15 Ejemplos de
Condensación

Condensación

Por condensación o precipitación se entiende el cambio de estado de la materia desde un estado gaseoso inicial a uno líquido, a partir de la variación de sus condiciones de presión y temperatura. En ese sentido, es el proceso inverso de la evaporación.

La condensación implica una mayor proximidad entre las partículas de la sustancia, lo cual a su vez implica una menor movilidad de las mismas, producto de un merma energética. Si este proceso se induce a partir de un incremento en la presión, se denominará licuefacción.

Ver además: Ejemplos de Condensación, Fusión, Solidificación, Evaporación y Sublimación

Ejemplos de condensación

El rocío. La disminución de la temperatura ambiental durante la madrugada permite la condensación del vapor de agua en la atmósfera sobre las superficies expuestas, en donde deviene gotas de agua conocidas como rocío. Apenas la temperatura incremente a lo largo del día, dicho rocío se evaporará y recuperará su forma gaseosa.

El ciclo del agua. El vapor de agua en el aire caliente normalmente asciende a capas superiores de la atmósfera, en donde tropieza con segmentos de aire frío y pierde su forma gaseosa, condensándose en nubes de lluvia que volverán a dejarla caer en estado líquido sobre la tierra.

Ciclo del Agua.

La “sudoración” de las bebidas frías. Al estar en una temperatura más baja que el medio ambiente, la superficie de una lata o una botella llenas de gaseosa fría reciben la humedad del ambiente y la condensan en forma de gotitas comúnmente referidas como “sudor”.

El agua de los aires acondicionados. No se trata de que estos aparatos produzcan agua, sino que la recogen del aire circundante, mucho más frío que en el exterior, y la condensan dentro suyo. Luego deberá ser expulsada por algún canal de desagüe.

El manejo industrial de gases. Muchos gases inflamables, como el butano o propano, se someten a grandes presiones para llevarlos a su forma líquida, la cual los hace mucho más fáciles de transportar y manejar. Una vez expuestos al ambiente, sin embargo, recuperan su condición gaseosa y pueden alimentar circuitos de diversa índole, como en neveras o cocinas.

La niebla sobre el parabrisas. Al conducir a través de un banco de niebla, se notará que el parabrisas se llena de gotitas de agua, como una lluvia muy delicada. Esto se debe al contacto del vapor de agua con la superficie, que al estar más fría propicia su condensación.

El empañamiento de los espejos. Dada la frialdad de su superficie, los espejos y vidrios son ideales receptores de la condensación de vapor de agua, como ocurre al tomar una ducha caliente.

Condensación en la ventana.

Obtención de sustancias químicas. A menudo se emplea la condensación como un método para forzar ciertos gases obtenidos en reacciones químicas a devenir en líquidos, evitando así que se extravíen al dispersarse en la atmósfera. Para ello se les hace pasar por conductos especialmente enfriados, en los que se condensa el gas y se precipita en otro recipiente.

Funcionamiento de los aerosoles. Las sustancias contenidas en las latas de aerosol: pinturas, pesticidas, etc., se hallan en estado gaseoso en su interior, sometidos a una presión determinada (por eso se advierte de calentar o perforar los envases). Una vez presionado el botón, el gas es liberado a presión y recupera en contacto con la atmósfera su consistencia líquida.

El empañado de las gafas de buceo. De manera similar a lo que ocurre al tomar una ducha caliente, el aire contenido entre los vidrios de las gafas de buceo y nuestro rostro contiene vapor de agua producto de la transpiración del rostro y del medio ambiente del que provino, y al estar bajo el agua (cuya temperatura es más baja que el aire), se condensa sobre el cristal formando una película visible.

El Gas Licuado de Petróleo (GLP). Una de las sustancias derivadas del petróleo es esta mezcla de hidrocarburos gaseosos sumamente fáciles de licuar, es decir, de convertir en líquidos al aumentar la presión de su contenedor. De allí proviene su nombre, claro.

Garrafa de GLP LPG

El nitrógeno líquido de la criogenia. Sometido a presiones importantes y a una temperatura de -195,8 °C, el nitrógeno gaseoso deviene un líquido incoloro e inodoro, capaz de producir quemaduras debido a su extremadamente baja temperatura. Es sumamente útil para la industria criogénica.

El vapor de la respiración. Si respiramos frente a un vidrio, o respiramos en un ambiente de baja temperatura y mucha humedad, podremos ver el vapor de agua como gotitas minúsculas en el primer caso o un humo blanco en el segundo. Esto se debe a que el aire de nuestros pulmones está más caliente que el vidrio o que el vapor frío en el ambiente, por lo que se condensa y hace visible.

El kerolox. Empleado en la industria aeronáutica y de los viajes espaciales, el oxígeno sometido a enormes presiones obtiene su forma líquida y se convierte en un potentísimo oxidante y reductor, lo cual lo hace idóneo como comburente en las reacciones de propulsión de los cohetes.

El calor adicional en ambientes húmedos. Esta sensación, que impide el refrescamiento por sudoración de nuestra piel, es producto de la condensación sobre ella del vapor de agua de un medio ambiente especialmente caluroso, transmitiendo así una cuota de calor adicional a nuestro cuerpo (más frío que el aire alrededor).


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Condensación". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/15-ejemplos-de-condensacion/