10 Ejemplos de
Textos monovocálicos

Los textos monovocálicos son aquellos que contienen palabras conformadas por distintas consonantes, pero exclusivamente con una sola vocal que aparece repetida varias veces. Por ejemplo: Ana, la mansa, nada hasta la playa salada.

La sonoridad de los textos monovocálicos, originada por su lectura en voz alta, genera un efecto estético. Por eso, estos tipos de texto suelen emplearse en juegos de palabras, en poesía y en géneros literarios breves, como el cuento. Sin embargo, existe una novela en el idioma francés titulada Les Revenentes, del escritor Georges Perec, publicada en 1972 que solo utiliza la vocal E, la letra más frecuente en este idioma. 

En español, los textos monovocálicos más fácilmente producibles se componen con palabras que tengan solo la vocal A, ya que son las que más abundan en este idioma. Luego le siguen las palabras con E y O, y con mayor dificultad las palabras con I y U.

Atención: Los textos monovocálicos no deben confundirse con los tautogramas, que son textos compuestos por palabras que comparten solamente la inicial.

Ejemplos de textos monovocálicos

Textos monovocálicos con A

  1. Fragmento de texto monovocálico del relato “Trafalgar” de Vital Aza Álvarez-Buylla.

¡Jamás narrará la alada fama tan mahadada batalla naval, tan vanas hazañas, tan amargas faltas! La armada gala, asaz mal mandada, arrastra amalgamada al fatal drama, la gaya caña- grana, natal sagrada banda. Alzadas las anclas zarpan gallardas la amada rada a la par ambas armadas. La mar falsa aparataba, tras callada calma, falaz saña. Zafa cada magna barca; ara galana la llana salada campaña tras la, para tantas almas, fatal armada a bandas granas. Rayaba la mañana. Ya a más aclarada, las avanzadas atalayas la alcanzan tras mar tan ancha. Dada la alarma, claman a tantas santas para la halagada palma alcanzar, sagaz, cada armada a Trafalgar llamada. Alzan a la par gran algazara, zambras, palabras bravas, alharacas…

  1. Fragmento de texto monovocálico del cuento “Amar hasta fracasar” de Rubén Darío, incluido en Cuentos y crónicas.

Trazada para la A 

La Habana aclamaba a Ana, la dama más agarbada, más afamada. Amaba a Ana Blas, galán asaz cabal, tal amaba Chactas a Atala. Ya pasaban largas albas para Ana, para Blas; mas nada alcanzaban. Casar trataban; mas hallaban avaras a las hadas, para dar grata andanza a tal plan. 

La plaza, llamada Armas, daba casa a la dama; Blas la hablaba cada mañana; mas la mamá, llamada Marta Albar, nada alcanzaba. La tal mamá trataba jamás casar a Ana hasta hallar gran galán, casa alta, ancha arca para apañar larga plata, para agarrar adahalas. ¡Bravas agallas! ¿Mas bastaba tal cábala?. Nada ¡ca! ¡nada basta a tajar la llamada aflamada!

Ana alzaba la cama al aclarar; Blas la hallaba ya parada a la bajada. Las gradas callaban las alharacas adaptadas a almas tan abrasadas. Allá, halagadas faz a faz, pactaban hasta la parca amar Blas a Ana, Ana a Blas. ¡Ah ráfagas claras bajadas a las almas arrastradas a amar! Gratas pasan para apalambrarlas más, para clavar la azagaya al alma. ¡Ya nada habrá capaz a arrancarla! 

  1. Fragmento del texto monovocálico “Balada para Amanda Argañaraz”, de  A. G. Corbella. 

Amanda Argañaraz amaba la campaña: largaba las frazadas a la blanda cama al aclarar cada alba anaranjada. 

Lavaba la cara, bajaba a la planta baja; para halagar a la mamá, cantaba raras baladas, tras sacar para yantar las tajadas más bastas a las manzanas, a las naranjas, a las bananas, a las granadas. Calzaba blancas alpargatas; calaba bata asargada, calzas batarazas, ancha faja, alba casaca, gabán calamar, pardas gafas. Apartaba la más mansa asna a la majada, atábala, cabalgábala, lanzaba la jaca alazana para vagar tras las cabañas más apartadas. Mas la dama jamás maltrataba la asna: Amanda amaba la jaca, tan mansa, tan llana, tan flaca.

