20 Ejemplos de
Oraciones Subordinadas Adjetivas

Oraciones Subordinadas Adjetivas

Las oraciones subordinadas adjetivas, son proposiciones o suboraciones que cumplen la función de un adjetivo, por lo que pueden ser reemplazadas por uno. Por ejemplo: La manta que me compré ayer es verde. En este ejemplo, la oración subordinada adjetiva es “que me compré ayer”, y puede ser reemplazada por el adjetivo “nueva”: La manta nueva es verde.

También conocidas como proposiciones subordinadas adjetivas, pertenecen a las oraciones compuestas. Recordemos que las oraciones compuestas pueden ser coordinadas o subordinadas.

En las subordinadas hay una proposición (o suboración) que está sintácticamente subordinada a la oración principal. Por este motivo en estas oraciones se reconocen siempre dos verbos: el principal (núcleo del predicado) y el verbo subordinado (núcleo de la proposición subordinada).

Por ejemplo: El equipo con quien trabajé fue muy eficiente. En este ejemplo, el verbo principal es “fue”, y el verbo subordinado es “trabajé”. 

Ejemplos de oraciones subordinadas adjetivas

  1. Me compré el libro del que tanto te hablé durante las vacaciones.
  2. El frasco que tiene tapa amarilla es más grande que ese.
  3. La casa en donde vivió Belgrano es hoy un museo.
  4. Mi amiga, que vivió de chica en los Estados Unidos, no sabía cómo funcionaba ese club.
  5. Los pocos que todavía quedaban terminaron por irse.
  6. Siempre recuerdo los tiempos cuando se jugaba en la calle hasta tarde.
  7. El joven cuyo padre fue nombrado ministro asiste al mismo curso que yo.
  8. Ese modelo de auto, que tanto me gustaba, no lo fabrican desde febrero.
  9. A la factura que me entregó le faltaban un montón de datos.
  10. El avión en el que viajé a Tucumán era un Boeing 727.
  11. Mi suegra, que nunca se calla nada, esa vez no abrió la boca.
  12. Siempre hay algún vivo que hace leña del árbol caído.
  13. El decorador que te recomendé se mudó a Mar del Plata.
  14. Mi amiga Mabel, que nunca se fija en gastos, esta vez fue muy medida.
  15. Me gusta la gente que es optimista y emprendedora.
  16. La manera como vistes habla mucho de ti.
  17. La persona de quien te hablé ya no trabaja más allí.
  18. El barrio donde me crié se ha transformado en una zona muy comercial.
  19. Mi sobrina, que ya se está por recibir de arquitecta, entró a trabajar en ese estudio ni bien egresó de la escuela secundaria.
  20. Ya no eres la persona de la que me enamoré. 

Características

Las oraciones subordinadas adjetivas cumplen la función típica del adjetivo, es decir, expresan alguna característica de la oración principal, que cumple la función de ‘antecedente’.

Por lo general el antecedente es un sustantivo, pero también puede serlo un pronombre o una frase completa. De esta manera la oración subordinada adjetiva “se incrusta” en la oración compuesta. Dentro de la oración, suelen funcionar como aposición.

Al igual que sucede con los adjetivos, se pueden distinguir dos tipos de oraciones subordinadas adjetivas:

  • Explicativas. Explican o aclarar algún aspecto del antecedente y se escriben entre comas, a modo de inciso aclaratorio. Por ejemplo: El pueblo, que queda muy lejos de aquí, está inundado. 
  • Especificativas. Restringen el alcance del antecedente y se escriben sin separarse mediante coma de aquel. Por ejemplo: El pueblo que queda muy lejos de aquí está inundado. 

Muchas oraciones subordinadas adjetivas van introducidas por un pronombre, solo o combinado con una preposición (que, a quien, en donde, del cual, etc.). Por ejemplo: La persona a quien va dirigida la carta vive en Londres. 


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2019). "Oraciones Subordinadas Adjetivas". Recuperado de: https://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-oraciones-subordinadas-adjetivas/