Lista de Ciencias Auxiliares de la Biología

Ciencias Auxiliares de la Biología

Las ciencias auxiliares o disciplinas auxiliares son aquellas que, sin avocarse del todo a un área de estudio específica, se vinculan con ella y le prestan auxilio, ya que sus posibles aplicaciones contribuyen con el desarrollo de dicha área de estudio.

En el caso de la biología, disciplina científica que se interesa por las distintas formas de la vida en el universo conocido, es común que reciba auxilio de otras ciencias experimentales, como la química, con el propósito de ampliar las perspectivas con que esta ciencia aborda la naturaleza, dando así origen a la bioquímica.

Sin embargo, es común que la investigación biológica también se alíe con disciplinas, ciencias aplicadas y ciencias sociales que a simple vista no tendrían mucho que ver con sus intereses, pero que le suministran herramientas materiales, conceptuales y teóricas para abordar la vida en diversos ámbitos y mediante enfoques diferentes.

Ejemplos de ciencias auxiliares de la Biología

  1. Química. Como dijimos, la colaboración de la biología y la química arroja la bioquímica como resultado: disciplina que se caracteriza por centrar sus esfuerzos investigativos y experimentales en los ámbitos exclusivos de las sustancias orgánicas y de las formas de vida, como puede ser, por ejemplo, la química de los procesos metabólicos del cuerpo, la lógica de los materiales que componen la célula o que rigen sus procesos, etc.
  2. Estadística. Esta rama de la matemática, encargada del cálculo de las probabilidades, presta a la biología numerosas herramientas de cálculo poblacional, sumamente útiles para emprender el análisis cuantitativo de sus resultados, así como expresarlos en un lenguaje lógico verificable. Es la mejor manera de abordar los ecosistemas y las poblaciones biológicas.
  3. Historia. Como en el caso de otras disciplinas científicas, la perspectiva histórica resulta clave para entender la evolución de un campo de estudio en el tiempo y manejar el contexto en que los grandes exponentes del mismo hicieron y publicaron sus hallazgos. Por otro lado, ¿qué otra cosa es la teoría de la evolución que una historia de la vida en el planeta?
  4. Geografía. Ya que la biología se preocupa por la vida en su conjunto, y ésta necesariamente se produce y prospera en un lugar determinado y unas condiciones climáticas determinadas, le resultan útiles la geografía y sus herramientas de análisis climatológico o sus sistemas de clasificación zonal. De hecho, términos como “bioma” son producto de esta mirada en conjunto, que conduce a la biogeografía.
  5. Lingüística. Más precisamente la filología y su manejo de las lenguas muertas y la historia de la comunicación de nuestra especie, brinda a la biología nomenclaturas útiles para sus taxones o grupos de clasificación de los seres vivos. Así, por ejemplo, los nombres de las especies se escriben en latín y ganan un carácter universal.
  6. Computación. Como en casi todas las ciencias experimentales, la computación y sus potentes herramientas de procesamiento de datos se han convertido en un aliado indispensable. Si a ello sumamos la capacidad de software especializado y de otras formas de control y manejo de información, se entenderá que dos ciencias lejanas como la biología y la computación tengan ya años colaborando mutuamente (de hecho se habla ya de bioinformática).
  7. Ingeniería. La madre de los ingenios, la ingeniería, se nutre de las ciencias teóricas como la biología para poder dar con soluciones a sus problemas (aplicaciones) a la par que les provee de herramientas novedosas como maquinaria especializada, aparatos diseñados para experimentos precisos y un sinfín de aplicaciones que hacen crecer un área de investigaciones.
  8. Nanotecnología. Aparentemente no existe un área del saber que no pueda beneficiarse del manejo profundo de la materia que la nanotecnología ofrece. La manipulación de la vida a nivel molecular o subcelular permite que estas dos disciplinas ofrezcan abordajes inéditos de los problemas biológicos del hombre y de los distintos ecosistemas, como bacterias modificadas genéticamente para biodegradar plástico, virus programados para cumplir funciones biológicas, etc.
  9. Física. Muchas ramas de la física, como la electricidad o la mecánica cuántica son de interés para la biología, que a menudo acude a dichos conocimientos para explicarse procesos orgánicos o aproximarse a la vida desde una perspectiva más compleja, que tome en cuenta factores de otra naturaleza.