Amanda andaba las planas landas: saltaba las vallas, las ramas, las plantas, hallaba a anacaradas zagalas, alzadas al alba; armaba trampas para atrapar las ratas malas; largaba las gatas atascadas tras las tablas; lanzaba las más vanas carcajadas para tapar las largas gárgaras a las ranas más charlatanas; apagaba las llamaradas alzadas a la paz astral, amparadas tras las ramadas.

Amanda acampaba ya alta la mañana. Para aplacar la panza tras la larga andanza, Amanda yantaba tamañas castañas asadas, manjar asaz capaz para calmar tan gran afán. Para bajar las castañas, grapa, caña a mansalva.

Textos monovocálicos con E

  1. Fragmento de texto monovocálico de la canción “Efectos vocales”, de Nach.

Ver gente decente perecer me estremece
Le Pen es el germen, el PP merece el trece
Mequetrefes venden 3 CD’s ¿Qué se creen?
Se creen jefes de este Edén, que les den, herejes
Deben entender que defenderme es querer perder
¿Pretenden vencerme en este set? Seré Federer
Empecé desde el retrete, enterré el estrés
En el presente el referente es el Everest, creedme
El eje es tener fe
Seres que deseen que enferme, desespérense
Pretenden que me estrelle, que frene este tren exprés
Temen ver que este LP es el best seller del mes ¿Ves?
Que el deber de entretener me pertenece
En deber encender mentes dementes que ennegrecen
Respétenme, dejen de verter pestes
Seres terrestres ven que me elevé entre entes celestes
¿Verme envejecer, ceder? Never
Men, métele el reverb, que recen emecés de Feber
Me repelen peleles enclenques
Rehenes del tembleque decrecen en frente de este jeque.

  1. Texto monovocálico del poema “El este de la ‘e’” de Darío Bejarano Paredes.

El Este es el Edén del presente.
El Este es el ser de éter, el ente demente.
El Este crece, el Este decrece, el Este es perenne de vez en vez.
El Este es germen de gentes endebles de tez de pez.
En el Este se teme el estrés.
El Este es bebé de tres meses.
En el Este se es de tener enseres.
¡En el Este se es gente de gentes!

Textos monovocálicos con I

  1. Fragmento de texto monovocálico del poema “Miss Lilí” del libro No todos los monólogos son locos: Poesía monovocálica, cuentos y otras cosas, de Ramón Rionda.

Miss Lilí sin slip vi
Mi titil tilín y viví clic. 
Gilí di mi bici, din y pichi.
Vi Miss Lilí hispir fifí. 
Mi Lilí vi fingir civil, inscribir si.
Íncipit vi, difícil vivir gilí.
Vi Miss Lilí vivir ji, ji, ji.
Inscribí inhibir y finir civil.
Insistí Miss Lilí dimir mi bici y din,
Miss Lilí incidir ji, ji, ji.
Incivil vi dirigir litis y ring sin fin.
Bilis y mi rinitis hispir
y bichin litis finí.
Dirigí mi Mir, insistí vivir.
Miss Lilí incidir mi bici, ni din, ni pichi.
Ví sirimiri y dirigí mil gin,
insistí vivir filipi y viir nihil.

Textos monovocálicos con O

  1. Fragmento de texto monovocálico del relato “Los locos somos otro cosmos”, del libro Las vocales malditas, de Oscar de la Borbolla.

Otto colocó los shocks. Rodolfo mostró los ojos con horror: dos globos rojos, torvos, con poco fósforo como bolsos fofos; combó los hombros, sollozó: «No doctor, no… loco no…» Sor Socorro lo frotó con yodo: «Pon flojos los codos -rogó-, ponlos como yo. Nosotros no somos ogros.» Sor Flor tomó los mohosos polos color corcho ocroso; con gozo comprobó los shocks con los focos: los tronó, brotó polvo con ozono. Rodolfo oró, lloró con dolor: «No doctor Otto, shocks no…» Sor Socorro con monótono rostro colocó los pomos: ocho con formol, dos con bromo, otros con cloro. Rodolfo los nombró doctos, colosos, con dolorosos tonos los honró. Como no los colmó, los provocó: «Son sólo orcos, zorros, lobos. ¡Monos roñosos!» Sor Flor, con frondoso dorso, lo tomó por los hombros; sor Socorro lo coronó como robot con hosco gorro con plomos. Rodolfo con fogoso horror dobló los codos, forzó todos los poros, chocó con los pomos, los volcó; soltó tosco trompón, sor Socorro rodó como tronco. «¡Pronto, doctor Otto! -convocó sor Flor-. ¡Pronto con cloroformo! ¡Yo lo cojo!…» Rodolfo, lloroso con mocos, los confrontó como toro bronco; tomó rojo pomo, gordo como porrón. Sor Flor sonó como gong, rodó como trompo, zozobró.

