20 Ejemplos de Óxidos Metálicos (óxidos básicos)

Óxidos Metálicos

Los óxidos metálicos (también conocidos como óxidos básicos) son compuestos que se originan a partir de la combinación entre un metal y el oxígeno, con la particularidad de estar unidos por un enlace denominado iónico.

Generalmente tienen la característica de ser sólidos y tener un punto de fusión relativamente alto (precisamente esto es lo que les es típico, diferenciándose de los óxidos no metálicos que tienen uno bastante más bajo).

Los óxidos metálicos son habitualmente cristalinos y al menos medianamente solubles en agua. Los óxidos metálicos son buenos conductores del calor y la electricidad, y por eso es habitual que se los utilice a esos propósitos.

En su composición, los óxidos metálicos son combinaciones binarias de un metal con el oxígeno, con este último actuando con un número de oxidación -2. Por lo tanto, es necesario tomar en cuenta las valencias del metal que interviene en la reacción junto con el oxígeno, para tener noción de cuantos átomos del elemento será necesario intercambiar por cada átomo de oxígeno.

Nomenclatura de los óxidos metálicos

Los óxidos de este tipo tienen una particularidad en lo que respecta a su denominación, ya que no se vuelve sencillo ponerle un nombre a cada uno ya que las mismas sustancias cuentan en ocasiones con diferentes números de oxidación. En el caso de que el elemento complementario al oxígeno tenga un solo número de oxidación, la forma tradicional de denominarlo será ‘óxido de (y el elemento correspondiente)’.

Cuando el elemento tenga dos números de oxidación se lo nombrará óxido (y el elemento correspondiente, con la terminación ‘oso’ si el número de oxidación utilizado es menor, y ‘ico’ cuando el número es mayor). Por último, si el elemento tiene más de dos números de oxidación (puede tener hasta cuatro) se observa la cantidad de valencias y según eso se añade la terminación –ico, -oso, hipo-oso, o per-ico. Esta es la nomenclatura tradicional, sin embargo existen alternativas como la numeral de stock o la atomicidad.

Ejemplos de óxidos básicos o metálicos

  1. Óxido cuproso (Cu2O). Este óxido de cobre es insoluble en agua y disolventes orgánicos.
  2. Óxido cúprico (CuO). Es el óxido de cobre con mayor número de oxidación. Como mineral se conoce como tenorita.
  3. Óxido cobaltoso (CoO). Se trata de un monóxido inorgánico con apariencia verde oliva o rojiza en su forma cristalina.
  4. Óxido aúrico (Au2O3). Se trata del óxido más estable del oro. Presenta color rojo amarronado, y es insoluble en agua.
  5. Óxido de titanio (TiO2). Naturalmente se encuentra en algunos minerales, en forma esférica. Es económico, seguro, y abundante.
  6. Óxido de cinc (ZnO). Se trata de un compuesto de color blanco, también conocido como el compuesto blanco de cinc. Es poco soluble en agua pero muy soluble en ácidos.
  7. Óxido niquelico (Ni2O3). Es un compuesto del níquel (presenta un 77% de níquel en su composición). También se lo conoce como óxido de níquel negro.
  8. Óxido de plata (Ag2O). Este compuesto es un fino polvo de color negro o café, que se utiliza para preparar otros compuestos de plata.
  9. Óxido mercúrico (HgO). También Óxido de mercurio (II) es un compuesto que tiene un color anaranjado o rojo, se presenta en estado sólido a temperatura ambiente.
  10. Óxido cromoso (CrO). Se trata de un compuesto inorgánico de cromo y oxígeno.
  11. Óxido de bario (BaO).
  12. Óxido crómico (Cr2O3). Es un compuesto inorgánico que se lo utiliza como pigmento, el verde de cromo.
  13. Óxido plumboso (PbO). Con un color anaranjado es utilizado frecuentemente en la cerámica y en la industria química.
  14. Óxido permangánico.
  15. Óxido ferroso (FeO)
  16. Óxido férrico (Fe2O3)
  17. Óxido de calcio (CaO)
  18. Óxido de litio (Li2O). 
  19. Óxido estannoso (SnO).
  20. Óxido estánnico (SnO2).

Pueden servirte:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "20 Ejemplos de Óxidos Metálicos (óxidos básicos)". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-oxidos-metalicos/