Ejemplos de
Bienes principales y accesorios

En derecho, se llama bienes principales (y/o cosas principales) a aquellos que poseen una existencia propia e independiente, y bienes accesorios (y/o cosas accesorias) a aquellos que, por el contrario, dependen de otro bien (principal) para existir o están subordinados a este. Los bienes accesorios sirven, como su nombre lo indica, para caracterizar o permitir el disfrute del bien principal.

Esta diferenciación permite distinguir a los bienes que tienen sentido en sí mismos, de aquellos cuyo rol es complementar a otros bienes, del mismo modo en que un cuadro es una obra autónoma en sí misma, sin importar cómo se presente, mientras que un marco sirve para complementar un cuadro y embellecerlo, pero en sí mismo y en solitario carece de todo sentido.

Los criterios para definir cuándo un bien es accesorio pueden ser:

  • Cuando son partes integrantes. Es decir, cuando su ausencia impide el correcto funcionamiento del bien principal.
  • Cuando son pertenencias del principal. Es decir, cuando forman parte del conjunto que es el bien principal.
  • Cuando son subproducto del bien principal. Es decir, cuando el bien principal sirve para producir u obtener bienes secundarios.
  • Cuando forman parte del acuerdo entre las partes. Es decir, cuando los involucrados deciden incluir un bien junto a otro en una transacción.

De este modo, los bienes principales poseen una vida jurídica independiente, mientras que los bienes accesorios no. De modo que el destino de estos últimos depende del de los primeros: si se extingue el derecho principal, se extingue también el accesorio. Por ejemplo, en caso de enajenación de los principales, los accesorios suelen formar parte del acuerdo, ya que estos últimos no tienen una existencia autónoma. Por el contrario, los bienes accesorios pueden ser intercambiados independientemente de si se posee un bien principal o no, como ocurre con los repuestos de un automóvil: no se puede vender un automóvil sin las partes que lo componen, pero sí se pueden vender estas últimas por separado.

Ejemplos de bienes principales y accesorios

Los siguientes son ejemplos de bienes principales y de bienes accesorios:

  1. Bien principal: una hacienda de cultivo.
    Bienes accesorios: la tierra, los árboles, las frutas obtenidas, las herramientas de cultivo, el tractor y las edificaciones de la hacienda.
  2. Bien principal: un automóvil.
    Bienes accesorios: las llantas, las autopartes, los espejos retrovisores, los asientos, el motor, el combustible.
  3. Bien principal: una guitarra.
    Bienes accesorios: las cuerdas, las clavijas, el estuche.
  4. Bien principal: un departamento.
    Bienes accesorios: el inodoro, la ducha, las lámparas, el lavamanos, la cocina o incluso una hipoteca.
  5. Bien principal: un rebaño de ovejas.
    Bienes accesorios: la lana de los animales, el redil para guardarlas, el pasto para alimentarlas.
  6. Bien principal: un museo.
    Bienes accesorios: las obras de arte, los hallazgos arqueológicos, las paredes móviles, los anaqueles de exhibición.
  7. Bien principal: una granja de apicultura.
    Bienes accesorios: las abejas, la miel que producen, los panales y los trajes protectores.
  8. Bien principal: un restaurante.
    Bienes accesorios: las mesas, las sillas, la cocina, el letrero de la entrada, las bandejas de los meseros y sus uniformes, los platos, los cubiertos y los vasos.
  9. Bien principal: una consola de videojuegos.
    Bienes accesorios: los mandos, el adaptador de corriente, los juegos.

Referencias

Sigue con:

¿Cómo citar?

"Bienes principales y accesorios". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/bienes-principales-y-accesorios/. Última edición: 29 de agosto de 2022. Consultado: 27 de septiembre de 2022

Sobre el autor

Última edición: 29 agosto, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)