10 Ejemplos de
Rúbricas

Las rúbricas son tablas que en las instituciones educativas se utilizan como guías para evaluar los procesos de aprendizaje, las tareas y los exámenes de los estudiantes. Además, pueden ser implementadas en otros campos, por ejemplo, en el empresarial, para evaluar proyectos o el desempeño de los empleados.

Las rúbricas les permiten a los profesores establecer cuáles son los objetivos y los criterios que se tendrán en cuenta para poner una calificación, ya que, por ejemplo, si se evalúa un trabajo grupal, se considerarán distintos indicadores, como la división de tareas, la organización del equipo y la elaboración de la producción final.

En relación con los estudiantes, las rúbricas les permiten conocer previamente los criterios con los que serán calificados. Además, estas herramientas implican que haya un proceso de retroalimentación, en el que los alumnos pueden saber cuáles son sus fortalezas y qué aspectos deben mejorar y, en algunos casos, tienen la posibilidad de autoevaluar sus tareas o procesos.

Elementos de las rúbricas

Las rúbricas constan de tres elementos:

  • Criterios o indicadores de evaluación. Son los ítems que señalan los aspectos que se van a evaluar. Por ejemplo, en la calificación de un ensayo, los criterios pueden ser la redacción, la ortografía y la originalidad de la idea.
  • Puntuaciones obtenidas en cada criterio. Son los distintos niveles a los que puede llegar un estudiante en cada criterio y pueden ser conceptuales o numéricas. Por ejemplo, las puntuaciones del criterio “redacción” pueden ser excelente, muy bien, bien, regular o insuficiente.
  • Descripciones de las puntuaciones. Son las explicaciones de las condiciones con las que debe cumplir un estudiante para obtener determinada puntuación. Por ejemplo, la descripción de la puntuación “excelente” para el criterio “redacción” puede ser “utiliza correctamente la sintaxis, la cohesión y la coherencia”.

Tipos de rúbricas

Existen dos tipos de rúbricas, que se clasifican según la información que brindan:

  • Rúbricas globales. Son aquellas rúbricas en las que se utiliza un abordaje holístico para realizar la evaluación, ya que los objetivos y los criterios aparecen de manera general. Son cuadros en los que hay dos columnas, en una se nombran los distintos niveles o puntuaciones y en la otra se describen las condiciones para alcanzar cada puntuación. Por ejemplo:

Rúbrica global para la corrección de un ensayo

Puntuación Criterios
Excelente El estudiante plantea ideas originales con una excelente redacción.
Muy bien El estudiante plantea varias ideas originales y la redacción está muy bien realizada.
Bien El estudiante plantea algunas ideas novedosas y la redacción es correcta.
Regular El estudiante no plantea ideas novedosas y la redacción debe mejorar.
Insuficiente El estudiante no presentó el ensayo.
  • Rúbricas analíticas. Son aquellas rúbricas en las que se analizan los distintos criterios por separado. Son guías en las que se nombran todos los criterios, se especifican las puntuaciones y se describen las condiciones de cada calificación. Por ejemplo:

Rúbrica analítica para la corrección de un ensayo

Criterios:

  • Originalidad de la idea central.
    • Insuficiente. No entrega el trabajo.
    • Regular. La idea central no es original o podría estar mejor planteada.
    • Bien. La idea central es interesante, pero no es novedosa o podría mejorar.
    • Muy bien. La idea central es interesante y novedosa.
    • Excelente. La idea central es muy interesante y muy novedosa.
  • Elaboración de las ideas secundarias.
    • Insuficiente. No entrega el trabajo.
    • Regular. Las ideas secundarias no son originales y no se relacionan con la idea central.
    • Bien. Las ideas secundarias se relacionan con la idea central.
    • Muy bien. Las ideas secundarias son interesantes y se relacionan con la idea central.
    • Excelente. Las ideas secundarias son interesantes y originales y se relacionan con la idea central.
  • Redacción, cohesión y coherencia.
    • Insuficiente. No entrega el trabajo.
    • Regular. Se deben mejorar la argumentación, la puntuación, la cohesión y la coherencia.
    • Bien. La argumentación, la puntuación, la cohesión y la coherencia son correctas, pero se deben mejorar algunos aspectos.
    • Muy bien. La argumentación, la puntuación, la cohesión y la coherencia son correctas.
    • Excelente. La argumentación, la puntuación, la cohesión y la coherencia se destacan.
  • Realización de las correcciones solicitadas.
    • Insuficiente. No entrega el trabajo.
    • Regular. Realiza pocas correcciones.
    • Bien. Realiza algunas correcciones.
    • Muy bien. Realiza casi todas las correcciones.
    • Excelente. Realiza todas las correcciones.
  • Ortografía.
    • Insuficiente. No entrega el trabajo.
    • Regular. Debe mejorar la acentuación y la escritura de las palabras.
    • Bien. Debe mejorar algunos aspectos en relación con la acentuación y con la escritura de las palabras.
    • Muy bien. Casi no comete errores en la acentuación y en la escritura de las palabras.
    • Excelente. No comete errores de ortografía.

