20 Ejemplos de
Moral en la vida cotidiana

La moral es la manera en que un grupo humano determina la diferencia entre el bien y el mal, a partir de sus costumbres, normas, valores y su visión particular del mundo. Con la moral podemos diferenciar las conductas que contribuyen a la estabilidad de la sociedad de aquellas que atentan en su contra, y juzgar así las acciones propias o ajenas.

No existe una moral universal, ya que se trata de un concepto fuertemente arraigado en la cultura, la religión y las tradiciones. De hecho, lo que en un lugar puede resultar totalmente moral, en otro en cambio puede resultar inmoral, o sea, contrario a la moral. De la misma manera, existen asuntos que rara vez tienen que ver con una perspectiva moral, y se los denomina amorales.

Los asuntos de la moral pueden ser, a veces, de incumbencia también de lo legal, o sea, de las leyes y la justicia. En ese caso, la inmoralidad se convierte también en delito. En otros casos, la inmoralidad es castigada con la reprobación y el alejamiento público, o sea, con sanciones sociales.

En nuestra vida cotidiana, la moral tiene un rol protagónico, sea o no que nos demos cuenta de ello. Las normas, costumbres y códigos sociales que hemos aprendido desde niños determinan el modo en que reaccionamos ante los dilemas que pueden presentarse en el día a día, y nos sirven de guía no solo conductual, sino también espiritual para vivir nuestras vidas.

Ejemplos de moral en la vida cotidiana

Algunos ejemplos de la moral en la vida cotidiana:

  1. La fidelidad conyugal. Tradicionalmente, se considera en muchas culturas que la promiscuidad es inmoral y que las parejas formales deben ser exclusivas. Sin embargo, en muchas otras culturas un mismo hombre puede desposar a varias mujeres.
  2. La aceptación o condena de la homosexualidad. La homosexualidad es aceptada en la mayoría de las naciones occidentales, pero en ciertas naciones es vista como algo inmoral e incluso penada por la ley.
  3. Decir la verdad. Desde la infancia, se nos inculca el compromiso con la verdad, es decir, se nos enseña que decir la verdad es siempre lo correcto, incluso cuando ello trae consecuencias negativas.
  4. La prohibición del incesto. Las relaciones de pareja entre hermanos, entre padres e hijos, o a veces entre primos son consideradas inmorales desde los tiempos ancestrales de la humanidad.
  5. La condena de la bigamia. La idea del matrimonio en Occidente es la de una unión entre pares, es decir, dos personas que desean pasar su vida juntas y se comprometen formalmente ante el Estado para crear una comunidad legal, social y económica. Por eso la bigamia, o sea, el matrimonio simultáneo con dos o más personas, es considerado no solo algo repudiable, sino también un delito.
  6. El respeto por nuestros mayores. Desde la infancia, se nos enseña a respetar a nuestros mayores: a no faltarles el respeto, no alzarles la voz, a no interrumpirlos cuando hablan. No existe ninguna ley al respecto, sino una enseñanza moral que se transmite de generación en generación.
  7. La protección del menor. Los menores de edad son una categoría de personas protegidas en nuestra sociedad. Por eso no pueden votar, ni beber alcohol y sus derechos deben ser protegidos.
  8. El castigo del robo. Robar no solo es contrario a la ley, sino que también es una acción inmoral, condenable por la sociedad. Sin embargo, en ciertas circunstancias, la sociedad misma puede verse inclinada a perdonar o ignorar moralmente el robo.
  9. El respeto por la intimidad ajena. Espiar a los vecinos y grabar los espacios privados ajenos son acciones consideradas inmorales en nuestra sociedad.
  1. La condena del maltrato animal. El maltrato animal y las conductas agresivas hacia ellos son actos inmorales y en algunos lugares, ilegales.
  2. La paternidad irresponsable. Los padres y las madres están obligados por la ley a responder por sus hijos, protegerlos y brindar buenas condiciones de vida. La paternidad irresponsable es considerada una conducta inmoral.
  3. Las reglas de cortesía. El trato interpersonal está intermediado por ciertas reglas de cortesía: formas de cordialidad que incluyen apretones de manos, grados de proximidad corporal y otros códigos que pueden variar de cultura en cultura, pero que se consideran parte de los buenos modales.
  4. El pudor respecto a ciertas partes del cuerpo. Algunas partes del cuerpo se consideran “privadas” y, por lo tanto, la moral dicta que deben estar ocultas o cubiertas, y lo mismo ocurre con ciertas funciones corporales, que se consideran de mal gusto o inapropiadas en ciertas condiciones, por lo que deben hacerse siempre en privado.
  5. Dar prioridad a los necesitados. Ceder el asiento del bus a una mujer embarazada, un anciano o una mujer con niños es una conducta moral.
  6. Cuidar de lo público. Tirar la basura por la ventana de nuestro automóvil en marcha, tirar cigarrillos en la calle y grafitear paredes ajenas se consideran actos inmorales.
  7. Denunciar el delito. Se espera de los ciudadanos que condenen el delito ajeno y ayuden a denunciarlo.
  8. Pedir permiso. Al tomar en préstamo algo ajeno, es moralmente correcto pedir permiso y esperar el consentimiento del otro.
  9. Saldar nuestras deudas. La moral exige que paguemos lo que debemos, o sea, que devolvamos lo prestado y cumplamos la palabra.

Sigue con:

Referencias

¿Cómo citar?

"Moral en la vida cotidiana". Autor: Equipo editorial, Etecé. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/moral-en-la-vida-cotidiana/. Última edición: 29 de agosto de 2022. Consultado: 27 de septiembre de 2022

Sobre el autor

Última edición: 29 agosto, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)