Ensayo Filosófico sobre el Amor

Ensayo Filosófico sobre el Amor

¿Cómo saber si es amor? Una mirada al concepto más esquivo de todos

Todos sabemos, de un modo u otro, qué es el amor. Todos lo hemos sentido o hemos vivido su ausencia y, sin embargo, no logramos ponernos de acuerdo respecto a qué cosa es, o cómo se lo define o cuáles son sus rasgos esenciales. A veces ni siquiera sabemos si es amor lo que sentimos o si es otra cosa, ya que muchas otras emociones pueden confundirse con el amor. ¿Por qué es tan central en nuestra existencia un concepto tan esquivo?

Si buscamos en el diccionario de la Real Academia Española la palabra “amor”, hallaremos definiciones como esta: “Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser”; o como esta: “Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear”; o una mucho más simple y concisa: “Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo”. Son definiciones muy distintas entre sí, pero que tienen en común dos cosas: 1) el amor es un sentimiento, o sea, algo que se siente; y 2) el amor se siente por el otro, es decir, es algo que nos vincula con los demás. Podemos deducir que el amor, en principio, es un sentimiento de vínculo para con el otro.

Semejante conclusión es, sin embargo, muy poco concluyente. Los sentimientos, en general, tienen siempre que ver con los demás, dado que somos criaturas sociales. Tanto la agresión como la empatía juegan un rol importante en la vida social de la humanidad y a cada una le hemos asignado un lugar en nuestras historias, en nuestro imaginario y en nuestra manera de entender el complejo mundo interior que caracteriza a nuestra especie.

De acuerdo a la ciencia, el amor es el producto de la acción de dos hormonas diferentes sobre el cerebro: la oxitocina y la vasopresina, producidas por el hipotálamo y liberadas por la pituitaria. Ambas hormonas se presentan en grandes cantidades durante los momentos álgidos del amor romántico, y acarrean una sensación de bienestar, satisfacción y gratificación. El objetivo de este mecanismo bien podría ser el establecimiento de lazos continuos en la pareja, para así brindar a la descendencia una mayor base de apoyo y, por lo tanto, mayores chances de éxito vital.

Esta explicación científica puede que sea exacta, pero en realidad dice muy poco sobre lo que es el amor. Reducir a una reacción química un sentimiento que tiene miles de años relatándose, reviviéndose y tratando de describirse en poema tras poema amoroso, padece del mismo inconveniente de cuando se asocia la consciencia a la actividad eléctrica en el cerebro.

La explicación material y orgánica de un fenómeno psíquico deja poco margen para contemplar sus matices y su complejidad. ¿Es realmente el amor una sensación de bienestar y satisfacción? Habría que preguntárselo al celoso Otelo o a los amantes de Verona, Romeo y Julieta, dispuestos a morir antes que estar el uno sin el otro. La experiencia del amor, pues, no puede reducirse a su explicación fisiológica, tanto como no puede explicarse el paso de la materia organizada a la vida propiamente dicha.

La complejidad del concepto es tal que puede haber diferentes tipos de amor. Los antiguos griegos distinguían, por ejemplo, entre eros, agape y philia: el amor erótico era el deseo apasionado, típicamente sexual, egocéntrico y egoísta, dependiente de los atributos deseables del objeto amado; el amor agápico era el amor incondicional, reflexivo y generoso, que empuja al amante a darlo todo por el bienestar del amado, y que los cristianos tomaron como modelo para el amor de Dios por todos los fieles; y finalmente el amor filial era aquel que se daba entre los miembros de una familia y entre amigos o compañeros.

Además, uno de los grandes tipos de amor es el amor romántico. Este último consiste fundamentalmente en un amor idealizado, puro, de profundos y duraderos sentimientos de pertenencia. Era un modelo de amor muy propio de la lógica cristiana, que privilegiaba el bienestar del alma inmortal por sobre el goce del cuerpo perecedero.

Las consideraciones con que se cuenta el amor, es decir, con las que se lo imagina y, por lo tanto, se lo desea han variado mucho a lo largo de la historia. Esto nos lleva a suponer que el amor quizás sea un concepto cultural a la par que una realidad biológica (una reacción bioquímica) o una realidad psíquica (un sentimiento). Y estos tres elementos conforman, entonces, los límites de lo que es el amor: ese terreno común entre las tres realidades, sin que realmente importe cuál de las tres surgió primero o cuál es, por ende, la “verdadera”.

El amor es, por lo tanto, un punto específico de encuentro entre tres costados fundamentales de la humanidad: el biológico o corporal, el psíquico o sentimental y el social o cultural. Este es un concepto difícil de enunciar, esquivo a la lógica, porque descansa en sus tres patas de distinta manera: quizá porque aquello que los antiguos griegos distinguían como tres formas distintas de amor no eran más que tres costados de un mismo triángulo.

Referencias:

¿Qué es un ensayo?

El ensayo es un género literario, cuyo texto se caracteriza por estar escrito en prosa y por abordar un tema específico libremente, echando mano a los argumentos y las apreciaciones del autor, tanto como a los recursos literarios y poéticos que permitan embellecer la obra y potenciar sus rasgos estéticos. Se considera un género nacido en el Renacimiento europeo, fruto, sobre todo, de la pluma del escritor francés Michel de Montaigne (1533-1592), y que con el paso de los siglos se ha convertido en el formato más utilizado para expresar las ideas de un modo estructurado, didáctico y formal.

Sigue con:



Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Ensayo Filosófico sobre el Amor". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/ensayo-filosofico-sobre-el-amor/