20 Ejemplos de
Alcanos

Los alcanos son una clase de hidrocarburos en la que un número variable de átomos de carbono se unen entre sí por enlaces simples, a modo de esqueleto, y cada átomo de carbono se une a su vez a átomos de hidrógeno, que eventualmente pueden estar sustituidos por otros átomos o grupos funcionales. Por ejemplo: cloroformo, metano, octano.

La fórmula molecular de los alcanos de cadena lineal abierta es CnH2n+2, donde C representa al carbono, H al hidrógeno y n al número de átomos de carbono. Los alcanos son hidrocarburos saturados, lo que significa que no tienen enlaces dobles o triples. Para nombrarlos, se utiliza el sufijo “-ano” luego de nombrar la cadena carbonada utilizando el prefijo correspondiente a la cantidad de átomos de carbono (et- (2), pro- (3), but- (4), pen- (5), hex- (6), hep- (7), etc).

Puede servirte:

Clasificación de los alcanos

Dentro de los alcanos se suelen reconocer dos grandes grupos: los de cadena abierta (también llamados acíclicos) y los de cadena cerrada (o cíclicos).

Cuando los compuestos de cadena abierta no presentan ninguna sustitución de los hidrógenos que acompañan a cada átomo de carbono, reciben el nombre de alcanos lineales: son estos los alcanos más simples. Cuando presentan alguna sustitución de alguno de sus hidrógenos por una o varias cadenas carbonadas, reciben el nombre de alcanos ramificados. Los sustituyentes más comunes son los grupos etilo (CH3CH2-) y metilo (CH3-).

Por su parte, existen compuestos con un único ciclo en la molécula (monocíclicos) y otros con varios (policíclicos). Los alcanos cíclicos pueden ser homocíclicos (se forman con la intervención exclusiva de átomos de carbono) o heterocíclicos (en los que participan otros átomos, por ejemplo, oxígeno o azufre).

Alcanos

Propiedades físicas de los alcanos

En general, las propiedades físicas de los alcanos están condicionadas por la masa molecular (a su vez vinculada con la longitud de la cadena carbonada). Los de menor número de carbonos son gaseosos a temperatura ambiente, aquellos que van desde los 5 hasta los 18 átomos de carbono son líquidos, y por encima de este número son sólidos (semejantes a la cera).

Al ser menos densos que el agua, tienden a flotar sobre ella. En general, los alcanos son insolubles en agua y solubles en disolventes orgánicos.

El punto de ebullición y de fusión de los alcanos depende de su masa molecular, es decir, de la longitud de la cadena carbonada, aunque también dependen muchas veces de la disposición espacial de los átomos. Los alcanos lineales y los cíclicos tienen mayor punto de ebullición que los ramificados.

Propiedades químicas de los alcanos

Los alcanos se caracterizan por ser compuestos químicos de muy escasa reactividad, razón por la cual también se los conoce como “parafinas” (en  latín, parum affinis significa “poca afinidad”). Son compuestos que tienen una energía de activación muy alta cuando están involucrados en reacciones químicas. La reacción más importante que pueden experimentar los alcanos es la combustión generando, en presencia de oxígeno, calor, dióxido de carbono y agua.

Los alcanos son la base de una variedad importante de reacciones asociadas a procesos industriales importantísimos, siendo los combustibles más tradicionales. También aparecen como productos finales de procesos biológicos como la fermentación metanogénica que realizan algunos microorganismos.

Ejemplos de alcanos

Algunos ejemplos de alcanos (incluyendo algunos lineales muy conocidos y otros ramificados) son:

  1. Cloroformo (nombre de fantasía del triclorometano; CHCl3). Los vapores de esta sustancia solían usarse como anestésicos. Ya se dejó de usar con este fin porque se descubrió que daña órganos importantes, como el hígado o los riñones. Su uso hoy es más que nada como disolvente o refrigerante.
  2. Metano (CH4). Es el alcano más simple de todos: lo componen tan solo un átomo de carbono y cuatro de hidrógeno. Se trata de un gas que se produce de forma natural por la descomposición de diferentes sustratos orgánicos y es el principal componente del gas natural. En los últimos tiempos se ha reconocido como uno de los gases que más aportan al llamado efecto invernadero.
  3. Octano (C8H18). Es el alcano de ocho carbonos y tiene gran importancia puesto que determina la calidad final de las naftas, que es una mezcla de varios hidrocarburos. Esta calidad se mide por el índice de octanos u octanaje del combustible, que toma como referencia a uno poco detonante (índice 100) y a otro muy detonante (índice 0).
  4. Hexano (C6H14). Es un importante disolvente, debe evitarse su inhalación ya que resulta muy tóxico.
  5. Butano (C4H10). Junto con el propano (C3H8), conforman los denominados gases licuados del petróleo (GLP), que se forman en las bolsas de gas durante los proceso de extracción del petróleo. Actualmente, se está promoviendo el reemplazo de la nafta o el diesel por GLP como combustible ya que se trata de un hidrocarburo más amigable con el medio ambiente (emite en su combustión solo anhídrido carbónico y agua).
  6. Icosano (C20H42). Es el alcano de veinte carbonos (el prefijo ‘ico’ significa veinte)
  7. Ciclopropano (C3H6). Antiguamente se usaba como anestésico
  8. n-heptano (C7H16). Es el que se toma como referencia para el punto cero de la escala de octanaje de las naftas, que sería lo menos deseable, ya que arde de manera explosiva. Se obtiene de la resina de ciertas plantas.
  9. 3-etil-2,3-dimetilpentano (C9H20)
  10. 2-metilbutano (C5H12)
  11. 3-cloro-4-n-propilheptano (C10H21Cl)
  12. 3,4,6-trimetilheptano (C10H22)
  13. 1-bromo-2-feniletano (C8H9Br)
  14. 3-etil-4-metilhexano (C9H18)
  15. 5-isopropil-3-metilnonano (C13H28)
  16. cubano (C8H8)
  17. 1-bromopropano (C3H7Br)
  18. 3-metil-5-n-propiloctano (C12H26)
  19. 5-n-butil-4,7-dietildecano (C18H28)
  20. 3,3-dimetildecano (C12H26)



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Alcanos". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-alcanos/