20 Ejemplos de
Poemas del Romanticismo

Romanticismo

El Romanticismo fue un movimiento cultural originado en la Alemania  y el Reino Unido de finales del siglo XVIII, en franca oposición al racionalismo imperante en la Europa de la época, fruto de la Ilustración y el Neoclasicismo.

En ese sentido, el Romanticismo privilegió los sentimientos y la individualidad artística, así como la libertad auténtica del hombre como una búsqueda incesante, que rompía con la idea racionalista de una realidad formulada a partir de la razón humana y el buen gusto exclusivamente.

El Romanticismo cubrió la totalidad de Europa en su desarrollo formal durante la mitad del siglo XIX, reafirmando la idea de lo nacional y de las tradiciones y el folklore, en contra del cosmopolitismo de la Ilustración, y dando origen así a numerosas vertientes estéticas y literarias, que sembraron el camino para el surgimiento posterior de las vanguardias artísticas y del Modernismo latinoamericano. Sus principales aportes artísticos ocurrieron en el campo de la pintura, la música y la literatura.

Características del Romanticismo

El Romanticismo en sus distintas variantes se caracterizó por:

  • La exaltación de los valores del Yo, de la subjetividad y las emociones, por encima de la razón dieciochesca y del clasicismo. Esto sería retomado años después por el Surrealismo, que llevaría dichos postulados al máximo.
  • La valoración de lo onírico, lo fantástico, lo folklórico y de figuras pesadillescas como el monstruo, el vampiro, o la amada difunta. Así se da origen al Gótico.
  • La proposición del genio del artista como demiurgo, es decir, como creador de un universo propio e irrepetible.
  • La valoración de la originalidad y la creatividad en contra de la repetición de los moldes clásicos provenientes de la Grecia antigua.
  • La búsqueda nostálgica de paraísos perdidos (la infancia de los hombres y las naciones).
  • La valoración de la obra imperfecta e inacabada por encima de las obras concluidas, cerradas y milimétricas.
  • El culto al carácter nacional o Volkgeist (del alemán: espíritu popular), que condujo a la exaltación de la superstición y de los relatos despreciados por el espíritu Ilustrado.
  • La valoración de lo exótico y lo extravagante, de lo feo y lo monstruoso, alejándose de la perfección clásica de formas proveniente de la cultura grecorromana.
  • La exaltación de la naturaleza y el campo, por encima de la civilización y la ciudad. Comprendidas como la pureza y la corrupción respectivamente.
  • La revaloración de la Edad Media y del imaginario cristiano.

Ejemplos de poemas del Romanticismo

  1. “Acuérdate de mí” por Lord Byron (Ingaterra, 1788-1821)

Llora en silencio mi alma solitaria,
excepto cuando esté mi corazón
unido al tuyo en celestial alianza
de mutuo suspirar y mutuo amor.

Es la llama de mi alma cual aurora,
brillando en el recinto sepulcral:
casi extinta, invisible, pero eterna…
ni la muerte la puede mancillar.

¡Acuérdate de mí!… Cerca de mi tumba
no pases, no, sin regalarme tu plegaria;
para mi alma no habrá mayor tortura
que el saber que has olvidado mi dolor.

Oye mi última voz. No es un delito
rogar por los que fueron. Yo jamás
te pedí nada: al expirar te exijo
que sobre mi tumba derrames tus lágrimas.

  1. “Las hadas”, de William Blake (Inglaterra, 1757-1827)

Acudid, gorriones míos,
flechas mías.
Si una lágrima o una sonrisa
al hombre seducen;
si una amorosa dilatoria
cubre el día soleado;
si el golpe de un paso
conmueve de raíz al corazón,
he aquí el anillo de bodas,
transforma en rey a cualquier hada.

Así cantó un hada.
De las ramas salté
y ella me eludió,
intentando huir.
Pero, atrapada en mi sombrero,
no tardará en aprender
que puede reír, que puede llorar,
porque es mi mariposa:
he quitado el veneno
del anillo de bodas.

  1. “El argumento del suicidio” por Samuel Taylor Coleridge (Inglaterra, 1772-1834)

Sobre el comienzo de mi vida, si lo deseaba o no,
nadie jamás me lo preguntó —de otro modo no podía ser—
Si la vida era la pregunta, una cosa enviada para intentar
y si vivir es decir SI, ¿qué puede ser el NO sino morir?

Respuesta de la naturaleza:

¿Se retorna igual que al ser enviado? ¿No es peor el desgaste?
¡Piensa primero en lo que ERES! ¡Sé consciente de lo que tú ERAS!
Te he dado inocencia, te he dado esperanza,
Te he dado salud, y genio, y un amplio porvenir,
¿Retornarás culpable, aletargado, desesperado?
Haz un inventario, examina, compara.
Entonces muere —si es que a morir te atreves—.

  1. “Amor inquieto” por Johann Wolfgang von Goethe (Alemania, 1749-1832)

A través de la lluvia, de la nieve,
A través de la tempestad voy!
Entre las cuevas centelleantes,
Sobre las brumosas olas voy,
¡Siempre adelante, siempre!
La paz, el descanso, han volado.

