10 Ejemplos de
Fricción en la vida cotidiana

Qué es Fricción:

La fricción es la fuerza que se opone al movimiento de deslizamiento que se produce por el contacto entre dos superficies. La única forma de que desaparezca completamente la fuerza de rozamiento sería con los cuerpos con superficies idealmente lisas, lo cual es imposible: por esto es que se puede afirmar que la fuerza de fricción se da en todos los medios conocidos, así sean sólidos, líquidos o gaseosos.

Si la fuerza normal es la que se ejerce cuando un cuerpo es apoyado sobre una superficie, en forma perpendicular y hacia afuera, la fricción estática es una fuerza proporcional a la normal, a razón de un valor denominado coeficiente de fricción.

La fórmula, entonces es F = Ц*N, siendo f la fuerza de fricción o rozamiento,  Ц el coeficiente de fricción y N la fuerza normal. Esto, sin embargo, se restringe al caso de la fricción estática, donde el fenómeno se produce por debajo del umbral de movimiento. Cuando ese umbral es superado, el objeto comienza a deslizarse sobre la superficie y entonces la fricción se hace menor, pasando a denominarse fricción dinámica.

En la vida cotidiana, el concepto de fricción se relaciona directamente con frotar, restregar o rozar algo: la fuerza de fricción es la que realiza la oposición, y es lo que permite a las personas o a los cuerpos automatizados que el ser humano creó detenerse una vez puesto en marcha.

La fuerza de fricción está presente en la medida que cuando se trata de mover horizontalmente un objeto pesado, al principio la fuerza que se tiene que ejercer para sacarlo del reposo es mucho mayor a la que se debe hacer una vez puesto en marcha, donde es mucho más fácil ponerlo en movimiento. Esto sucede porque una vez vencida la fricción estática, las uniones microscópicas que mantenías soldadas las superficies en contacto se rompen.

Es habitual, por último, que las industrias concentradas en la producción de ciertos bienes manipulen la fuerza de fricción, tendiente a optimizarla incrementándola o reduciéndola según el caso: hay veces en las que es necesario que la superficie de contacto con el suelo sea rugoso, de modo tal de aumentar esta fuerza. Otros, por otra parte, se sostienen sobre otra superficie que ve necesaria la reducción de la fricción, para lo que habitualmente se usan herramientas como la grasa o el aceite, como lubricantes para reducir la fricción entre componentes y las pérdidas de energía que llevan.

Ejemplos de fricción

A continuación se enumerarán algunos ejemplos de fricción en la vida cotidiana, explicando los casos en los que se manipula esta fuerza con una función en particular.

  1. Las ruedas de un auto que se mueven sobre el pavimento, intencionadamente altas para proporcionar al conductor un mayor control sobre el vehículo.
  2. El diseño de toda clase de vehículos, ya sean submarinos, barcos y todos los que se desplacen sobre el agua.
  3. El roce entre un avión y el aire, cuando está volando. Esta fricción es dependiente del diseño aerodinámico.
  4. Un objeto posados sobre la tierra, que es muy difícil de dar el impulso inicial pero algo más fácil moverlo una vez producido ese impulso.
  5. Deslizar un cuerpo sobre un plástico mojado, lo que le da más recorrido que sobre el plástico seco, precisamente porque el agua disminuye la fuerza de fricción entre superficies.
  6. Un fósforo cuando choca con la caja, generando la combustión necesaria para encenderse.
  7. El frote entre dos objetos como las piedras o la madera, que generan calor y eventualmente fuego.
  8. Una pista de patinaje sobre hielo, en donde la fricción está reducida y por ello se utilizan patines para que el desplazamiento sea mayor.
  9. La suela de los zapatos, con grabados especiales para incrementar la fricción.
  10. El frote entre las dos manos, o cualquier parte del cuerpo.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Fricción en la vida cotidiana". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-friccion-en-la-vida-cotidiana/