15 Ejemplos de Licuefacción

Licuefacción

La licuefacción o licuación es el proceso de transformación de la materia de un estado gaseoso (principalmente), directamente a un estado líquido, mediante el aumento de la presión (compresión isoterma) y disminución de temperatura. Estas condiciones, de hecho, distinguen a la licuefacción de la condensación o precipitación.

Esta técnica fue descubierta por el científico británico Michel Faraday en 1823, durante sus experimentos con amoníaco, y constituye hoy en día una de los procedimientos más usuales e indispensables para el manejo de gases de consumo industrial y comercial.

Ver además: Ejemplos de Gaseoso a Líquidos (y al revés)

Ejemplos de licuefacción

  1. Cloro licuado. Este compuesto de alta toxicidad se elabora a partir de los gases del cloro, para su posterior dilución en aguas residuales, piscinas y otro tipo de ámbitos acuáticos destinados a purificación.
  2. Nitrógeno líquido. Empleado como refrigerante y criogenizante, ya que este gas licuado retiene grandes cantidades de calor, es usual en terapias dermatológicas de eliminación o quemadura quirúrgica, o en la congelación de semen y óvulos humanos.
  3. Oxígeno líquido. En forma líquida se lo transporta a hospitales y clínicas en donde, una vez recuperada su presión, vuelve a su forma gaseosa y puede ser alimentado vía respiratoria a pacientes con deficiencias pulmonares.
  4. Licuefacción del helio. Esto fue hecho por primera vez por Heike Kamerlingh Onnes en 1913, lo cual permitió una serie de asombrosos experimentos con el helio líquido (-268,93 °C), como el efecto termomecánico y otros que permitieron un mejor entendimiento de los gases nobles.
  5. Propano y Butano licuados. Estos gases de uso comercial e industrial común dada su inflamabilidad y barato costo, son transportados en cisternas y garrafas mucho más cómodamente bajo forma líquida, ya que ocupan menos lugar (600 veces menos volumen aproximadamente) y son más manejables.
  6. Encendedores ordinarios. El contenido líquido de los encendedores comunes de plástico no es otra cosa que gases licuados, que al operar el botón y encender la chispa, vuelven a su forma gaseosa y alimentan la llama. Por eso calentar un encendedor es mala idea: el líquido recupera su forma gaseosa y presiona hacia afuera, haciendo estallar el contenedor plástico.
  7. Refrigeradores. Las heladeras y congeladores generan el frío a partir de un circuito de gases licuados dentro del condensador, que extraen el calor y permiten mantener bajas las temperaturas.
  8. Gas Licuado del Petróleo. Disueltos en el petróleo o el gas natural, se trata de hidrocarburos de muy fácil licuefacción, obtenidos por destilación fraccionada catalítica (cracking) y empleados como combustible gaseoso.
  9. Aerosoles y sprays. El contenido de muchos aerosoles, incluso los de la pintura callejera, se encuentra suspendido en un gas a alta presión, cuya forma en el recipiente es líquida pero, una vez accionado el dispositivo, vuelve a presión ambiental y recupera su condición gaseosa, rociando la superficie apuntada con pintura o la sustancia deseada y liberando el resto de los gases al ambiente.
  10. Dióxido de Carbono (CO2) líquido. Ya sea como paso previo a la obtención de hielo seco, o parte de otros procesos industriales que lo requieren, el CO2 abundante en la atmósfera puede ser licuado al someterlo a extrema presión y compresión.
  11. Licuefacción del amoníaco. Como parte de su empleo en la obtención de numerosos limpiadores o solventes, el amoníaco (NH3) puede ser licuado. A menudo esto se emplea en globos meteorológicos para añadir lastre, que luego puede devolverse fácilmente a estado gaseoso y elevar el navío.
  12. Licuefacción del aire. Es el método de obtención de elementos puros para su uso industrial: se toma el aire de la atmósfera y se lo licúa a presión, para luego destilar sus elementos integrantes y poderlos almacenar por separado, como nitrógeno, oxígeno y argón.
  13. Gases nobles licuados. Muy empleados en el campo médico de la espectroscopia infrarroja, ya que estos elementos son transparentes a ese tipo de radiación y no oscurecen el espectro de las partículas o sustancias en ellos disueltas.
  14. Superconductores. En las grandes instalaciones científicas o computarizadas cuyos equipos generan mucho calor, se utilizan gases licuados (a bajísimas temperaturas) como el hidrógeno y el helio, para evitar el sobrecalentamiento de la delicada maquinaria especializada.
  15. Argón licuado. Empleado científicamente en la persecución de la materia oscura, a través de enormes detectores que contienen porciones Argón en gas y en líquido, para emitir luz cada vez que una partícula de materia oscura choque con este elemento.

Puede servirte

Pueden servirte:

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Cómo citar este contenido:

Enciclopedia de Ejemplos. (2016). 15 Ejemplos de Licuefacción. Recuperado de: http://www.ejemplos.co/15-ejemplos-de-licuefaccion/
Mostrar
Ocultar