20 Ejemplos de
Coplas Cortas

Las coplas son un tipo de poema muy popular en la tradición hispana. Son composiciones poéticas que generalmente están destinadas a ser cantadas. Suelen estar formadas por versos de arte menor (en la mayoría de los casos octosílabos) y utilizan un lenguaje coloquial para tratar temas de la vida cotidiana.

Se estima que las coplas surgieron en España en el siglo XVII, como una forma de expresión popular. Aunque es común que los autores de las coplas tradicionales sean desconocidos, también ha habido algunos copleros de renombre, como Rafael de León, Manuel López Quiroga, Antonio Quintero y Federico García Lorca.

La rima de las coplas puede ser asonante (donde coinciden solo las vocales a partir de vocal tónica) o consonante (donde coinciden vocales y consonantes a partir de la vocal tónica).

Por lo general, las coplas suelen presentar las siguientes formas métricas:

  • Cuarteta de romance. Tienen versos de ocho sílabas, y las rimas están entre el segundo y el cuarto verso, mientras que el primero y el tercero son libres.
  • Redondilla. Tienen versos octosílabos, donde riman entre sí el primer verso con el cuarto, y el segundo verso con el tercero.
  • Seguidilla. Tienen los versos impares de siete sílabas y de rima libre, mientras que los versos pares son de cinco sílabas y con rima asonante.

Temáticas de las coplas

Las coplas pueden abordar distintas temáticas, pero casi siempre con una fuerte carga emotiva, intentando generar en el oyente o lector una movilización sentimental. Las coplas acercan al autor o relator de la copla con su oyente o lector. También suelen contar con recursos de doble sentido para generar efectos cómicos en el público.

Con el paso de los años, han surgido diferentes tipos de coplas. Así, se pueden encontrar coplas sobre el amor, el desamor, la muerte, la religión y la vida cotidiana, entre muchos otros temas.

Ejemplos de coplas cortas

Para mí todo es bonito,
para mí todo es igual,
soy un hombre afortunado
que canta siempre al despertar.

Yo no sé qué dice el viento,
yo no sé qué dice el mar,
mas cuando miro al horizonte
siempre comienzo a llorar.

Al atardecer canto
una alabanza al cielo,
mas no tengo mi rima
y entonces yo me lamento.

Mi memoria no olvida,
mas sí puedo perdonar,
cada vez que recuerdo
mis ojos se ponen a llorar.

Todo mi ser ha amado
a aquel que con desprecio me vio,
aunque mis pesares yo he olvidado
mi dolor nunca cesó.

Todo lo que pido es un deseo:
que me abrace por las noches,
y sea al despertar mi ensueño
para que mi risa pueda mantenerse
más allá del simple recuerdo.

Mis anhelos nunca he perdido,
mas mi camino he cambiado
pues los senderos se bifurcan
pero mi alma aún sigue esperando.

Aquel amor de verano
que jamás he olvidado
hoy quisiera reencontrarlo
para recuperar el tiempo de nuestro amor demorado.

Entre más pienso en lo perdido,
más vivo el presente,
pues lo perdido ya se ha ido
y el presente aún late en mi ser asiduamente.

Treinta días trae septiembre
con abril, junio y noviembre,
de veintiocho solo hay uno
y los demás, treinta y uno.

Mi amor esperanzador
ya se ha esfumado,
pues con el tiempo he aprendido
que lo pasado se ha marchado.

Cuando mi corazón siente
mi boca calla,
cuando mi mente piensa
mis labios hablan.

Estoy cansada de esperar
que tu amor me elija como antes,
más prefiero olvidar
todo tu desprecio errante.

Tus ojos, morena,
se parecen a ti,
porque pestañean
como un colibrí.

El Hijo del Padre ha venido
y por nosotros su vida dio,
mas es tiempo de recordarlo
para no sentir que en vano murió.

En la punta de aquel cerro
yo he clavado mi facón,
así clavaste tus ojos
dentro de mi corazón.

Coplas vienen, coplas van,
coplas no me han de faltar.
Coplas salen de mi pecho
como ovejas de un corral.

Dicen que a los casados
se les corta la alegría,
yo soy casado hace mucho
y ando alegre todavía.

Mis hijos cuando me enfermo
corren a darme asistencia
y a la vuelta de mi cama
discuten sobre la herencia.

“Copla esparça”, de Rubén Darío
(A la manera del mismo)

¡La gata blanca! En el lecho
maya, se encorva, se extiende.
Un rojo rubí se enciende
sobre los globos del pecho.

Los desatados cabellos
la divina espalda aroman.
Bajo la camisa asoman
dos cisnes de negros cuellos.

TORNADA

Princesa de mis locuras,
que tus cabellos desatas,
di, ¿por qué las blancas gatas
gustan de sedas obscuras?

Sigue con: 

¿Cómo citar?

"Coplas Cortas". Autor: María Estela R.. De: Argentina. Para: Enciclopedia de Ejemplos. Disponible en: https://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-coplas-cortas/. Última edición: 24 de enero de 2022. Consultado: 25 de mayo de 2022

Sobre el autor

Última edición: 24 enero, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)