguna clase de relato o narración.

Los textos expositivos se centran ante todo en la información, por lo que normalmente son desapasionados e impersonales y más o menos rigurosos en su abordaje del tema. Son textos en los que predominan los datos, las observaciones, las citas textuales y otros recursos para, como su nombre lo indica, exponer al lector un aspecto de la realidad.

Para redactar un texto expositivo debemos ante todo documentarnos sobre el tema deseado y después reproducir las ideas, de las más generales a las más específicas (o al revés), sin involucrar nuestros propios puntos de vista al respecto, sino ciñéndonos a lo estrictamente informativo.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Texto Expositivo sobre el Calentamiento Global". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/texto-expositivo-sobre-el-calentamiento-global/