Ensayo Científico de Conciencia Ecológica

Ensayo Científico de Conciencia Ecológica

Conciencia ecológica, un factor clave para el mundo venidero

Parece un lugar común de nuestros días mencionar la importancia de una conciencia ecológica, o sea, de una actitud responsable respecto al medio ambiente, a la hora de pensar las dinámicas de producción del mundo actual y el inmediatamente venidero. Sin embargo, nada podría resultar más urgente, dadas las terribles consecuencias climáticas y ambientales que nuestro actual modelo industrial tiene a mediano plazo.

La producción y la rentabilidad que alguna vez guiaron el emprendimiento y la innovación contemporánea ahora deben ceder su lugar a la sustentabilidad y la limpieza ecológica, factores que sin embargo encuentran una inmensa oposición de parte de amplios sectores de la sociedad. Esto se debe en parte a la natural resistencia al cambio de los seres humanos y también a la falta de una campaña eficaz de concientización ecológica.

Esto último, hay que decirlo, ha comenzado a cambiar recientemente, aunque todo apunta a que lo estaría haciendo muy tarde. La fecha tope de 2030 para introducir cambios drásticos y significativos en nuestro modelo productivo para retrasar —no digamos “impedir del todo”— la aparición de fenómenos climáticos extremos e irreversibles no parece dar mucho margen para un cambio significativo en los patrones culturales de consumo y producción. Eso probablemente signifique que las generaciones venideras deberán luchar arduamente por sus derechos ambientales, es decir, por su derecho a un mundo habitable. Algunos dicen que esa lucha ya ha comenzado.

¿Qué es la conciencia ecológica?

Podemos definir la conciencia ecológica como la capacidad para visualizar y comprender el costo ambiental que el propio estilo de vida conlleva, es decir, la posibilidad de tomar en cuenta el factor medioambiental ya no como un elemento moral a gran escala, algo que comentar en los cafés y que achacar siempre a otros o “al sistema”, sino como algo personal y relevante en la propia existencia.

Esto significa que la conciencia ecológica debe ser fomentada en los ciudadanos, pero también impuesta (a través de las leyes) a los consorcios industriales y empresariales: el factor ambiental debe ser un elemento central en la planificación productiva, como lo ha sido desde siempre la rentabilidad.

Esta necesidad ha estado patente en el discurso ecologista desde mediados del siglo XX, que dio forma al llamado “capitalismo ecológico” o “consumismo verde”, es decir, al supuesto régimen industrial bienintencionado que dedica una porción de sus ganancias a financiar los esfuerzos por la “sostenibilidad” de su propio negocio.

Sin embargo, los tiempos de los gestos de conciencia y de las buenas intenciones parecen haber pasado ya. Y cuando hablamos de conciencia ecológica hoy en día, no nos referimos a la Responsabilidad Social Empresarial acostumbrada, sino a la plena disposición a realizar cambios profundos en el modelo productivo para privilegiar (y no subsidiar) el factor ecológico.

Fomentar la conciencia ecológica

Internet está repleto de recomendaciones diarias para que el consumidor promedio “ponga su granito de arena”: medidas cómodas que alivianan la conciencia y que distraen del cambio urgente de paradigmas que realmente se necesita. Claramente debemos reciclar, reusar y reducir el consumo, y claramente debemos ser más conscientes de cómo se produce lo que consumimos; pero las fuentes de información al respecto no pueden ser las propias empresas que desean sostener nuestro consumo.

Tendríamos, por el contrario, que ser los consumidores quienes les exijamos a las empresas una rendición de cuentas respecto a la conciencia ecológica presente en su modelo de negocios. ¿Qué medidas están tomando para dar el salto hacia una sociedad sostenible? ¿Cuánto de su presupuesto están dispuestas a invertir para continuar recibiendo nuestro apoyo bajo la forma de consumo? ¿Cuán transparentes están siendo con nosotros? Y, lógicamente, el Estado debe acompañar estas indispensables iniciativas de organización ciudadana, y cuando no fomentarlas y facilitarlas.

Se trata, pues, de una lucha importante que implica tanto el aparato educativo y la iniciativa ciudadana, como el compromiso del sector económico-productivo y del Estado. Puede que esta sea, a fin de cuentas, la oportunidad de causar un cambio de conciencia profundo que no solo nos salve de la catástrofe climática sino que además nos permite enfrentar otros problemas de importancia.

Referencias:

¿Qué es un ensayo científico?

Un ensayo científico es un tipo de escrito que aborda un tema científico, lo explora en profundidad y sostiene sus hallazgos, hipótesis y conclusiones en la evidencia científica, esto es, en investigaciones propias y/o ajenas en el área. Se trata del tipo principal de documentos en las publicaciones científicas y divulgativas, dirigido a un público especializado o general, y cuyo propósito fundamental es transmitir y preservar el saber científico.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Ensayo Científico de Conciencia Ecológica". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/ensayo-cientifico-de-conciencia-ecologica/