25 Ejemplos de Hipérbole

Hipérbole

La hipérbole es una figura retórica que se observa en expresiones que exageran, con fines estéticos, la realidad.

El término hipérbole proviene del  griego “hyperbolē“, que significa “encima de” y “bole”, que significa “arrojar”. Quien la utiliza, no pretende que el receptor la interprete de manera literal, y esto es justamente por el grado de irrealidad que presenta.

Su objetivo es hacer énfasis en alguna idea puntual, atraer la atención del receptor, o bien expresar con mayor intensidad un concepto.

Ejemplos de hipérbole

A continuación se presentan algunas expresiones que contienen hipérbole, a modo de ejemplo:

Te dije mil veces que laves los platos después de comer.
Tengo tanto, pero tanto hambre, que me comería una vaca entera yo solo.
Este perrito es el más lindo de todo el mundo.
Te quiero hasta el infinito y más allá.
La película es excelente, me maté de risa prácticamente todo el tiempo.
Tuve que dejar las cosas en la góndola porque había 10 millones de personas en la cola de la caja.
En la presentación del libro estaba todo el mundo. Fue un verdadero éxito.
Estaba destruido. Se quedó dormido como una piedra.
Ése trámite ya lo hice un millón de veces. Estoy harta.
El clima está muy loco. Hace una semana que llueve a cántaros.
¿Qué traés en esta mochila? Pesa una tonelada.
Está muerta de ganas de ir a la fiesta. La voy a tener que invitar.
Es una chica muy estudiosa. Antes de cada examen se devora los apuntes.
Estaba tan enojada por la multa que mandó al infierno al policía.
La cola para sacar las entradas era eterna
Estoy tan pero tan triste que siento que me duele el corazón.
Creo que estuve mil horas para encontrar el repuesmto para esta aspiradora.
Ese chico es el más aburrido del mundo.
Ramiro come como lima nueva.
Sos un tonto. Casi me muero del susto.
Todo el planeta conoce a The Beatles ¿En qué mundo vives?
Esta ciudad es increíble. Nunca duerme.
Hizo tanto ruido cuando llegó que despertó a todo el barrio.
Cuando me caí, todo el mundo se dio vuelta. Me dio mucha vergüenza.
Ya me contaste cien veces esa historia.

Otras figuras retóricas: