Ejemplos de Bienes Sustitutivos y Complementarios

Bienes Sustitutivos y Complementarios

Un bien (o servicio) complementario es aquel que se utiliza junto con otro. Cuando el precio de un producto aumenta o disminuye, este cambio afecta también la demanda del bien complementario.

Muchos productores de bienes de consumo masivo se asocian a una determina marca o tipo de bien complementario. Por ejemplo, las lavadoras de ropa que recomiendan una marca de detergente.

Un bien o servicio sustituto (también llamado sustitutivo) es aquel que se utiliza en reemplazo de otro. Esto significa que los bienes sustitutos compiten entre sí en los mercados.

Entre los bienes que compiten entre sí, los precios siempre se definen teniendo en cuenta a la competencia, ya que si dos productos ofrecen las mismas características pero uno de ellos tiene un precio significativamente más alto, la demanda del mismo disminuirá.

Los bienes sustitutos se proponen como alternativas a otros productos que ya existen en el mercado, y utilizan como estrategia de venta el destacar alguna característica que el producto pre-existente no tenga. Puede ser un menor precio, alguna característica superior (sabor, eficacia, etc) o simplemente el hecho de ser una alternativa novedosa.

Los bienes sustitutivos pueden ser:

  • Sustitutivos perfectos: Puede usarse exactamente de la misma forma y con los mismos resultados que el bien pre-existente. El usuario no tiene ninguna motivación para elegir el pre-existente. Si el sustitutivo tiene un precio menor, disminuirá notablemente la demanda del bien pre-existente.
  • Sustitutivos imperfectos: Cuando dos bienes pueden utilizarse para el mismo fin, pero sin los mismos resultados.

Ejemplos de bienes sustitutivos

manteca y margarina

  1. Margarina: La margarina es un bien sustitutivo de la mantequilla (manteca). Se presentó en un comienzo como una alternativa más saludable y más barata que la manteca (por ser de origen vegetal). Sin embargo, actualmente se ha descubierto que la margarina también contiene grasas que son tan nocivas como las grasas que contiene la manteca.
  2. Combustibles fósiles: existen diferentes formas de dar energía a los medios de transporte. Para los usuarios privados, existen tres ofertas distintas de combustibles fósiles para su coches: gasolina (nafta), diésel (gasoil) o gas comprimido (GNC). El gas comprimido tiene la ventaja de su bajo costo, pero no da independencia al vehículo, ya que el tanque dura pocos kilómetros, por lo que es utilizado por quienes utilizan el coche en la ciudad (taxis). El diésel es más barato que la gasolina pero los coches con motor diésel son más caros, por lo que sólo vale la pena la inversión si se le dará un uso prolongado al coche. La gasolina ofrece independencia (ya que ofrece el mayor kilometraje por litro) pero cuesta más cara.
  3. Diferentes tipos de carne: en cada región, dependiendo de la ganadería de la zona, habrá precios menores por kilo para los animales que se críen en zonas cercanas. Si bien el precio puede ser un determinante al elegir el tipo de carne, actualmente existe otro tipo de bienes sustitutivos, que apelan no al precio sino a la calidad, al trato correcto de los animales, y a la certificación de ser orgánicos.
  4. Bebidas cola: las diversas bebidas cola definen sus precios en comparación con la de mayor venta, para mantener una demanda estimulada más por el precio que por la calidad (sabor).

Ejemplos de bienes complementarios

  1. Coches y combustibles: el precio de los diversos combustibles motiva a los usuarios a comprar coches que permitan el uso de combustibles más baratos. Por otro lado, el precio alto de coches preparados para utilizar gasoil, desalienta la utilización de ese combustible.
  2. Reproducción de música: Los formatos en que se reproduce la música cambia radicalmente la demanda de equipos. De esta manera, los reproductores han debido adaptarse a discos de pasta (vinilo), casetes, cds, y actualmente mp3 y otros formatos digitales.
  3. Productos audiovisuales: De forma similar a lo que ocurre con la música, los cambios en la tecnología de productos audiovisuales cambia los equipos para reproducirlos. La llegada de los VHS (video) fue reemplazada por DVD, que actualmente está siendo reemplazada por el streaming (reproducción online), que requiere que las pantallas tengan una conexión a internet. Además, existen pantallas con mayor definición que responden a la mejor definición de los productos disponibles.
  4. Programas y dispositivos: al comprar una computadora o un Smartphone, se eligen aquellos productos que puedan ser utilizados con los últimos programas y aplicaciones. El cambio constante en la tecnología fomenta la compra de nuevos productos.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "Ejemplos de Bienes Sustitutivos y Complementarios". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/ejemplos-de-bienes-sustitutivos-y-complementarios/