10 Ejemplos de
Leyendas rurales

Las leyendas rurales son aquellas narraciones que incluyen sucesos fantásticos que ocurren en el campo, en el bosque, en la selva o en zonas poco habitadas.

Las leyendas son historias populares y anónimas de transmisión oral que se originaron para dar explicaciones sobre diversos fenómenos, para responder a inquietudes, para transmitir enseñanzas o para entretener.

Aunque las leyendas rurales incluyan seres, hechos o lugares maravillosos o extraordinarios, generalmente mencionan sitios, fechas o personajes que existen o que existieron en la realidad. Además, para muchas personas, estos relatos son verídicos, porque transmiten información relacionada con tradiciones y creencias populares.

Las leyendas rurales pueden ser antiguas o modernas y se diferencian de las urbanas por los escenarios en los que acontecen las historias y por los lugares en los que se originaron y en los que circulan.

Características de las leyendas rurales

  • Temas. Los temas de las leyendas rurales son muy diversos, por ejemplo, la existencia de seres fantásticos, y suelen tener un tono terrorífico.
  • Personajes. Los personajes de las leyendas rurales son personas comunes que suelen vivir en el campo y seres fantásticos que están relacionados con el folklore del lugar, como demonios y duendes.
  • Lugares. Los lugares en los que transcurren las leyendas rurales son el campo, el bosque, la selva o sitios poco habitados.
  • Tiempo. En las leyendas rurales se puede hacer referencia al momento en el que transcurren los hechos o se explica por qué determinados fenómenos ocurren en el presente.
  • Cosmovisión. Las leyendas rurales reflejan las creencias y la manera de pensar de la comunidad en la que se originaron.
  • Finalidad. Las leyendas rurales pueden tener distintas finalidades, como transmitir moralejas, asustar, entretener o enseñar aspectos importantes para la vida cotidiana.

Ejemplos de leyendas rurales

  1. La leyenda de la luz mala

Esta es una leyenda rural de Argentina y Uruguay. Se dice que por las noches en el campo puede aparecer un espíritu que se manifiesta en una luz blanca o verde. Se cree que este fantasma es un alma en pena y que es necesario rezar o morder la vaina de un cuchillo para evitar la persecución de este ser.

Además, se recomienda no volver de día al sitio donde apareció la luz ni cavar un pozo cerca de la zona. Sin embargo, existen otras versiones de esta leyenda, en las que se sostiene que la luz es en verdad buena, porque indica que debajo de ella hay tesoros.

  1. La leyenda de la Telesita

Esta leyenda rural narra hechos que supuestamente ocurrieron en Santiago del Estero, Argentina. Se dice que una joven llamada Telésfora Castillo era muy pobre y que solía deambular por el campo en busca de comida.

Una noche de invierno, Telésfora vio una fogata y se acercó para calentarse, pero el fuego alcanzó una gran parte del bosque y, lamentablemente, ella falleció en el incendio. Al día siguiente, las personas del pueblo encontraron su cuerpo y se entristecieron mucho.

Se cree que el espíritu de la Telesita deambula por los campos y los bosques, pero siempre con buenas intenciones, ya que ayuda a todas las personas que se pierden o que necesitan comida.

  1. La leyenda del niño horticultor

Esta leyenda narra sucesos que supuestamente ocurrieron en México. Se dice que en una casa de campo nació un bebé que no quería alimentarse de leche. Sus padres, muy preocupados, le consultaron a la curandera del pueblo qué podían hacer. La mujer vio al niño, se dio cuenta de que tenía una marca de un maguey* en la panza y les dijo que tenían que alimentar al pequeño con pulque** hasta que cumpliera siete años.

Cuando el niño cumplió siete años, la curandera volvió a verlo y les dijo a sus padres que el pequeño tenía una marca de una frutilla en la espalda y que solo podía comer esta fruta. Pero también notó que el muchacho tenía un dibujo de un maíz en el brazo izquierdo y uno de una calabaza, en el derecho. La mujer pensó que esas manchas eran de buen augurio.

Cuando el niño creció, ocurrieron muchos milagros, ya que si él pasaba por un campo, aparecían árboles frutales y cosechas abundantes.

*El maguey es un tipo de planta.
**El pulque es una bebida fermentada que se elabora a partir del maguey.

  1. La leyenda de del luisión

Esta es una leyenda guaraní que circula en Paraguay, Argentina, Uruguay y Brasil. Se dice que hay una maldición que afecta a los séptimos hijos varones. Al llegar a la adolescencia, por las noches de los días martes y viernes, estos jóvenes se transforman en un luisón, es decir, un hombre-lobo u hombre-perro y recorren el campo para alimentarse de cadáveres. Pero ni bien sale el sol, estas bestias recobran su aspecto humano.

