20 Ejemplos de residuos orgánicos

Se conoce como residuos orgánicos a los desechos provenientes originariamente de algún ser vivo. Se trata de toda la materia que ha venido desde la naturaleza, y que ya no cumple una función definida para las personas pero por las características que tiene en tanto natural es muy frecuente que se les encuentre una función reutilizable. Lo más habitual es que los residuos orgánicos se orienten a la agricultura o bien a la alimentación y engorde de animales.

El origen de los residuos orgánicos puede ser doméstico, comercial o bien industrial, y entre todos componen una porción muy importante de la totalidad de desechos que generan las sociedades, especialmente luego de los procesos sociales de los últimos siglos, donde la producción industrial y el consumo se multiplicaron en un planeta que tiene limitaciones físicas constantes.

En este sentido, la reutilización de los residuos orgánicos es muy positiva para el cuidado de la tierra, en base a la doble función que cumple de reemplazar un nuevo producto que no deberá ser producido, y al mismo tiempo no generar la conocida basura, y con ello la habitual muy grande contaminación que se produce en su acumulación. Hay técnicas definidas para el tratamiento de los desechos orgánicos, y el mal tratamiento puede ser muy dañino para el medio ambiente: prueba de esto son cientos de ríos y lagos contaminados alrededor del mundo por desechos naturales.

La forma más habitual de aprovechar los desechos orgánicos es por medio de la producción de abono para la tierra, un complemento rico en nutrientes que asegura y potencia la fertilidad del suelo: se trata de una tarea sencilla que puede ser realizada en el mismo hogar, donde los desechos utilizan casi al máximo su potencial de nutrientes. Otro tratamiento, algo más complejo y delicado, es el de la producción de gas con residuos orgánicos: la descomposición bajo determinadas circunstancias genera una clase particular de gas, conocida como gas de los pantanos.

El aprovechamiento de estos residuos se debe a una fuerte disciplina en los consumidores, que en el caso de no practicar el reciclaje por su cuenta deberán estar educados para aprender a clasificar los residuos entre orgánicos e inorgánicos. Como muchas veces el reciclaje no es una actividad rentable para las empresas, suele ser tarea de organismos públicos la educación en este sentido.

La siguiente lista incluye veinte ejemplos de residuos orgánicos de diferentes clases.

Lista de ejemplos de desechos orgánicos

  1. Restos de frutas y verduras, incluidas las pieles.
  2. Huesos y restos de carne.
  3. Espinas y toda clase de resto de pescado.
  4. Caparazones y elementos descartados de los mariscos.
  5. Restos de pan.
  6. Comida en mal estado.
  7. Distintos tipos de palillos (de helado, de comida china).
  8. Cáscara de huevos.
  9. Orina de animales domésticos.
  10. Hojarasca
  11. Residuos de todo tipo de frutos secos.
  12. Papel de cocina utilizado.
  13. Servilletas utilizadas.
  14. Excrementos de animales domésticos.
  15. Pañuelos utilizados.
  16. Flores, incluso en estado marchito.
  17. Cualquier material de corcho.
  18. Hojas, incluso secas.
  19. Césped y malas hierbas
  20. Bolsas (en particular aquellas que pueden utilizarse para abono, llamadas ‘compostables’)

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "20 Ejemplos de residuos orgánicos". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-residuos-organicos/