10 Ejemplos de Ácaros

Ácaros

Bajo el nombre de ácaros se agrupa a un conjunto muy numeroso de arácnidos diminutos (apenas unos milímetros de longitud), que figuran entre las criaturas terrestres más antiguas conocidas, dado que existen fósiles de casi 400 millones de años de antigüedad.

Distribuidos en hábitats tanto terrestres y marinos, como en contextos urbanos y domésticos, son en su mayoría depredadores y parásitos, si bien existen variantes que se alimentan de las plantas y de la materia orgánica de desecho (detritófagos). A menudo son causantes de enfermedades y alegrías en el ser humano y otros animales.

Si bien hay alrededor de 50.000 especies de ácaros descritos, se estima que existan entre 100.000 y 500.000 aún por descubrir.

Puede servirte: Ejemplos de Parasitismo

Características de los ácaros

Los ácaros se clasifican dentro de la clase de los arácnidos, por lo que comparte con animales como la araña y el escorpión algunas características morfológicas: cuerpo más o menos segmentado recubierto de un exoesqueleto de quitina, cuatro pares de patas articuladas y un par de quelíceros (tenazas) que sirven para alimentarse. En las variantes parásitas, estos apéndices están adaptados para roer la piel y chupar sangre u otras sustancias vitales.

Los hábitats de los ácaros son, como hemos dicho, muy variados, pudiendo hallarlos incluso a 5000 metros de profundidad en el mar; sin embargo, es común hallarlos en nuestras casas, alojados en alfombras, peluches, cobertores y ropa de cama, pues se alimentan de los trozos de piel muerta que dejan nuestros cuerpos.

También son comunes en el pelaje o plumaje de numerosos animales e insectos. Algunas variantes pueden convertirse en plagas agrícolas o propiciar enfermedades de transmisión por contacto, como la sarna (psoriasis).

imágen de ácaro

Tipos de ácaros

De acuerdo a su alimentación, también, podemos distinguir entre cuatro formas de ácaro:

  • Parásitos. Se alimentan de la piel o la sangre de los animales, entre ellos el ser humano, ocasionándole daño y enfermedades cutáneas.
  • Depredadores. Se alimentan de microorganismos, pequeños artrópodos u otros arácnidos de menor tamaño.
  • Detritófagos. Se alimentan de residuos orgánicos dejados por plantas y otros animales, como escamas, trozos de piel, cabello, etc.
  • Fitófagos y micófagos. Se alimentan de plantas, vegetales y de hongos.

Alergia a los ácaros

La mayoría de los ácaros suelen ser inofensivos. Sin embargo, sus deposiciones y los cuerpos de los ácaros muertos figuran entre los principales causantes de alergias comunes y asma en el ser humano. Los síntomas usuales de dicha alergia incluyen estornudos, congestión, goteo nasal, tos, lagrimeo y/o enrojecimiento cutáneo.

Normalmente se aconseja la correcta ventilación de las habitaciones, evitando la acumulación de la humedad, así como la limpieza regular con agua caliente (más de 60 °C) de alfombras, muñecos de felpa y ropa de cama, así como la exposición periódica de colchones y almohadas al sol.

Ejemplos de ácaros

  1. Ácaro de polvo. El ácaro “común”, inofensivo normalmente, si bien puede estar vinculado con alergias respiratorias y de la piel. Es posible encontrarlo en cualquier parte de nuestras casas, en los sofás y los cojines, en las alfombras, en donde se alimentan de residuos orgánicos de cualquier tipo. Forman parte del ecosistema doméstico.
  2. Ácaro arador de la sarna. El causante de la escabiosis, una enfermedad que aqueja al hombre y a otros mamíferos, causándole urticaria y llagas en la piel. Esto se debe a que estos ácaros cavan túneles dentro de las capas externas del tejido, en donde se alimentan y depositan sus huevos, impidiendo que las heridas sanen de buena manera. Esta enfermedad puede transmitirse de un ser vivo a otro con el simple contacto de sus pieles, pero suele requerir de condiciones higiénicas deficientes para prosperar.
  3. Garrapatas. Las conocidas garrapatas, que parasitan a diversas formas de mamíferos (ganado, perros, gatos) pudiendo incluso alimentarse del hombre, son realmente una forma de ácaro parásito de gran tamaño. No solo son animales molestos, sino también portadores de enfermedades letales, como el tifus, la Enfermedad de Lyme o ciertas formas de parálisis nerviosa con apenas su picadura.
  4. Piojillo de las aves. Estos ácaros hematófagos (se alimentan de sangre) parasitan a las aves, sobre todo las de corral, y en ocasiones pueden proliferar a grado tal de causarles anemia a los animales de cuya sangre se alimentan. Es común hallarlos en gallinas, pavos y animales que se crían en gran número, ya que en esos casos pueden pasar de un animal a otro y mantener viva la infección.
  5. Ácaro rojo. De nombre científico Panonychus ulmi, este ácaro fitófago es típico de los árboles frutales y se le considera una plaga típica de verano. Suelen hibernar en forma de huevo y emerger en primavera en el envés de las hojas, que debido a ello suelen secarse y caer.
  6. Araña roja. A veces confundido con el ácaro rojo, el Tetranychus urticae es también una plaga común de los árboles frutales, presente en más de 150 especies vegetales de importancia agrícola. Suele emplazarse en el envés de las hojas, donde teje una especie de telaraña (de ahí su nombre).
  7. Ácaro del queso. Este ácaro ataca comúnmente los quesos que han estado guardados mucho tiempo: su presencia se nota como una costa grisácea y harinosa, en donde se hallan los ácaros vivos, sus huevos y sus heces. El contacto con estos ácaros puede producir en el hombre casos de dermatitis.
  8. Ácaro de almacén o gorgojo. Otra forma de ácaro doméstico, que suele aparecer en las alacenas, donde se alimenta de harinas, pastas y otras formas vegetales de uso culinario, o de las formas de hongo que se originan en ellos. Algunas variantes como Glycyphagus domesticus o Suidasia medanensis son capaces de producir alergias en las personas.
  9. Ácaro de la roña. Este ácaro, afecto a los cultivos de cerca de 30 especies vegetales comestibles, desde la vid hasta el pistacho, es comúnmente conocido como roña en las regiones agrícolas de España. En las hojas, son reconocibles por los puntos negros (necróticos) que dejan a lo largo de sus nervaduras, pero pueden infectar cualquier zona verde de la plantación.
  10. Ácaro del suelo. Estos animales figuran entre los más numerosos que existen, esparcidos en los suelos de bosques, praderas o cualquier ecosistema que les provea abundante materia orgánica que degradar. Son, en ese sentido, parte vital del ciclo de transmisión de la materia e integran el eslabón más bajo de la cadena alimenticia.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "10 Ejemplos de Ácaros". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-acaros/