Qué son y cuáles son las
Ramas de la Ciencia

Cuando se habla de las ramas de la ciencia, se hace referencia a la manera en que se organizan o se clasifican los saberes científicos, basándose en sus rasgos compartidos, esto es, en el tipo de saberes de los que se ocupa cada una. Dentro de cada rama, por lo tanto, están las subramas o disciplinas a las que aludimos normalmente, como las matemáticas, la sociología o la geografía.

Esta clasificación no ha sido siempre la misma, sin embargo, y ha variado significativamente con el paso de los siglos, a medida que cambia el concepto de ciencia.

La clasificación contemporánea de las ciencias distingue entre cinco grandes ramas o divisiones científicas principales, pero es importante destacar que ninguna de ellas constituye un campo del saber aislado de las demás.

De hecho, dentro de cada una existen diversas subramas dedicadas a temas más específicos (por ejemplo, dentro de la química están la química orgánica y la química inorgánica), y a la vez disciplinas enteras que surgen de la intersección de las disciplinas de una misma rama (como la astrofísica o la bioquímica, fruto del cruce de la astronomía y la física, y de la biología y la química, respectivamente) o incluso de disciplinas pertenecientes a ramas diferentes (como la psicología del arte).

Ramas de la ciencia

  1. Las ciencias formales

Las ciencias formales son aquellas que se dedican al estudio de objetos abstractos y sistemas mentales, que si bien no existen en el mundo físico, sí describen relaciones y proporciones aplicables a la comprensión de la realidad. Dicho de otro modo, estas ciencias se ocupan de las relaciones y las formas mentales en sí mismas, y por eso sirven de base para el estudio de la realidad física o natural.

Se trata de un conjunto de ciencias puramente deductivas, que no admiten ni la inducción ni la abducción, y cuyo objeto de estudio es ideal (o sea, pertenece al mundo de las ideas), planteado en términos de la verdad lógica. Para las ciencias formales lo importante es la validación de sus razonamientos como definiciones, proposiciones y axiomas, o sea, como sistemas formales que respondan a sus propias reglas de manera lógica y coherente.

Los principales ciencias formales son:

  • La matemática. Estudia las relaciones, proporciones y sistemas conformados por los números.
  • La lógica. Estudia los principios de validación y demostración del pensamiento racional.
  • La informática. Estudia los sistemas informáticos o de manejo de la información de cara a su aplicación en modelos computarizados.
  1. Las ciencias naturales

Las ciencias naturales o ciencias de la naturaleza (también conocidas como ciencias físicas, ciencias “puras” o ciencias “exactas”) son las herederas de la filosofía natural o historia natural de la antigüedad, cuyo objeto de estudio es el mundo físico y real de la naturaleza. Estas ciencias se ocupan de describir y entender el mundo que nos rodea: sus leyes, sus elementos constitutivos, sus principios fundamentales, yendo de lo más básico y abstracto, hasta lo más concreto y tangible.

Las ciencias naturales tienen una estrecha relación con las ciencias formales, ya que los sistemas abstractos de estas últimas les sirven como sistema para medir, describir y entender la realidad. Es por eso que, por ejemplo, la física se apoya fuertemente en la matemática para describir las leyes que gobiernan el universo.

Por otro lado, las ciencias naturales se rigen por el método empírico-analítico, es decir, el método científico, diseñado para permitir la demostración y replicación en un ambiente controlado de los fenómenos estudiados.

Los principales ciencias naturales son:

  • La física. Estudia y describe las leyes y fenómenos fundamentales que gobiernan el universo conocido: la energía, la fuerza, el movimiento, el espacio-tiempo, etc.
  • La química. Estudia la composición, estructura y propiedades de la materia, así como las dinámicas de transformación a las que puede ser sometida.
  • La biología. Estudia la vida en sus numerosas y distintas apariciones y dinámicas, lo orgánico y los procesos biológicos, propios de la materia viva.
  • La astronomía. Estudia los cuerpos celestes del universo, es decir, aquellos que existen más allá de las fronteras de nuestro planeta, como las estrellas, los planetas, las galaxias, etc.
  • La geología. Estudia la composición y estructura del planeta Tierra, tanto en su aspecto superficial como en sus profundidades, y también su origen y su historia.
  1. Las ciencias sociales

Las ciencias sociales son aquellas disciplinas que nacieron en el siglo XIX del deseo de aplicar a la sociedad humana el método científico y las rigurosidades del estudio del mundo natural. Para ello debieron adaptar a la naturaleza cambiante, impredecible y compleja de la humanidad los instrumentos conceptuales de las ciencias naturales, y en ese sentido en lugar de acudir a experimentos en laboratorios, emplean instrumentos cualitativos (y cuantitativos) como encuestas, entrevistas, estudios del discurso y otros similares, que permiten tomar en cuenta el principal aspecto que diferencia a la humanidad de las poblaciones animales: la subjetividad.

Las ciencias sociales son, sin embargo, ciencias objetivas, dedicadas al estudio de las manifestaciones materiales e inmateriales de la humanidad, pero su difícil objeto de estudio las empuja hacia la descripción e interpretación, y no hacia la formulación de teorías rígidas y empíricas, como en el caso de las llamadas “ciencias exactas”. Sin embargo, su abordaje a través de lenguajes formales sigue siendo mucho más semejante al de las ciencias naturales, que al de las humanidades o ciencias humanas.

