Leyenda de la Pascualita

Leyenda de la Pascualita

La leyenda de la Pascualita es un relato fantástico o sobrenatural propio de la ciudad de Chihuahua, en el norte de México, pero muy conocido en todo el país, e incluso fuera de éste, gracias a la propagación de la leyenda a través de Internet.

La protagonista de este relato es “la Pascualita” o “la Chonita”: un maniquí asombrosamente realista que desde el 25 de marzo de 1930 se encuentra en la vidriera de la tienda de vestidos de boda “La Popular”, ubicada en el centro de la ciudad de Chihuahua.

Un maniquí que, según quienes lo han visto, es asombrosamente parecido a una persona viviente, no solo por lo elaborado de sus facciones (que cuentan con arrugas, grietas en las manos y un color pálido un tanto cadavérico) sino porque muchos aseguran que los ha seguido con la mirada al pasar, o que han visto su cuerpo moverse de manera leve, casi imperceptible. Esto ha hecho que muchos se pregunten si se trata realmente de un maniquí o si acaso es un cadáver embalsamado.

Estas sospechas provienen del parecido del maniquí con la fundadora y antigua dueña de la tienda, la señora Pascuala Esparza Perales de Pérez. Según la leyenda, Pascuala había tenido una hija muy agraciada que, poco tiempo antes de sus muy felices nupcias, fue picada por un alacrán o una araña viuda negra, lo que le produjo una muerte fulminante.

Desolada por la pérdida, la señora Perales habría contratado los servicios de un experto embalsamador, y habría decidido vestir a su hija “Pascualita” de novia, para que pudiera vivir para siempre el momento que desgraciadamente se había perdido.

Los años pasaron, la señora Pascuala murió en 1967 y la tienda cambió de dueños, y no existe hoy quienes afirmen o desmientan la leyenda. La versión oficial del misterio es que se trata de un maniquí muy especial elaborado en Francia, pero algunos antiguos trabajadores afirman que el maniquí “no parecía tener cuerpo de muñeco” y que solo a algunos empleados de confianza les está permitido manipularla.

La gente, en cambio, no tiene dudas del carácter sobrenatural del maniquí. Muchos depositan ofrendas frente a la vidriera, o encienden velas para pedirle favores a la Pascualita, a cuyos pies supuestamente ocurren milagros, o bien para que les traiga buena suerte en el amor. Otros, en cambio, evitan pasar por frente a la vidriera de la tienda.

¿Qué es una leyenda?

Las leyendas son un tipo de narración informal, esto es, que carece de autor y de versión original conocida, que son transmitidas de generación en generación, sobre todo oralmente, y que cuentan sucesos sobrenaturales, fantásticos o religiosos, ubicados en un lugar y un tiempo muy específicos de la historia real, lo cual contribuye a hacerlos más verosímiles.

Se trata de una de las formas más comunes de relato tradicional, especialmente en la cultura rural y popular, que refleja de alguna manera los valores y las tradiciones de la población en que surge, ya que las leyendas suelen ser propias de un país, una región o una localidad específicas. Así, podemos hablar de leyendas latinoamericanas, centroamericanas, brasileñas o del norte argentino, por citar un ejemplo.

Las leyendas sobreviven al paso del tiempo cambiando su contenido y adaptándose a las nuevas generaciones, que la versionan y la adaptan a su modo de vida, o por el contrario la dejan perder. De hecho, las llamadas “leyendas urbanas” no son más que este tipo de relatos, pero adaptados a un contexto citadino y moderno, en lugar de rural y ancestral.

San Pascualito

Si bien la leyenda de la “Pascualita” le atribuye su nombre al de la dueña original de la tienda de ropa para bodas, su nombre también nos hace pensar en San Pascualito, también conocido como el Rey San Pascual o San Pascualito Muerte, un santo no oficial venerado en Guatemala y el estado mexicano de Chiapas, relacionado con el fraile franciscano Pascual Baylón Yubero (1540-1592).

Se trata de la versión moderna de alguna deidad precolombina, posiblemente del Abuelo Keme de los mayas, que representa al Dios de la Muerte: un esqueleto que porta corona y guadaña, a veces una capa, y que se representa entre riquezas, cetros y/o armaduras a sus pies, o al mando de una carreta. Y esto quiere decir que todos, ricos y poderosos o pobres y menesterosos, van por igual a emprender el viaje final con la muerte.

Aunque la Iglesia Católica se opone a su reverencia, se trata de un culto bastante popular, que tiene semejanzas con otros santos populares latinoamericanos como San La Muerte, también conocido como San Esqueleto, Ayucaba, San Severo de la Muerte o Santa Muerte, o incluso con las calaveras y catrinas con que se celebra el día de los muertos en México.

Referencias:

  • “Leyenda” en Wikipedia.
  • “San Pascualito” en Wikipedia.
  • “La leyenda de la Pascualita” en Diario de Querétaro (México).
  • “La leyenda de ‘la Pascualita’, el famoso maniquí-cadáver de una tienda de ropa en México” en Infobae (Argentina).
  • “Leyendas de México: La impactante historia de ‘La Pascualita’ ” en Televisa.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Leyenda de la Pascualita". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/leyenda-de-la-pascualita/