Diferencias entre Federalismo y Centralismo

Federalismo y centralismo son dos doctrinas políticas para la organización del Estado, es decir, dos concepciones distintas de cómo estructurar una nación. Su diferencia fundamental consiste en que el federalismo propone la construcción de una unidad política (un gobierno, por ejemplo) a partir de la integración de unidades menores que retienen cierto margen de autonomía; mientras que el centralismo propone la unión monolítica de estas unidades bajo el mando de un único núcleo de autoridad, desde el cual se ejerce el poder de manera unidireccional.

La lucha entre los partidarios del federalismo y del centralismo en el siglo XIX fue particularmente intensa en América Latina, tanto que en muchos casos condujo a guerras civiles, ya que las recién emancipadas repúblicas hispanoamericanas debían ahora elegir un método para construirse a sí mismas, una vez obtenida la independencia de España. Algunos países eligieron un gobierno central, fuerte, mientras que otros prefirieron reunirse de manera menos rígida, bajo algún sistema federal.

Diferencias entre federalismo y centralismo

Centralismo Federalismo
Existe un gobierno central, único, nuclear, que administra a distancia el territorio completo del país, con representación local en la figura de gobernaciones, municipios, alcaldías, etc. Existe un gobierno federal, de autoridad global sobre el territorio, en el que se están representados los distintos estados que integran al país. Al mismo tiempo, cada uno de ellos posee un gobierno local, más o menos autónomo y con leyes propias.
Se construye una nación única, políticamente homogénea, con una autoridad global. Se construye una federación: una unión estratégica de estados locales o provincias que sacrifican ciertos aspectos de su soberanía en pro de la unión territorial y política. En ciertos casos específicos, en lugar de una federación puede darse una confederación: un sistema federativo en el que los estados locales tienen aún mayor autonomía.
Las leyes del gobierno central son únicas para la totalidad del territorio y son fruto del parlamento nacional. Existen dos tipos de leyes: las federales, que rigen para el territorio completo, y las provinciales o locales que son propias de cada estado federado. Las primeras son obra del parlamento nacional y las segundas del parlamento de cada provincia.
La unidad del territorio nacional es inviolable y no existe forma contemplada de independencia de las regiones. La unidad del territorio nacional se rige por la autoridad federal, pero bajo ciertas condiciones específicas pueden darse procesos de independencia de las provincias.
Puede ser de dos tipos:

  • Puro, cuando no permite ningún margen de descentralización.
  • Descentralizado, cuando el gobierno central delega algunas competencias administrativas a sus representantes locales, sin por ello perder su autoridad central.
Puede ser de dos tipos:

  • Simétrico, cuando hay igualdad de competencias entre todos los Estados federados.
  • Asimétrico, cuando algunos de los Estados federados poseen una mayor competencia o mayor rango de autoridad que otros.
Son ejemplos de Estados centralizados: Colombia, Venezuela, Perú, Polonia, Portugal, Rumanía, Uruguay, Francia, Guatemala, Finlandia y Hungría. Son ejemplos de Estados federales o federativos: Rusia, Estados Unidos, Alemania, Argentina, Brasil, México, Suiza, Canadá y Bélgica.

Ventajas y desventajas de centralismo

Ventajas del centralismo Desventajas del centralismo
El gobierno central es fuerte, toma todas las decisiones, sin la necesidad de abordar un debate con las entidades locales. El gobierno central está desconectado y generalmente asentado en las capitales de los Estados, lejos de la realidad de muchas poblaciones.
Hay una autoridad única que mantiene el territorio lo más unificado y administrativamente homogéneo posible. Muchos procesos burocráticos se demoran o se hacen engorrosos al esperar respuesta del gobierno central.
El presupuesto nacional está todo en manos de una sola entidad, por lo que su reparto posterior se hace más sencillo y directo. Las provincias o gobernaciones que más aportan al PBI nacional pueden no recibir lo mismo que producen al gobierno nacional, lo que suele causar inconformidades.

Ventajas y desventajas del federalismo

Ventajas del federalismo Desventajas del federalismo
Hay una mayor autonomía local en el manejo administrativo, lo cual permite reconocer y atender las necesidades locales fácilmente. Es más difícil aprobar medidas de rango federal (nacional), ya que deben ser consultadas y aprobadas por los Estados federativos. Además, su implementación puede ser irregular a lo largo del territorio.
Existe la posibilidad de que provincias o estados federados trabajen conjuntamente a pesar de poseer bases culturales, sociales y ciudadanas diferentes. La autoridad central se ve debilitada frente a la provincial, lo cual permite un riesgo mayor de deseos independentistas de parte de los estados federados.
Existe mayor grado de supervisión sobre las decisiones nacionales que en el modelo centralizado, y mayor participación en ellas de la ciudadanía provincial. La autonomía de los gobiernos provinciales hace más complicada la intervención del gobierno central en sus políticas, de ser necesaria.

Referencias:

Sigue con:

¿Cómo citar?

"Diferencias entre Federalismo y Centralismo". Autor: Sabrina B.. De: Argentina. Para: Enciclopedia de Ejemplos. Disponible en: https://www.ejemplos.co/diferencias-entre-federalismo-y-centralismo/. Última edición: 12 de mayo de 2022. Consultado: 17 de mayo de 2022

Sobre el autor

Autor: Sabrina B.

Última edición: 12 mayo, 2022

¿Te fue útil esta información?

No

    ¡Genial! Gracias por visitarnos :)