Ensayo sobre el Bullying

Ensayo sobre el Bullying

Sobre la importancia de erradicar el Bullying o acoso escolar de nuestras sociedades

La palabra “bullying” —tomada en préstamo del inglés— ya no le es ajena a nadie: ni a quienes lo sufrieron antes, con otros nombres, o inclusive sin ellos, ni a quienes hoy en día dedican sus esfuerzos a erradicarlo. Se trata de un fenómeno vergonzosamente común en nuestras sociedades modernas, a pesar de que sus efectos en la psique individual y colectiva sean terribles, como ocurre con casi toda forma de violencia.

El bullying o acoso escolar, si hace falta definirlo, es una conducta sostenida e implacable de agresión hacia un individuo o un pequeño conjunto de ellos, que ocurre en el ámbito de la escuela. Sus manifestaciones pueden ser muy diversas: palizas, insultos y humillaciones constantes, el fomento del desprecio grupal, el robo o la destrucción de útiles escolares, la “ley del hielo” (exclusión social selectiva), e incluso el abuso sexual.

Sean cuales sean los límites personales que cruzan estas conductas tóxicas escolares, tienen siempre en común la crueldad y el sometimiento implacable de los débiles y la erradicación de las nociones de solidaridad, de tolerancia y de respeto que, en teoría, la escuela se esfuerza por promover.

Las víctimas de esta conducta matonil (que en ocasiones puede bordear la delincuencia y lo psicopático) experimentan en distinto grado una situación de vulnerabilidad, indefensión y chantaje emocional durante una etapa clave de la formación de la psique y la personalidad: la mayoría de los casos de abuso escolar se dan alrededor de la adolescencia, una etapa en que la socialización es continua y necesaria. Sus consecuencias, por lo tanto, no deben ser subestimadas.

Las cuotas de rabia y frustración que estas situaciones instalan en sus víctimas buscan eventualmente algún tipo de salida, y sirven normalmente de combustible a nuevos ciclos de agresión: contra terceros (pasando de víctima a victimario) o contra uno mismo.

La destrucción de la autoestima, el fomento de conductas suicidas o incluso el estrés post-traumático son consecuencias comunes de la exposición reiterada al acoso escolar y, en los mejores casos, requieren de trabajo psicoterapéutico durante la adolescencia o la adultez.

Pero no son solamente las víctimas directas las afectadas por el acoso escolar. La impunidad con que estas conductas se llevan a cabo refuerzan en el grupo la idea de que la violencia es un mecanismo válido para lidiar con los demás, así como la inoperancia e inutilidad de la ley, de las instituciones y de la solidaridad. Envenenan, en fin, contra los fundamentos mismos de la democracia y la paz social.

¿Por qué ocurre el bullying?

El bullying es un fenómeno tóxico, nocivo, pero también un síntoma de males previos, especialmente en el hogar y en la vida íntima de quienes lo perpetran, o sea, de los bullys o abusivos. Estos últimos no necesariamente presentan algún tipo de patología mental, pero comúnmente son víctimas de abuso en el hogar, de familias carentes de afecto y, en muchos casos, padecen de falta de empatía y distorsión cognitiva.

Es frecuente hallar entre ellos a víctimas de abuso sexual, hijos de hogares violentos o, simplemente, a jóvenes ávidos de llamar la atención de los padres, cosa que hacen a través de las autoridades escolares, mediante conductas hostiles y en el colegio.

Esto significa que no es fácil atajar de raíz las causas del bullying, ya que el propio abusivo requiere de atención psicológica y orientación social. Pero si algo está claro, es que una institucionalidad escolar presente (o sea, autoridades involucradas en el proceso educativo, y no simples “cuidadores” del edificio) y unas correctas dinámicas de comunicación entre el alumnado y los adultos, son clave para detectar estas conductas y enfrentarlas prontamente, sin darles chance de convertirse en problemas más graves. Bajo ningún caso se las debe normalizar o asumir a la ligera.

Otros mecanismos útiles son la visibilización del bullying y su abordaje en las propias dinámicas de clase: suele existir una presión grupal en contra del abuso, y no a favor de él. Se trata, en conclusión, de un fenómeno que requiere el compromiso del grupo y que no debe desestimarse con facilidad ni atribuirse, en un perverso mecanismo de culpabilización, de la víctima, a la falta de respuestas agresivas de la víctima.

Referencias:

¿Qué es un ensayo?

El ensayo es un género literario, cuyo texto se caracteriza por estar escrito en prosa y por abordar un tema específico libremente, echando mano a los argumentos y las apreciaciones del autor, tanto como a los recursos literarios y poéticos que permitan embellecer la obra y potenciar sus rasgos estéticos.

Se considera un género nacido en el Renacimiento europeo, fruto, sobre todo, de la pluma del escritor francés Michel de Montaigne (1533-1592), y que con el paso de los siglos se ha convertido en el formato más frecuente para expresar las ideas de un modo estructurado, didáctico y formal.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Ensayo sobre el Bullying". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/ensayo-sobre-el-bullying/