Pasos para elaborar una rúbrica

  • Determinar qué se va a evaluar. Es necesario establecer qué actividad se calificará, si será un examen, una tarea o el proceso de aprendizaje de toda la asignatura.
  • Establecer cuáles son los objetivos. Se debe determinar cuáles serán los objetivos que tiene que alcanzar un estudiante con la actividad que se evalúa.
  • Determinar cuáles son los criterios. En relación con los objetivos, es necesario establecer cuáles serán las habilidades o los contenidos que servirán como guía para hacer la evaluación.
  • Determinar cuáles son los puntajes de cada criterio. Se debe determinar si las puntuaciones serán conceptuales o numéricas y cuáles serán las condiciones para alcanzar cada una.

Después de haber realizado el cuadro, el profesor tiene que:

  • Compartir la rúbrica con los estudiantes. Se debe mostrar la rúbrica a los estudiantes, para que sepan cómo serán evaluados y con qué criterios.
  • Analizar los criterios logrados por cada estudiante. Se debe determinar con qué criterios cumplió cada estudiante y qué puntuación obtuvo en cada uno.
  • Determinar cuál es la calificación final. Teniendo en cuenta las puntuaciones de cada estudiante, se debe poner una calificación final a la actividad.

Ejemplos de rúbricas

  1. Rúbrica global para la corrección de un examen escrito.
Calificación Criterios
10 Responde todas las preguntas correctamente y tiene un excelente manejo de los conceptos.
9 Responde todas las preguntas correctamente y tiene un buen manejo de los conceptos.
8 Responde cuatro de las cinco preguntas correctamente y tiene un buen manejo de los conceptos.
7 Responde cuatro de las cinco preguntas correctamente y debe mejorar el uso de algunos conceptos.
6 Responde tres de las cinco preguntas correctamente y debe mejorar el uso de algunos conceptos.
5 Responde dos o tres de las cinco preguntas, pero debe mejorar el uso de muchos conceptos.
4 Responde las preguntas de manera incompleta, pero demuestra que puede manejar correctamente algunos conceptos.
3 Responde una o dos preguntas correctamente, pero la mayoría de los conceptos no han sido comprendidos.
2 Responde pocas o ninguna pregunta correctamente y muestra confusión en los conceptos.
1 No responde ninguna pregunta correctamente.
  1. Rúbrica analítica para la calificación de un proceso de aprendizaje.

Criterios:

  • Comprensión de los contenidos.
    • Insuficiente. No muestra comprensión o interés por los contenidos.
    • Regular. Comprende algunos contenidos, pero demuestra poco interés.
    • Bien. Comprende varios contenidos y demuestra interés por los temas de la asignatura.
    • Muy bien. Comprende casi todos los contenidos y demuestra mucho interés por la asignatura.
    • Excelente. Comprende todos los contenidos y demuestra mucho interés por la asignatura.
  • Aplicación de los contenidos.
    • Insuficiente. No aplica los contenidos.
    • Regular. Aplica algunos contenidos en algunas tareas.
    • Bien. Aplica varios contenidos en muchas tareas.
    • Muy bien. Aplica casi todos los contenidos en las tareas.
    • Excelente. Aplica todos los contenidos en las tareas.
  • Utilización del pensamiento crítico.
    • Insuficiente. No analiza críticamente las actividades y los contenidos.
    • Regular. Analiza críticamente algunas actividades y algunos contenidos.
    • Bien. Analiza críticamente muchas actividades y muchos contenidos.
    • Muy bien. Analiza críticamente casi todas las actividades y casi todos los contenidos.
    • Excelente. Analiza críticamente todas las actividades y todos los contenidos.
  • Participación en clase.
    • Insuficiente. Participa poco o nada en clase.
    • Regular. Participa poco en clase.
    • Bien. Participa en clase, pero podría participar más.
    • Muy bien. Participa mucho en clase.
    • Excelente. Participa en todas las clases.
  • Colaboración con otros estudiantes.
    • Insuficiente. No ayuda a sus compañeros.
    • Regular. Ayuda poco a sus compañeros.
    • Bien. Ayuda a sus compañeros y trabaja bien en grupo.
    • Muy bien. Ayuda mucho a sus compañeros y trabaja muy bien en grupo.
    • Excelente. Ayuda siempre a sus compañeros y colabora mucho en el trabajo grupal.
  • Cumplimiento con las tareas en tiempo y forma.
    • Insuficiente. No cumple con las tareas.
    • Regular. Cumple con algunas tareas.
    • Bien. Cumple con casi todas las tareas y las realiza bien.
    • Muy bien. Cumple con todas las tareas y las realiza muy bien.
    • Excelente. Cumple con todas las tareas y las realiza de manera destacada.

Puede servirte:

¿Cómo citar?

"Rúbricas". Autor: Carla Giani. De: Argentina. Para: Concepto.de. Disponible en: https://www.ejemplos.co/rubricas/. Última edición: 31 de marzo de 2022. Consultado: 14 de mayo de 2022

Sobre el autor

Autor: Carla Giani

Licenciatura en Ciencias de la Educación (Universidad de Buenos Aires). Profesorado en Letras (Universidad de Buenos Aires).

Última edición: 31 marzo, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)