12 Ejemplos de Contaminación del Aire

Contaminación del Aire

La contaminación es la presencia en el ambiente de agentes químicos, físicos o biológicos nocivos para los seres vivos. La contaminación del aire, también llamada contaminación atmosférica, se produce como consecuencia de las emisiones de gases tóxicos, como el dióxido de carbono.

La contaminación vuelve a los ambientes inseguros, y puede afectar el agua, el suelo, el aire, o incluso convertir a los alimentos en productos contaminados. La contaminación de un sector del ecosistema puede extenderse a los otros. Por ejemplo, la lluvia ácida es una consecuencia de la contaminación atmosférica. Cuando los gases nocivos del aire caen a la tierra empujados por la lluvia, se contamina a su vez el agua y el suelo.

Si bien todos los ecosistemas pueden ser alterados, la contaminación se considera una alteración negativa en el medio. Lo más habitual es que sea consecuencia de la actividad humana. Ha tenido consecuencias muy graves como la extinción de especies de animales y vegetales, así como diversas enfermedades (algunas mortales) en seres humanos.


La Organización Mundial de la Salud advierte que aproximadamente 2 millones de personas pueden morir por causas asociadas a la contaminación atmosférica. Los diferentes tipos de contaminación se concentran en mayor medida en los países no desarrollados.

Ver además: Ejemplos de Contaminación del Agua

Sus fuentes pueden ser:

  • Puntuales: También llamadas estacionarias o fijas, se mantienen en el mismo lugar durante mucho tiempo, aumentando la concentración de contaminación en un lugar. Son las fábricas, refinerías, industrias químicas, plantas de energía, etc.
  • Móviles: Son aquellas que se desplazan. Incluyen a todas las formas de transporte, principalmente el automóvil.
  • De área: Pequeñas fuentes numerosas y dispersas en un área. Por ejemplo, las calefacciones hogareñas.
  • Naturales: No todas las formas de contaminación provienen de la acción del ser humano, sino que pueden ser consecuencia de la vida de otros seres vivos o de fenómenos geológicos.

Contaminación del aire.

Ver además: Los Principales Contaminantes del Aire

Ejemplos de contaminación del aire

El transporte: los autos, camiones y autobuses, así como los aviones, generan grandes cantidades de gases nocivos. Esto se debe a que su combustible son los hidrocarburos (derivados del petróleo). Si bien estos se concentran en espacios urbanos, se dispersan por toda la atmósfera, afectando diversos ecosistemas.

Combustibles fósiles: existen diversas formas de obtener energía. Algunas son limpias, es decir que provocan la mínima cantidad de contaminación durante su consumo, como la energía eólica, solar o hidroeléctrica. Sin embargo, gran parte de la energía que utilizamos proviene de de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural, provocando no sólo la contaminación del aire, sino también del agua y del suelo.

Desforestación: la desforestación no es directamente una forma de contaminación. Sin embargo, los bosques consumen dióxido de carbono (gas nocivo) y producen oxígeno, que es indispensable para nuestra existencia y la de otros seres vivos. Cuantas menos superficies verdes existan en el planeta, mayor será la contaminación y menor la producción de oxígeno.

Pesticidas: los pesticidas contaminan principalmente el suelo, y en algunos casos incluso los alimentos que intentan proteger. Sin embargo, al aplicarse pueden diseminarse por el aire, en especial si se utilizan avionetas para hacerlo. A esto se debe que las poblaciones cercanas a plantaciones, donde se utilizan pesticidas nocivos, sufran enfermedades asociadas a la contaminación.

Industrias “chimenea”: algunas industrias dependen de la fabricación de productos en fábricas. En ellas suelen utilizarse hornos que contaminan el aire. Este tipo de contaminación se ve disminuida por la utilización de energía eléctrica en lugar de carbón o petróleo.

Contaminación del aire por fábricas.

Industrias químicas: los principales problemas de contaminación asociados a las industrias químicas se encuentran en el suelo y el agua. Sin embargo, también pueden producir gases que contaminan el aire.

CFC: los clorofluorocarburos (CFC) se utilizaban en la fabricación de refrigerantes, aerosoles, aislantes y otros productos. Ese gas se dispersa por la atmósfera y llega hasta la capa de ozono, degradándola. Desde hace algunas décadas, muchos aerosoles dejaron de fabricarse con CFC. Al comprar un desodorante, un producto para el cabello o un producto de limpieza en aerosol podemos buscar en la etiqueta la leyenda “no contiene CFC” o “no daña la capa de ozono”.

Incendios: los incendios de viviendas, plantaciones o bosques nos preocupan por muchas razones. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el humo de los incendios también es una forma de contaminación. Por eso no es conveniente quemar deliberadamente basura ni ningún otro objeto, principalmente productos industriales que contienen en sí mismos muchas sustancias contaminantes.

Tabaco: además de la contaminación en espacios abiertos, el aire puede contaminarse en espacios cerrados. Se ha comprobado que el aspirar el humo del tabaco que consume otra persona es tan nocivo como fumar, de ahí que se desarrolló el término de “fumador pasivo”. Por eso, el humo del tabaco es una forma de contaminación.

Erupciones volcánicas: esta es una clase de contaminación natural, es decir que no es provocada por el hombre. Los volcanes no sólo expulsan lava al entrar en erupción, sino también gases y cenizas que se diseminan por el aire, afectando a las poblaciones, animales y vegetales cercanos. Cuando el viento traslada estos productos volcánicos, las consecuencias de la contaminación pueden ser mayores. Ver: Ejemplos de Volcanes Activos.

Contaminación de un volcán

Estufas: las formas de calefacción que utilizan gas, leña o carbón emiten gases venenosos como el monóxido de carbono, el dióxido de nitrógeno y otras partículas. Estos gases son tan nocivos que cuando la instalación de estufas es defectuosa y los gases permanecen en el interior de los edificios, la intoxicación puede causar la muerte. 4 millones de personas mueren anualmente por esta causa. Por eso es de vital importancia asegurarnos de que chimeneas, estufas y cualquier tipo de combustión que se realice en el hogar tenga una adecuada salida al exterior. Sin embargo, esto no evita la contaminación que se produce en la atmósfera.

Moho y hongos: este es otro tipo de contaminación natural. Los hongos crecen naturalmente en la naturaleza y, como todo ser vivo, emiten gases como producto de su metabolismo. Sin embargo, cuando crecen en lugares cerrados esos gases se concentran y resultan nocivos para la salud. Por eso es importante evitar el crecimiento de hongos manteniendo los espacios ventilados y secos.

Puede servirte

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 12 Ejemplos de Contaminación del Aire. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/12-ejemplos-de-contaminacion-del-aire/
Mostrar
Ocultar