Además, se cree que los luisones pueden transformar a otras personas en monstruos, que son guardianes de los bosques y de otros animales, que castigan a quienes cometen crímenes y que se los puede ahuyentar rezando un padre nuestro o haciendo la señal de la cruz.

En algunas zonas, el luisón es más conocido como el lobizón o el juicho.

  1. La leyenda del Karai Pyhare

La leyenda del Karai Pyhare, el Pombero, el Kuarahy Jára o el Chopombé circula en Paraguay, Argentina, Uruguay, Brasil y Bolivia. Se cree que este ser tiene un aspecto similar al de un duende, ya que es bajo y muy peludo, y que suele hacer travesuras o que puede atacar a personas.

El Karai Pyhare es el guardián de los campos, los bosques y los animales y, por eso, puede molestar o desorientar a los cazadores, los pescadores y los leñadores. Además, suele hacer bromas pesadas a las personas que lo nombran de noche o a aquellas que hablan mal de él.

Se dice que si alguien ve al Karai Pyhare, debe ofrecerle comida, tabaco, miel o caña, para evitar un ataque de la criatura.

  1. La leyenda del muñeco de trapo

Esta leyenda mexicana cuenta una creencia popular de las zonas rurales. Se cree que un día a las once de la noche un muñeco de trapo cobró vida y que se fue a vivir a la copa de un árbol.

Se dice que cada quince días a las once de la noche en algunos lugares se escucha una canción silbada, pero que no se debe ir hacia el lugar de donde proviene la melodía, porque quien la produce es el muñeco de trapo, un ser maligno que ataca a quienes se atreven a acercarse.

  1. La leyenda del Campo de Carabobo

Esta es una leyenda venezolana que narra sucesos que supuestamente ocurren en el Campo de Carabobo, el sitio en el que tuvo lugar la Batalla de Carabobo en 1821. Este evento fue de suma importancia, ya que fue el combate en el que Simón Bolívar y sus tropas derrotaron al ejército español y consiguieron la Independencia de Venezuela.

Muchas personas aseguran que en las noches de luna llena cerca del Arco del Triunfo de Carabobo, el monumento que recuerda el enfrentamiento, se puede ver peleando a los espíritus de dos ejércitos.

  1. La leyenda del Paterrato

Esta leyenda colombiana narra la historia de un personaje malvado. Se dice que hace mucho tiempo existió un hombre que robaba granos y animales de otros campos y que siempre estaba buscando pelea con las personas del pueblo.

Un día tuvo una riña con un campesino y recibió un golpe muy fuerte en una de sus piernas. Como no sabía a dónde ir, se escondió en una cueva hasta que pudiera sentirse mejor, pero su pierna no mejoró, sino que comenzó a pudrirse. Pasaron unos días y este hombre se transformó en un monstruo, conocido como el Paterrato. 

Se cree que si este ser pisa un cultivo, todas las plantas se pudren y que verlo es señal de mal augurio, ya que su presencia puede anunciar la muerte de un ser querido u otro tipo de desgracias.

  1. La leyenda de la suegra del diablo

Esta leyenda circula en México. Se dice que a principios del siglo XIX en Santa Rita, una campesina, Esperanza, estaba muy preocupada porque su hija, Francisca, no encontraba esposo. La madre rezaba todos los días para que su hija conociera a un hombre que quisiera casarse con ella, pero nunca obtuvo respuesta. Un día, desesperada, invocó al demonio y le pidió lo mismo que a los dioses y santos cristianos.

Pocas horas después, un hombre golpeó la puerta de la casa de las mujeres y le dijo a la madre:

—¿Puedo descansar en la entrada?

—Sí, no hay problema —contestó ella.

A las pocas horas el sujeto misterioso se fue. Regresó tres días después vestido de negro montando su caballo frisón y le propuso a Esperanza:

—Quisiera pedirle la mano de su hija. Me llamo Narciso Vargas y tengo muchas riquezas. Dentro de tres días vendré para que nos casemos.

La madre no supo qué contestar y después le contó a su hija todo lo que había sucedido, pero la joven no estaba asustada, sino feliz. Pasaron tres días, Narciso apareció en la casa y Francisca se fue con él para casarse. Sin embargo, cuando llegaron a la capilla del pueblo, no encontraron a ningún cura que hiciera la ceremonia, entonces, partieron a las tierras de él.

