Ejemplos de
Descripción Topográfica

Descripción Topográfica

La descripción topográfica es una figura retórica o expresiva muy utilizada tanto en textos de ficción como en textos comprometidos con la realidad. Corresponde a una de las formas básicas del lenguaje: la descripción, ya que se trata de evocar mediante palabras el paisaje o la topografía de un lugar determinado.

Es frecuente hallar descripciones topográficas en textos expositivos, textos narrativos y crónicas o diarios de viaje, en los que resulta importante que el lector se haga una idea aproximada (más o menos detallada) del ambiente en el que ocurren las acciones o tienen lugar las explicaciones leídas.

Características de la descripción topográfica

Una descripción topográfica suele estar caracterizada por:

  • Poca o nula presencia, en textos narrativos, de los personajes. Podría decirse que es un instante de protagonismo del paisaje, si bien la descripción del mismo puede darse en función de la emotividad de un personaje, sus recuerdos, etc.
  • A diferencia de una mera explicación ambiental, una descripción topográfica transita el paisaje descrito como si el punto de vista asumido fuera el de un transeúnte, es decir, no se trata de una perspectiva fija sino que se adentra en el paisaje que quiere mostrar.
  • Es exhaustiva en su descripción, si bien para ello se afianza en determinados elementos o características del paisaje para poder luego evocarlo como un todo constituido.
  • Suele ser lenta, como toda descripción, por lo que su uso excesivo puede resultar desestimulante para el común de los lectores, más ávidos de acción que de descripciones.
  • Suele emplear un lenguaje poético o técnico en su descripción.

Ejemplos de descripción topográfica

  1. Sobre un jardín:

Al fondo del garaje se asomaba, como un relámpago, el jardín. Comenzaba con una grama suave y corta, de un verde amatista, que se abalanzaba sobre el concreto alrededor como queriendo huir despavorida, como esperando poder arrancarse de la tierra negra y húmeda de la zona. De inmediato se erguían los troncos casi grises del manzano y el limonero, modestos pero frondosos, compartiendo el aire limitado del jardín y el generoso sol del trópico, cual pilares que sostenían un techo de hojas gruesas, venosas, de un color profundo y orgulloso que se confundía con su propia sombra. Aquí y allá, a sus pies, diversas macetas anaranjadas, más o menos enteras, de las que surgía toda clase de arbustos floridos, algunos con frutos minúsculos insinuándose al final de las ramas, como en un árbol de navidad con los adornos mal puestos. Y luego de todo el paredón, abrazado por la hiedra venenosa y sus caminos torcidos, serpenteantes, empeñada en cubrir la mayor cantidad posible de superficie.

  1. Sobre una ciudad:

Desde aquellas alturas la ciudad parecía sumergida en la calma. Largos y somnolientos edificios en la distancia, iluminados por sus propias luces como titanes de circo, revelaban el entramado de callejuelas y farolas nocturnas extendido a sus pies, un mapa que conducía a cada quien a sus hogares. Aquí y allá, inesperados, pozos de luz de neón hacían las veces de los árboles faltantes, en aquella masa de hormigón semejante una costra en la llanura que solamente la montaña de donde miraban interrumpía.

  1. Sobre un valle:

El circuito de las montañas alrededor de la depresión abunda en riachuelos y caídas de agua que nutren al valle y propician su vasta flora y abundante fauna. Dado que no son tan escarpadas sus cimas, la luz solar lo inunda todo al menos hasta las copas de los árboles, en su mayoría abetos y sauces, que ocultan el suelo a la vista. Una inspección más cercana revelaría un suelo rico en humus y sumamente permeable, con numerosas ondulaciones y depresiones naturales a medida que tienden hacia el centro.

  1. Sobre un callejón:

La primera impresión al asomarse en la estrecha callejuela era que nada podía pasar por allí, de lo atestados que estaban sus rincones con recipientes enormes de basura, cartones apilados como capas de cebolla y reclinados sobre una pared, y el esqueleto de un anciano sofá enmohecido y boca abajo en el medio. Pero unos segundos después se revelaba el sendero polvoriento, surcado de huellas de botas y de patas de perro y de latas de cerveza, a medida que la mirada serpentea entre las ventanas cerradas y la luz empieza a hacerse penumbra.

  1. Sobre una habitación:

La cama, al fondo, era apenas un colchón grueso y blanco sobre el que se apilaban los libros, las cajas y otros objetos perfectamente ordenados, bajo una serie de posters de Madonna y Peter Gabriel pegados con cinta. A un lado, el escritorio, vacío y con las gavetas puestas encima, como rindiéndose ante un asaltante. Y un poco más acá, la puerta cerrada del clóset. Una ventana estrecha y larga se insinuaba en la pared contraria, haciendo necesario encender constantemente la luz: un bombillo desnudo que pendía de un hilo negro y grueso de cable plástico. El piso era de parquet y estaba prístino, reluciente, a pesar de las marcas blancas que lentamente conducían hacia la puerta, como si alguien lo hubiese rastrillado antes de encerarlo.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Descripción Topográfica". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/ejemplos-de-descripcion-topografica/