Cuáles son los
Tipos de Diálogo

Tipos de Diálogo

El diálogo es un intercambio recíproco de información (verbal o escrito) en el que se comunican dos o más personas que se alternan el papel de emisor y receptor de manera ordenada.​ La palabra diálogo proviene del griego dialogos (dia: “a través”, y logos: “palabra”), que significa “a través de la palabra”.

Los diálogos son uno de los recursos literarios que utilizan los escritores dentro de sus narraciones para mostrar a dos o más personajes y dar a conocer la información que intercambian.

Para que un diálogo ocurra hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Es indispensable un intercambio de papeles entre los interlocutores. Este cambio de roles se denomina «turnos de palabra» o «intervenciones».​
  • En su sentido estricto de la palabra, el diálogo es oral, pero también puede encontrarse por escrito, como ocurre en el género dramático o en narraciones literarias en las que se incluyen diálogos.
  • Mientras dialogan, los interlocutores utilizan signos no verbales como los signos paralingüísticos (por ejemplo, la intensidad de la voz o la entonación) y los signos kinésicos (por ejemplo, los gestos y la postura).

¿Cómo se organiza un diálogo?

Los diálogos suelen contar con distintos momentos:

  • Apertura. Se da inicio al diálogo e indica el deseo de entablar una conversación mediante la invocación al destinatario. Suele darse a través de un saludo o llamada de atención.
  • Orientación. Se dirige el diálogo hacia el tema a tratar.
  • Desarrollo. Los interlocutores intercambian sus opiniones sobre el tema y van introduciendo otros tópicos nuevos o subtópicos.
  • Cierre. Se pone fin al diálogo y los interlocutores se despiden.

¿Cuáles son los tipos de diálogo?

Existen distintas formas de clasificar a los diálogos.

Según el canal o medio en el que se dan:

  • Diálogos orales. Ocurren mediante el uso de la voz y son efímeros, o sea, pertenecen a un momento determinado de enunciación.
  • Diálogos escritos. Ocurren mediante la escritura y permanecen durante más tiempo, pues pueden leerse muchas veces, y en un tiempo distinto al de la enunciación.

Según la intención de los hablantes:

  • Diálogos literarios. Se incluyen en relatos principalmente de ficción como ser cuentos, novelas, obras de teatro y películas. Pueden ser:
    • Diálogos internos. Ocurren en la cabeza de un personaje, ya sea a modo de recuerdo o en su imaginación. Pueden tener lugar entre el personaje y su yo interno. Por ejemplo: «Puedo hacerlo, voy a intentarlo, sé que puedo lograr ganar la primera medalla para el club”.
    • Diálogos externos. Ocurren entre distintos personajes y forman parte de la trama de la obra. Por ejemplo:

—Todo esto es una locura —exclamó Paula.
—Puede que sí, pero está sucediendo y debemos actuar rápido —respondió Nahuel.

  • Diálogos no literarios. No tienen una intención artística sino que ocurren en situaciones de la vida real o en transcripciones de esta. Pueden ser:
    • Diálogos formales. Ocurren de forma planificada y en contextos formales. Suelen responder a fórmulas de respeto y protocolos. Por ejemplo:

Mozo: Buenas tardes, señor. ¿Qué desea que le sirva?
Cliente: Quería conocer el menú del día.
Mozo: El menú del día es: de entrada, antipasto; el principal es un de hongos con crema de queso a la cúrcuma y, de postre, una mousse de chocolate.
Cliente: Deseo eso exactamente. Por favor, dígale al chef que condimente con poca sal.
Mozo: De acuerdo. ¿Con qué bebida desea acompañarlo?
Cliente: Una copa de vino de la casa está bien. ¿Incluye café?
Mozo: Sí, café o postre.
Cliente: Perfecto. Tomaré café. Muchas gracias.

    • Diálogos informales. Ocurren de forma no planificada o entre personas de mucha confianza y utilizan expresiones coloquiales.

Raquel: ¿A que no sabes lo que me enteré ayer en la oficina?
Martina: ¡Cuéntame ya!
Raquel: Mariana, de Administración, está embarazada.
Martina: ¡Ay, amiga, qué notición! ¡Me superalegro porque hacía mucho que ella lo deseaba!

Según las circunstancias del acto comunicativo:

  • Diálogos espontáneos. Se producen en situaciones o contextos familiares y amistosos que, por tanto, no requieren planificación. Por ejemplo:

Vecino 1: ¡Hola, Nicolás! ¡Qué sorpresa verte por aquí!
Vecino 2: Hola, Marcela, sí, estuve viviendo un año en Quito.
Vecino 1: ¿Y qué tal el trabajo nuevo allí?
Vecino 2: Muy desafiante, pero fue una pasantía que no podía rechazar. ¿Qué cuentas tú? ¿Cómo está tu madre de salud?
Vecino 1: La vieja anda ahí… con muchos dolores de cuerpo. ¡Pero es típico de la edad! Bueno, me alegra que estés de regreso.
Vecino 2: A mí también. Nos vemos pronto. ¡Adiós!

