Ejemplos de
Animales que reptan

Animales que reptan

Reptar significa desplazarse arrastrándose por el suelo. Los animales que reptan se denominan reptiles, que además muestran una serie de características en común.

Los reptiles son animales vertebrados con escamas compuestas de queratina. En su mayoría están adaptados a la vida terrestre, sin embargo algunos viven también en el agua. En su gran mayoría son carnívoros. Tienen respiración pulmonar y un sistema circulatorio de doble circuito.

Aquellos que tienen extremidades, suelen tener extremidades muy fuertes. Sin embargo, algunos logran desplazarse sin patas, como las serpientes. La locomoción de las serpientes depende de diversos métodos, según la especie y el momento. Por ejemplo, cuando una serpiente está a punto de atacar, se acordona y utiliza su energía para moverse rápidamente hacia adelante, de forma tal que sorprende a su presa.

Otro método de locomoción de las serpientes es el método ondulado, que es un movimiento de lado a lado, que se utiliza cuando no necesitan sorprender a una presa, ya que es lento.

Son ectotérmicos, es decir que dependen de las condiciones ambientales para mantener su temperatura. Por eso, en general cada especie de reptil pertenece a ambientes de características muy similares, ya que sólo pueden sobrevivir dentro de determinado rango de temperaturas. La reproducción es interna, es decir que el macho deposita el esperma en el interior del cuerpo de la hembra.

Ejemplos de animales que reptan

animales que reptan - caiman

  1. Caimán: también llamado yacaré, es un género de cocodrilo. Vive en zonas subtropicales y tropicales de América. Fueron cazados durante mucho tiempo para utilizar su cuero. Hoy en día se trata de especies protegidas y sólo se permite su sacrificio en criaderos.
  2. Anaconda Verde: serpiente de América del Sur, de una longitud aproximada de 4 metros y medio las hembras y tres metros los machos. Es una serpiente constrictora, es decir que utiliza el estrangulamiento para matar a sus presas.
  3. Camaleón: existen aproximadamente 160 especies. Se caracterizan por su capacidad de cambiar de color dependiendo del lugar donde se encuentren. Los camaleones son reptiles depredadores de gusanos, saltamontes, langostas, moscas y otros insectos. Logran cazarlos gracias a su gran agudeza visual, que les permite detectar hasta los más mínimos movimientos.
  4. Cocodrilo: Sus 14 diferentes especies se encuentran en África, Asia, América y Australia. Aunque es un animal terrestre, se congrega en hábitats de agua dulce (ríos, lagos y humedales). Para logar la temperatura corporal que necesita, en cuanto sale el sol permanece inmóvil en un área de tierra despejada, para recibir su calor.
  5. Dragón de Komodo: saurópsido que vive en islas de Indonesia central. Es el lagarto de mayor tamaño que existe. Su longitud media es de entre dos y tres metros. Su peso medio es de 70 kg. Los jóvenes son de color verde con zonas de otros tonos como amarillo y negro, mientras que los adultos tienen un tono uniforme de color marrón o rojo grisáceo.
  6. Gecko: reptil que habita todas las zonas cálidas del mundo. Tiene ojos y pies más grande en relación a su cuerpo que otros reptiles. Existe en diversas formas, colores y tamaños. Suelen estar camuflados con su entorno natural.
  7. Iguana del desierto: (Dipsosaurus dorsalis): es muy numeroso en los desiertos de Sonora y Majove (Estados Unidos y noroeste de México). El color de cada individuo afecta la capacidad que tiene para obtener el calor necesario de los rayos del sol: los individuos de color oscuro absorben el 73% de la luz visible y por lo tanto del calor del sol. Los individuos de color claro absorben sólo un 58% de la luz visible. Uno de sus métodos para estabilizar la temperatura corporal es la regulación del flujo sanguíneo periférico: los vasos se contraen y por lo tanto disminuyen el intercambio de calor, o bien se dilatan (aumentan de tamaño) para que aumente a su vez el intercambio de calor.
  8. Lagartija verde: especie de lagarto (reptil) de la familia Teiidae. Se encuentra en una ecozona que se extiende por el Chaco argentino, boliviano y paraguayo. Puede llegar a los 40 cm de largo. Se caracteriza por tener sólo cuatro dedos en el pie, a diferencia de todos los otros reptiles Teiidae, que tienen cinco.
  9. Pitón: serpiente constrictora. No se trata de una serpiente venenosa, sino que matan a sus presas por asfixia, luego de sostenerla con su potente mandíbula.
  10. Serpiente de coral: serpiente venenosa que vive en zonas tropicales. Se caracteriza por sus intensos colores amarillo, rojo y negro.
  11. Tortuga: se caracteriza por tener un tronco ancho y corto, con un caparazón que lo protege. Su columna vertebral está soldada al caparazón. No tienen dientes pero sí un pico córneo similar al pico de las aves. Aunque mudan de piel, no puede percibirse con tanta facilidad como cuando lo hacen las serpientes, ya que las tortugas realizan la muda poco a poco. No incuban sus huevos sino que los ubican donde pueden obtener el calor solar.
  12. Varano: gran lagarto de cabeza pequeña y cuello largo, que tiene un cuerpo grueso, las patas robustas y la cola larga y fuerte. Existen 79 especies vivas, las cuales se encuentran protegidas. El varano gigante, también llamado Perentie, puede llegar a medir dos metros y medio de largo.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Animales que reptan". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/ejemplos-de-animales-que-reptan/