  10. Paleontología. El estudio de las criaturas del pasado no puede ser del todo independiente de las disciplinas que se ocupan de la vida, obviamente. La colaboración entre estas disciplinas es frecuente y común, ya que sus áreas de estudio le sirven a la otra para comprobar hipótesis, generar interpretaciones y abordar el pasado de una manera más informada.
  11. Medicina. Los campos de estudio de la medicina y la biología son tan estrechos que a ratos parecen indistinguibles. Incluso así, los aportes de la medicina sobre la comprensión del cuerpo humano y los que a su vez hace la biología, permiten el nacimiento de disciplinas como la Tecnología de alimentos, estudio especializado de los procesos de nutrición y la manipulación de la materia alimentaria para beneficio del ser humano.
  12. Óptica. El portentoso desarrollo de la óptica, rama de la física que estudia la luz y los procesos a los que es susceptible, permitió el surgimiento de ramas de la biología como la microbiología: biología del mundo microscópico, cuyo estudio sería imposible sin los aparatos (microscopios) que permiten agrandar la materia microscópica y estudiar los ecosistemas invisibles a la mirada.
  13. Agricultura. La botánica, rama de la biología dedicada al estudio de las plantas, intercambia no poca información con la agricultura y los conocimientos del sembrado, la germinación y cosecha de alimentos. De hecho, de su colaboración surgen avances agrícolas notables que permiten el desarrollo de más y mejor alimento, o al menos un mayor grado de conciencia sobre lo que se hace y cómo se hace al sembrar.
  14. Oceanografía. La ciencia especializada en los océanos echa mano a menudo al estudio de la vida (en el mar), como puede ser en el caso de la biología marina. Este intercambio resulta profundamente nutritivo para la vida pesquera y para la ecología marina, así como todas las actividades económicas que el hombre desarrolla en las costas, como el turismo. Por otro lado, la oceanografía no existiría sin la presencia previa de la biología (ictiología).
  15. Farmacología. El estudio de las toxinas se debe, en gran medida, a la capacidad de análisis de los seres vivos dotados de ellos, como los animales venenosos, las aguamalas, etc. Sin embargo, este aprendizaje aplicado a la salud del hombre (elaboración de antídotos, etc.) incrementa al mismo tiempo el conocimiento que tenemos sobre las sustancias de la naturaleza.
  16. Lógica. La biología, como otras ciencias “duras” o exactas, se fundamenta en los pasos del método científico y en un modelo de razonamiento cuyas premisas están claramente definidas de manera lógica. Esta rama de la filosofía le brinda a la biología la posibilidad de analizar su propio método de estudio de la realidad que le interesa.
  17. Embriología. Esta ciencia avocada a la comprensión del nacimiento de la vida, sus etapas iniciales y su desarrollo específico, se halla en un punto medio entre la biología y la medicina, por lo que la listamos aparte. Sus descubrimientos son de igual valía para ambos campos y comprueban a menudo teorías sobre el origen de la vida en el planeta y sobre la evolución de los seres vivos.
  18. Museología. Dado que muchos de los grandes museos del mundo son de Ciencias Naturales, la biología y la museística colaboran estrechamente en la difusión del conocimiento especializado, pensando las estrategias para preservar las muestras, elaborar los recorridos informativos, etc.
  19. Biblioteconomía. Las ciencias experimentales como la biología no son ajenas a la acumulación del saber, ni mucho menos, y allí las ciencias de la información brindan un conocimiento especializado que ordena, clasifica y permite la recuperación de la información acumulada, así como su correcta referencia (bibliografías).
  20. El dibujo técnico. Esta disciplina, más cercana a la ingeniería, la arquitectura o el diseño gráfico, tiene su lugar entre las herramientas de la biología, sobre todo en la botánica, cuyo abordaje de, por ejemplo, las hojas de las distintas especies vegetales requiere de cierta ilustración y reproducción gráfica.

Ver además:

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Lista de Ciencias Auxiliares de la Biología". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/lista-de-ciencias-auxiliares-de-la-biologia/