20 Ejemplos de
Óxidos Ácidos

Los óxidos ácidos, también llamados óxidos no metálicos o anhídridos, surgen de la combinación de un no metal con el oxígeno. Dado que la diferencia de electronegatividad entre estos elementos es baja, las uniones que se forman entre ellos son covalentes. Por ejemplo: óxido arsénico, anhídrido carbónico, óxido de telurio.

Al reaccionar con agua, estos compuestos forman ácidos oxácidos, pero si se encuentran en presencia de hidróxidos, lo que se forma es una sal y agua. Varios de estos compuestos son sustancias gaseosas.

Tanto el punto de ebullición de estos compuestos como el de fusión suelen ser bajos. Los óxidos ácidos o anhídridos obedecen a la fórmula genérica X2On, donde la X representa a algún elemento no metálico.

Los óxidos ácidos son bastante utilizados en la industria con diferentes fines. Por ejemplo, el dióxido de carbono se usa en la producción de bebidas gasificadas. También algunos óxidos ácidos son tóxicos, como el monóxido de carbono, que tantas muertes ha causado asociado al uso de estufas con combustión incompleta en ambientes cerrados.

También son tóxicos los óxidos de azufre y de nitrógeno, a menudo causantes del adelgazamiento de la capa de ozono. El óxido de titanio, por su parte, tiene gran importancia como pigmento, otorga color blanco.

Nomenclatura

Al igual de lo que sucede en otros grupos de compuestos inorgánicos, en la designación de los óxidos ácidos conviven tres modalidades diferentes:

  • La nomenclatura tradicional. Se los llama con la palabra “anhídrido” seguida del nombre del elemento no metálico, al que se le adiciona la terminación que corresponde de acuerdo al estado de oxidación con que interviene el no metal en la molécula.
  • Si el no metal tiene un estado de oxidación, se nombra: anhídrido de no metal. Por ejemplo: anhídrido de boro (B2O3)
  • Si el no metal tiene dos estados de oxidación, se nombra: anhídrido + nombre del no metal terminado en “oso” (cuando tiene el menor estado de oxidación) o anhídrido + nombre del no metal terminado en “ico” (cuando tiene el mayor estado de oxidación). Por ejemplo: anhídrido carbonoso (CO) y anhídrido carbónico (CO2).
  • Si el no metal tiene tres estados de oxidación, se nombra: anhídrido + nombre del no metal con el prefijo “hipo” + el sufijo “oso” (cuando tiene el menor estado de oxidación), anhídrido + nombre del no metal con el sufijo “oso” (cuando tiene el estado de oxidación intermedio) o anhídrido + nombre del no metal con el sufijo “ico” (cuando tiene el mayor estado de oxidación). Por ejemplo: anhídrido hiposulfuroso (SO), anhídrido sulfuroso (SO2) y anhídrido sulfúrico (SO3).
  • Si el no metal tiene cuatro estados de oxidación, se nombra: anhídrido + nombre del no metal con el prefijo “hipo” y el sufijo “oso” (cuando tiene el menor estado de oxidación), anhídrido + nombre del no metal con el sufijo “oso” (cuando tiene el estado de oxidación intermedio), anhídrido + nombre del no metal con el sufijo “ico” (cuando tiene el estado de oxidación intermedio que le sigue) y anhídrido+ nombre del no metal con el prefijo “per” y el sufijo “ico” (cuando tiene el mayor estado de oxidación). Por ejemplo: anhídrido hipoyodoso (I2O), anhídrido yodoso (I2O3), anhídrido yódico (I2O5) y anhídrido peryódico (I2O7).
  • La nomenclatura de Stock. Se los designa con la palabra “óxido” seguida del nombre del elemento no metálico y a continuación se indica entre paréntesis y en números romanos el estado de oxidación con el que participa el no metal. Por ejemplo: óxido de selenio (SeO), óxido de selenio (IV) (SeO2) y óxido de selenio (VI) (SeO3).
  • La nomenclatura sistemática. Se los designa con la palabra “óxido” precedida de un prefijo latino que depende del número de átomos de oxígeno, seguida de la preposición “de” y luego el nombre del no metal, este a su vez precedido del prefijo latino que indica el número de átomos de ese no metal en la molécula. Para un mismo no metal, pueden existir diferentes óxidos ácidos. Por ejemplo: monóxido de selenio (SeO), dióxido de selenio (SeO2) y trióxido de selenio (SeO3).

Ejemplos de óxidos ácidos

  1. Óxido de dicloro (Cl2O)
  2. Óxido de arsénico (III) (As2O3)
  3. Anhídrido hiposulfuroso (SO)
  4. Óxido de fósforo (III) (P4O6)
  5. Anhídrido carbónico (CO2)
  6. Anhídrido clórico (Cl2O5)
  7. Anhídrido silícico (SiO2)
  8. Óxido de nitrógeno (IV) (NO2)
  9. Óxido perclórico (Cl2O7)
  10. Óxido de manganeso (VI) (MnO3)
  1. Óxido de manganeso (VII) (Mn2O7)
  2. Trióxido de dinitrógeno (N2O3)
  3. Anhídrido cloroso (Cl2O3)
  4. Anhídrido carbonoso (CO)
  5. Anhídrido de boro (B2O3)
  6. Anhídrido bromoso (Br2O3)
  7. Anhídrido sulfuroso (SO2)
  8. Óxido de telurio (IV) (TeO2)
  9. Óxido de selenio (VI) (SeO3)
  10. Anhídrido hipoyodoso (I2O)



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Óxidos Ácidos". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-oxidos-acidos/