Rápido entre la tristeza
Deseo ser masacrado,
Que toda la simpleza
Sostenida en la vida
Sea la adicción de un anhelo,
Donde el corazón siente por el corazón,
Pareciendo que ambos arden,
Pareciendo que ambos sienten.

¿Cómo voy a volar?
¡Vanos fueron todos los enfrentamientos!
Brillante corona de la vida,
Turbulenta dicha,
¡Amor, tú eres esto!

  1. “Conócete a ti mismo” por Novalis (Alemania, 1772-1801)

Una cosa sólo ha buscado el hombre en todo tiempo,
y lo ha hecho en todas partes, en las cimas y en las simas
del mundo.
Bajo nombres distintos –en vano– se ocultaba siempre,
y siempre, aun creyéndola cerca, se le iba de las manos.
Hubo hace tiempo un hombre que en amables mitos
infantiles
revelaba a sus hijos las llaves y el camino de un castillo
escondido.
Pocos lograban conocer la sencilla clave del enigma,
pero esos pocos se convertían entonces en maestros
del destino.
Discurrió largo tiempo –el error nos aguzó el ingenio–
y el mito dejó ya de ocultarnos la verdad.
Feliz quien se ha hecho sabio y ha dejado su obsesión
por el mundo,
quien por sí mismo anhela la piedra de la sabiduría
eterna.
El hombre razonable se convierte entonces en discípulo
auténtico,
todo lo transforma en vida y en oro, no necesita ya los
elixires.
Bulle dentro de él el sagrado alambique, está el rey en él,
y también Delfos, y al final comprende lo que significa
conócete a ti mismo.

  1. “Don Juan en los infiernos” por Charles Baudelaire (1821-1867)

Cuando Don Juan descendió hacia la onda subterránea
Y su óbolo hubo dado a Caronte,
Un sombrío mendigo, la mirada fiera como Antístenes,
Con brazo vengativo y fuerte empuñó cada remo.

Mostrando sus senos fláccidos y sus ropas abiertas,
Las mujeres se retorcían bajo el negro firmamento,
Y, como un gran rebaño de víctimas ofrendadas,
En pos de él arrastraban un prolongado mugido.

Sganarelle riendo le reclama su paga,
Mientras que Don Luis, con un dedo tembloroso
Mostraba a todos los muertos, errante en las riberas,
El hijo audaz que se burló de su frente nevada.

Estremeciéndose bajo sus lutos, la casta y magra Elvira,
Cerca del esposo pérfido y que fue su amante,
Parecía reclamarle una suprema sonrisa
En la que brillara la dulzura de su primer juramento.

Erguido en su armadura, un gigante de piedra
Permanecía en la barra y cortaba la onda negra;
Pero el sereno héroe, apoyado en su espadón,
Contemplaba la estela y sin dignarse ver nada.

  1. “Amor eterno” por Gustavo Adolfo Bécquer (España, 1836-1870)

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

  1. “Canción de la muerte” (fragmento) por José de Espronceda (España, 1808-1842)

Débil mortal no te asuste
mi oscuridad ni mi nombre;
en mi seno encuentra el hombre
un término a su pesar.
Yo, compasiva, te ofrezco
lejos del mundo un asilo,
donde a mi sombra tranquilo
para siempre duerma en paz.

Isla yo soy del reposo
en medio el mar de la vida,
y el marinero allí olvida
la tormenta que pasó;
allí convidan al sueño
aguas puras sin murmullo,
allí se duerme al arrullo
de una brisa sin rumor (…)

  1. “Era apacible el día” (fragmento) por Rosalía de Castro (España, 1837-1885)

Era apacible el día
Y templado el ambiente,
Y llovía, llovía
Callada y mansamente;
Y mientras silenciosa
Lloraba y yo gemía,
Mi niño, tierna rosa
Durmiendo se moría.
Al huir de este mundo, ¡qué sosiego en su frente!
Al verle yo alejarse, ¡qué borrasca en la mía!

Tierra sobre el cadáver insepulto
Antes que empiece a corromperse… ¡tierra!
Ya el hoyo se ha cubierto, sosegaos,
Bien pronto en los terrones removidos
Verde y pujante crecerá la yerba (…)

  1. “Poema a una joven italiana” de Théophile Gautier (Francia, 1811-1872)

Aquel mes de febrero tiritaba en su albura
de la escarcha y la nieve; azotaba la lluvia
con sus rachas el ángulo de los negros tejados;
tú decías: ¡Dios mío! ¿Cuándo voy a poder
encontrar en los bosques las violetas que quiero?
Nuestro cielo es llorón, en las tierras de Francia
la estación es friolera como si aún fuera invierno,
y se sienta a la lumbre; París vive entre fango
cuando en tan bellos meses ya Florencia desgrana
sus tesoros que adorna un esmalte de hierba.

Mira, el árbol negruzco su esqueleto perfila;
se engañó tu alma cálida con su dulce calor;
no hay violetas excepto en tus ojos azules,
y no hay más primavera que tu rostro encendido.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Poemas del Romanticismo". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-poemas-del-romanticismo/