Ejemplos de
Bienes de primera necesidad

En economía, se llama bienes de primera necesidad o bienes esenciales a aquellos productos y servicios que resultan indispensables para la supervivencia de las personas o para el desempeño mínimo de la actividad productiva, por lo que su demanda no disminuye ni siquiera en tiempos de crisis. Por ejemplo: electricidad, carne, prendas de vestir.

Los bienes de primera necesidad son un tipo de bienes normales (o sea, cumplen con la ley normal de la demanda), es decir, bienes cuya demanda aumenta conforme aumenta también el ingreso del consumidor, aunque en este caso aumenta de un modo no proporcional a la renta, es decir, que mientras más ingreso tiene una persona, más bienes de primera necesidad puede comprar, pero su necesidad de ellos disminuye y, por lo tanto, también la cantidad de ellos que consume. A este fenómeno se le conoce en economía como la ley de Engel.

Por ejemplo: las personas de dieta carnívora siempre necesitan comprar carne, pero las personas con menores ingresos compran solo algunos cortes de carne fundamentales, mientras que las personas con mayores ingresos pueden comprar diferentes tipos de carne o incluso sustituirlas por otras opciones, de modo que la demanda de la carne puede aumentar en las clases pudientes, pero solo hasta cierto punto, ya que las necesidades básicas están cubiertas de antemano.

En eso, por otro lado, se distinguen los bienes de primera necesidad de los bienes de lujo: los primeros se consideran indispensables para la vida y, por ende, deben estar disponibles para todo el mundo, mientras que los segundos son bienes exquisitos que no son indispensables para vivir, de modo que su demanda depende de quien pueda pagarlos.

En su mayoría, los bienes de primera necesidad son provistos por la infraestructura pública o por empresas cuya labor está fuertemente coordinada con el Estado. Por este motivo, muchos de sus productos pueden contar con subsidios, controles de precios u otros mecanismos que garanticen el acceso universal a los bienes.

Ejemplos de bienes de primera necesidad

Es importante notar que la consideración de un bien como de primera necesidad puede depender de las leyes y consideraciones del Estado, de modo que no siempre son los mismos de un país a otro. Incluso es posible que, de cara a una situación inesperada o de emergencia, un gobierno agrande o achique la lista de los considerados bienes esenciales.

Sin embargo, a groso modo son ejemplos de bienes de primera necesidad los siguientes:

  1. Los servicios básicos: electricidad, suministro de agua, servicio de aguas servidas, suministro de gas, servicio de telefonía e internet, entre otros.
  2. Las fuentes básicas de proteína animal: carne, cerdo y pollo, principalmente, aunque normalmente los cortes y las variedades consideradas estándar o básicas.
  3. Los alimentos procesados de consumo masivo: arroz, pastas, harinas, panes, quesos comunes y otros productos que se hallan presentes de manera continua y abundante en la dieta de las personas.
  4. La ropa común: las prendas de vestir que no provienen de marcas de lujo, ni de diseñadores, sino que son de acceso común y masivo.
  5. Los alimentos infantiles: las compotas, la leche y otros productos alimenticios destinados a la infancia (como los sucedáneos de la leche).
  6. Insumos básicos para cocinar: como el aceite de cocina, el vinagre, la sal, el azúcar, los huevos, entre otros.

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar?

"Bienes de primera necesidad". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/bienes-de-primera-necesidad/. Última edición: 29 de agosto de 2022. Consultado: 27 de septiembre de 2022

Sobre el autor

Última edición: 29 agosto, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)