Otto, solo con Rodolfo, rogó como follón, rogó con dolo: «Rodolfo… don Rodolfo, yo lo conozco… como doctor no gozo con los shocks; son lo forzoso. Los propongo con hondo dolor… Yo lloro por todos los locos, con shocks los compongo…

-No, doctor. No -sopló ronco Rodolfo-. Los shocks no son modos. Los locos no somos pollos. Los shocks son como hornos; son potros con motor, sonoros como coros o como cornos… No, doctor Otto, los shocks no son forzosos, son sólo poco costosos, son lo cómodo, lo no moroso, lo pronto… Doctor, los locos sólo somos otro cosmos, con otros otoños, con otro sol. No somos lo morboso; sólo somos lo otro, lo no ortodoxo. Otro horóscopo nos tocó, otro polvo nos formó los ojos, como formó los olmos o los osos o los chopos o los hongos. Todos somos colonos, sólo colonos. Nosotros somos los locos, otros son loros, otros, topos o zoólogos o, como vosotros, ontólogos. Yo no los compongo con shocks, no los troncho, no los rompo, no los normo…

  1. Texto monovocálico del poema “Expandido vocálico fallido” de Caja continua de voces I, de Pablo Martín Ruiz.

Otro corto.
Otro coso corto.
Otro coloso solo corto.
Otro coló. ¿Son osos o no? Solo corto.
Otro coló: son osos o vida. Dadivoso, sonó solo corto.

  1. Fragmento de texto monovocálico de la canción “Ojo con los Orozco” de León Gieco.

Nosotros no somos como los Orozco
Yo los conozco, son ocho los monos:
Pocho, Toto, Cholo, Tom
Moncho, Rodolfo, Otto, Pololo
Yo pongo los votos sólo por Rodolfo
Los otros son locos, yo los conozco, no los soporto
Stop. Stop

Pocho Orozco:
Odontólogo ortodoxo, doctor
Como Borocotó
Oncólogo jodón
Morocho tordo
Groncho jocoso
Trosko
Chocó con los montos
Colocó Molotov. Bonzo

Toto Orozco:
Colocón
Drogón como pocos
Tomó todos los hongos
Monologó solo como por dos otoños
Botó formol por los ojos
Tomó cloroformo, bols, ron, porrón, torronto, toso
Norto con Bordón
¿Lo votó o no?
Dobló los codos como loco
¡¡Coño! ¿sos vos Toto?
Corroboró
Socorro, cómo tomó
Morfó hot dog, mondongo, pollo con porotos
Lloró, lloró con dolor
Por como lloró tomó como dos hongos
Tocó fondo
Torró como loco
Contó todo, todo, todo
Bochornoso como Cóppolo. Stop. Stop.

Textos monovocálicos con U

  1. Fragmento de texto monovocálico del poema “Un Dux y un Gurú” del libro No todos los monólogos son locos: Poesía monovocálica, cuentos y otras cosas, de Ramón Rionda.

Un Dux y su cruz. 
Curul, summum bululú.
Tutu y su tul frufrú. 
Tu cuscús y fufú, muy fu. 
Hummus muyju, ¡ujú! 
¡Huy! Lupus.

Ejercicio interactivo para practicar

Sigue con:

Referencias

  • Rionda, R. 2010. No todos los monólogos son locos: Poesía monovocálica, cuentos y otras cosas. Palibrio.
  • De la Borbolla, O. Las vocales malditas. México, Penguin Random House.
  • «Les Reverentes», en Wikipedia.

¿Cómo citar?

"Textos monovocálicos". Autor: Vanesa Rabotnikof. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/textos-monovocalicos/. Última edición: 29 de julio de 2022. Consultado: 27 de septiembre de 2022

Sobre el autor

Autor: Vanesa Rabotnikof

Licenciatura en Letras (Universidad de Buenos Aires). Especialización en Edición (Universidad Nacional de La Plata).

Última edición: 29 julio, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)