Cuando la joven entró en la casa de Narciso, sintió un escalofrío y un poco de miedo. De todas formas, aceptó quedarse allí hasta que pudieran contraer matrimonio.

Algunos días más tarde, Francisca fue a visitar a su madre y le dijo:

—Narciso es muy bueno conmigo, pero pasan cosas muy raras en la casa. Además, por las noches, él tiene una voz extraña y emite mucho calor.

—Ay, mi hija, ¡qué desgracia! Creo que él es el mismísimo diablo. —exclamó su madre muy preocupada— Pero no te preocupes, yo voy a sacarte de esta.

Al anochecer Narciso fue a buscar a su prometida. La madre lo hizo pasar y le dijo:

—Narciso, ¿cree que el diablo realmente existe? Porque yo creo que no. Y de ser así, pienso que no debe ser muy listo.

—Señora, el diablo sí existe. Es más, usted está hablando con él. —contestó Narciso.

—No le creo. —sostuvo ella y después comenzó a reír a carcajadas— Si en verdad usted es el diablo, lo desafío a que se siente en las brasas de la chimenea.

Narciso hizo una pirueta, se sentó sobre las brasas y se quedó ahí sin quemarse.

—No le creo. Eso es muy fácil. Si realmente es diablo, tiene que entrar en esta pequeña botella y dormirse. —dijo la madre.

—Ese truco es muy sencillo. —dijo él.

El diablo se hizo muy pequeño, de un salto se metió en la botella y se durmió. Esperanza la tapó con un corcho y la cubrió con una manta que estaba empapada en agua bendita.

Las dos mujeres salieron de la casa, cavaron un pozo muy profundo y enterraron la botella. Cuando el diablo despertó, empezó a maldecir, pues no sabía cómo escapar de la trampa. Por eso, muchas personas dicen que en los campos de Santa Rita se escuchan los gritos de un hombre o del señor de las tinieblas.

  1. La leyenda del zanjón de la zancona

Esta leyenda mexicana narra acontecimientos que supuestamente ocurrieron en un pueblo de Cañadas de Obregón. En este lugar vivían campesinos y, como no había alumbrado público, todos volvían a sus casas antes de que oscureciera.

Cierto día, ya se habían hecho las diez de la noche y Antonio no había regresado del campo. Los pueblerinos escucharon un alarido seguido del galope de un caballo y algunos se quedaron en sus casas, pero otros salieron para ver qué estaba pasando.

Los ruidos venían de la iglesia, entonces allí se dirigieron los hombres. Cuando llegaron, vieron que Antonio estaba golpeando la puerta del templo y  que pedía ayuda a gritos. Los vecinos lo calmaron y le preguntaron qué había pasado. El campesino les contestó que se había perdido en el bosque cuando arreaba sus vacas, que en el zanjón de la zancona había aparecido una mujer vestida de negro y muy aterradora y que había salido corriendo.

Al otro día, los hombres del pueblo fueron al zanjón para averiguar quién era esa mujer. Hicieron una fogata, que se avivó de repente cuando se hizo se noche y unos minutos más tarde apareció flotando un ser con un velo negro. Ellos estaban muy asustados, pero un valiente se animó a preguntarle al espectro:

—¿Quién eres y qué quieres?

—Soy un espíritu y estoy buscando a mi familia hace tiempo. Pero no vengo a molestarlos. —dijo la mujer y se marchó.

Los campesinos un poco más tranquilos volvieron a sus hogares, ya que sabían que se trataba de un espíritu bueno.

Test interactivo para practicar

Sigue con:

Referencias

  • Chertudi, S. (1975). La leyenda folklórica en la Argentina. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología, 9, 69-75. Disponible en: SEDICI
  • Cortazar, R. y Francisco, J. (2008). Esperando a los bárbaros: leyendas urbanas, rumores e imaginarios sobre la violencia en las ciudades. Comunicación y Sociedad, (9), 59-93. Disponible en: Redalyc
  • Rosalía, P. y Rionda, P. (2015). Apuntes para jornadas: La revalorización de las tradiciones orales como estrategia educativa. Relatos del Viento.
  • Vidal de Battini, B. E. (1984). Cuentos y leyendas populares de la Argentina. Tomos VII y VIII. Ediciones Culturales Argentinas. 

¿Cómo citar?

"Leyendas rurales". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/leyendas-rurales/. Última edición: 30 de septiembre de 2022. Consultado: 30 de septiembre de 2022

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Licenciatura en Ciencias de la Educación (Universidad de Buenos Aires). Profesorado en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Última edición: 30 septiembre, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)