Los principales ciencias sociales son:

  • La sociología. Estudia científicamente las dinámicas propias de la sociedad humana y sus relaciones con el individuo.
  • La psicología. Estudia la conducta humana y su relación con la psique o las ideas que constituyen la mente.
  • La antropología. Estudia al ser humano desde una perspectiva holística, tratando de integrar sus aspectos biológicos con sus aspectos culturales.
  • Las ciencias políticas. Estudian el ejercicio del poder dentro de las sociedades humanas y los diferentes modelos de gobierno que a lo largo de la historia se han desarrollado.
  • La demografía. Estudia las poblaciones humanas desde un punto de vista estadístico, para comprender su evolución, sus dimensiones, su estructura y sus procesos de migración.
  • La economía. Estudia las dinámicas de producción (o sea, de transformación de los materiales) ejercidas por la humanidad en función de la satisfacción de sus necesidades básicas como especie.
  • La geografía. Estudia la manera en que la humanidad representa gráficamente al planeta Tierra y las formas en que concibe sus divisiones territoriales: países, regiones, paisajes, lugares, etc.
  • La historia. Estudia los modos en que la humanidad organiza su memoria colectiva, es decir, sus modos de relatar el pasado y las relaciones que ello conforma con el presente.
  • La lingüística. Estudia científicamente el lenguaje verbal y la capacidad comunicativa del ser humano.
  • La arqueología. Estudia el pasado de la humanidad a partir de los restos de civilizaciones antiguas.
  1. Las ciencias humanas

Las ciencias humanas o humanidades son un conjunto de disciplinas que estudian al ser humano en sus dimensiones estrictamente culturales, es decir, sin abarcar sus aspectos biológicos o poblacionales. Esto significa que su objeto de estudio es la cultura humana, comprendida como el lenguaje, el pensamiento y las distintas y numerosas formas de expresión artística. Se trata de un concepto que se opone al de las ciencias naturales, pero a la vez lo complementa.

Las ciencias humanas son tan antiguas como las ciencias naturales: poseen una larga y rica tradición clásica, y a su vez una medieval con los sistemas del Trivium et Quadrivium (o sea, las artes liberales del medioevo). A partir del siglo XIX se las denominó como “ciencias de la cultura” o “ciencias del espíritu”.

Los principales ciencias humanas son:

  • La filosofía. Estudia el saber y el pensamiento mismo, o sea, la reflexión sobre los asuntos trascendentales y fundamentales de la existencia: el ser, la existencia misma, la moral, la ética, etc.
  • La filología. Estudia los textos escritos y procura recomponer lo más fielmente sus sentidos y contextos originales.
  • Las ciencias literarias. Estudian la literatura desde un punto de vista múltiple: su historia, las teorías que surgen en torno a ella y la crítica o valoración de las obras literarias.
  • Las ciencias de la religión. Estudian las distintas formas en que el ser humano se conecta con lo divino, o sea, con que satisface su necesidad de trascendencia y espiritualidad.
  • Las ciencias del arte. Estudian la noción del arte desde una perspectiva general y totalizadora, abarcando desde la teoría del arte y la crítica del arte, hasta la historia del arte y de las manifestaciones artísticas.
  • La estética. Estudia la belleza en sus diferentes manifestaciones.
  • La educación. Estudia los modos de transmisión del conocimiento y formación de las generaciones venideras, apoyándose a menudo en distintas ciencias sociales como la psicología.
  • La musicología. Estudia la música en sus diversos aspectos posibles, ya sea su historia, sus particularidades o la teoría musical.
  1. Las ciencias aplicadas

Las ciencias aplicadas son un conjunto de disciplinas científicas que estudian la realidad con el propósito predeterminado de resolver algún problema o desarrollar alguna herramienta para dar respuesta a una necesidad. En general, se oponen a la idea de ciencias fundamentales (aquellas que no persiguen aplicación práctica) y se desprenden de ellas tanto en el campo de los saberes formales, naturales o sociales.

Las ciencias aplicadas se caracterizan por su dimensión práctica, aplicable, que busca siempre cambiar en alguna medida el estado de las cosas. De allí que sean disciplinas muy valoradas por la sociedad, ya que sus adelantos son percibidos de un modo muy concreto e inmediato. Esto no significa que no existan puentes importantes entre las demás ciencias y las ciencias aplicadas, de hecho, la idea misma de su existencia depende de que existan conocimientos teóricos que aplicar.

Los principales ciencias aplicadas son:

  • La medicina. Estudia el cuerpo humano, su estructura y sus procesos, con el fin de combatir la enfermedad y la degeneración lo más posible, extendiendo no solo el tiempo sino también la calidad de vida de las personas.
  • La ingeniería. Estudia la aplicación de las ciencias naturales en el desarrollo tecnológico, o sea, la fabricación de instrumentos, máquinas, herramientas y dispositivos para facilitar la vida humana.
  • Las ciencias de la comunicación. Estudian las dinámicas de transmisión de información dentro de la sociedad humana y cómo pueden aprovecharse en áreas tan distintas como la educación, el marketing, la política o la economía.
  • Las ciencias de la salud. Estudian las relaciones entre salud y enfermedad, así como la posibilidad de aprovechamiento de los saberes científicos y tecnológicos para prevenir enfermedades, mejorar la salud individual o resolver dilemas de salud pública.

Referencias:

Sigue con:

¿Cómo citar?

"Ramas de la Ciencia". Autor: Sabrina B.. De: Argentina. Para: Enciclopedia de Ejemplos. Disponible en: https://www.ejemplos.co/ramas-de-la-ciencia/. Última edición: 1 de febrero de 2022. Consultado: 17 de mayo de 2022

Sobre el autor

Autor: Sabrina B.

Última edición: 1 febrero, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)