Ejemplos de
Bienes de Lujo

En economía, se llama bienes suntuarios o bienes de lujo a ciertos productos y servicios que no resultan de necesidad para la supervivencia, sino que son opcionales aunque puedan incidir en un mejor estilo de vida. Por ejemplo: automóviles de último modelo, obras de arte originales, mansiones. Este tipo de bienes se caracteriza porque conforme aumentan los ingresos de un consumidor, también aumenta proporcionalmente su demanda de bienes de lujo; y en caso de caer el ingreso del consumidor, lógicamente cae también su adquisición de estos bienes.

Los bienes de lujo, así como los bienes de primera necesidad, son un tipo de bien normal (o sea, que cumplen con la ley normal de la demanda), y eso significa que para aumentar su demanda, deberá aumentar también la renta del consumidor. Sin embargo, los bienes de lujo se distinguen de los de primera necesidad en que estos últimos son consumidos para satisfacer necesidades básicas de subsistencia, mientras que los bienes de lujo ofrecen un “extra” de calidad de vida o de estatus social.

Por ejemplo, si una persona se gana el gran premio de la lotería, sus necesidades básicas (comida, servicios básicos) crecerán un poco más, pero pronto estarán cubiertas; entonces podrá dedicar el resto de su dinero a inversiones y a compras extra, como cambiar su automóvil por uno nuevo y último modelo, o cambiar su casa por una más grande. Sin embargo, si el dinero comienza a escasear, tendrá que dejar de hacer gastos semejantes, pero seguirá gastando más o menos lo mismo en comida y servicios básicos.

La adquisición de bienes de lujo suele ser comprendida como un “exceso” de parte de las clases más pudientes, lo cual a menudo implica que suele ser objeto de impuestos y gravámenes, con el objetivo de financiar otros sectores de la sociedad y tratar de redistribuir parcialmente la riqueza.

Ejemplos de bienes de lujo

Así como ocurre con los bienes básicos de consumo, la línea que separa los bienes ordinarios de los bienes considerados de lujo suele estar establecida de manera convencional, de modo que puede cambiar de acuerdo a las políticas locales o en momentos particulares.

Sin embargo, en general se consideran bienes de lujo los siguientes ejemplos:

  1. Automóviles de último modelo y vehículos aéreos o acuáticos privados, como yates, lanchas, avionetas privadas, o automóviles de marcas prestigiosas.
  2. Mansiones, haciendas o grandes propiedades territoriales dotadas de tierras no productivas o recreativas.
  3. Ropa, perfumes y accesorios personales de diseño y/o de alta costura.
  4. Licores con denominación de origen como vinos, whiskies, champaña y otras bebidas alcohólicas.
  5. Obras de arte originales, destinadas a colecciones personales y/o fundaciones privadas.
  6. Exquisiteces y alimentos de lujo, como caviar, quesos extranjeros, frutos de países lejanos y chocolates de diseñador.
  7. Idas a restaurantes internacionales (por ejemplo, con estrellas Michelin) y viajes hacia lejanos paraísos exóticos.

Referencias:

Sigue con:

¿Cómo citar?

"Bienes de Lujo". Autor: Sabrina B.. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/bienes-de-lujo/. Última edición: 12 de marzo de 2022. Consultado: 14 de mayo de 2022

Sobre el autor

Autor: Sabrina B.

Última edición: 12 marzo, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)