  • Diálogos planificados. Se producen en contextos sociales más formales y que requieren una relativa planificación por parte de sus interlocutores. Suceden en debates, mesas redondas, tertulias, entrevistas. Por ejemplo:

Periodista: ¿Cómo fue que decidió hacer una grabación casera de su último álbum, lanzado el pasado octubre?
Artista: Con la banda deseábamos que sonara lo más natural posible. Queremos llegar realmente al corazón del público.
Periodista: ¿Y consideran que lo lograron?
Artista: Pues, es lo que esperamos. (Risas)

Según la interpretación o no del narrador:

  • Diálogos directos. Consisten en insertar las palabras de los personajes, tal como las dijeron. Ocurren cuando el narrador deja de hablar al lector y son los personajes quienes toman esa función. Para insertar la cita, se emplean rayas o comillas y un verbo de dicción, tales como «dijo», “gritó”, “respondió”. Por ejemplo:

─¿Ya compraste el regalo para Francisco? ─le preguntó su compañera.
─No, aún no se me ocurre qué regalarle.  ─respondió resoplando Catalina.

  • Diálogos indirectos. En ellos, la figura de un narrador refiere lo que cada personaje dice. Todo el contenido comunicativo es referido por un tercero que indica quién dijo determinada cosa a otro. Por ejemplo:

Su compañera preguntó si ya había comprado el regalo para Francisco y Catalina le respondió que no, porque aún no se le ocurría qué regalarle.

Ejemplos de tipos de diálogos

  1. Ejemplos de diálogo literario interno

“¿Dónde habré dejado estacionado el auto? Si no lo encuentro, mi madre se enojará y jamás me lo volverá a prestar”, se lamentó Leandro.

  1. Ejemplo de diálogo literario externo

—¡Al fin volvieron! ¿Por qué se tardaron tanto si el mercado se encuentra a tan solo veinte metros de aquí? Estamos muertos de hambre, ¡y todavía hay que cocinar! —reclamó Maribel.
—Había mucha gente en la fila para pagar los alimentos, y Martín se tardó en elegir los vegetales de la ensalada. —respondió Nicole, un poco enojada ante el tono de su hermana mayor.
—¿Y no podías quedarte en la fila mientras él se entretenía en la sección de verdulería? —interrogó Maribel.
—¡Eso hicimos! —gritaron al unísono Nicole y Ornella.

  1. Ejemplo de diálogo no literarios formal

Pasajera: Disculpe que la importune, quisiera saber cuánto falta para que podamos abordar el barco. Quiero saber si hago a tiempo para cambiar el pañal de la bebé.
Azafata: No es molestia alguna. Comenzaremos a abordar el avión en exactamente veinte minutos, por lo cual tiene tiempo para hacerlo.
Pasajera: Excelente. Muchas gracias por su amabilidad.
Azafata: De nada, hasta entonces.

  1. Ejemplo de diálogo no literarios informal

Amiga 1: Me paso todo el día yendo y viniendo de acá para allá sin descanso. ¡Estoy molida!
Amiga 2: Esther, te he dicho mil veces que debes tomarte las vacaciones. Resetear el cerebro te vendrá muy bien. Conozco el destino perfecto para ti. ¿Te animás a ir a Las Vegas con mi prima y conmigo?
Amiga 1: ¡Qué chévere! Siempre quise conocer Estados Unidos.

  1. Ejemplo de diálogo espontáneo

Chofer: Señor, ¿se puede mover un poco así la gente que sube puede pasar al fondo del autobús?
Pasajero: ¿Pero dónde quiere que vayan, si ya no hay más lugar y usted continúa subiendo gente?
Pasajera: Fíjese que si se mueve a la izquierda del pasillo, en ese sector hay espacio.
Pasajero: Es verdad, usted tiene razón. Ahí me muevo.

  1. Ejemplo de diálogo planificado

—El reciclaje en la ciudad de Buenos Aires es casi nulo. Desde el gobierno estatal se debería alentar un cambio de hábito en los habitantes, con educación y concientización y herramientas.
—Estoy de acuerdo en parte, pero también considero que es responsabilidad individual de cada uno de los habitantes de la ciudad hacerse responsables de que el planeta está sufriendo por la compra desmedida de alimentos en paquetes y bolsas de plástico.

  1. Ejemplo de diálogo directo

Senador: Señores funcionarios, estamos reunidos aquí para debatir sobre las últimas medidas sanitarias lanzadas por el Ministerio de Salud en relación a la pandemia.

  1. Ejemplo de diálogo indirecto

El senador anunció a los funcionarios que los había reunido en ese lugar para debatir sobre las últimas medidas sanitarias que habían sido lanzadas por el Ministerio de Salud en relación a la pandemia.

Puede servirte:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Tipos de Diálogo". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/tipos-de-dialogo/