40 Ejemplos de Sustantivos Ambiguos

Sustantivos ambiguos

La mayoría de los sustantivos, en líneas generales, se dividen en género masculino y femenino. Sin embargo existen algunos sustantivos que resultan ser algo confusos. A estos se los conoce como sustantivos ambiguos.

Se considera un sustantivo como ambiguo cuando no se puede precisar con facilidad si dicho sustantivo es masculino o femenino. A menudo ocurre con muchos sustantivos que, en el lenguaje coloquial o informal, se los utiliza de una forma mientras que en el lenguaje escrito o formal (y aceptado por la real academia española) se escriben con otro género. Es el caso de “el calor” que en el lenguaje informal es frecuente oírlo como “la calor”.

Ejemplos de sustantivos ambiguos

En ciertos casos es preciso realizar alguna aclaración adicional o establecer ejemplos que se indican al costado de cada sustantivo.

  1. El azúcar – la azúcar
  2. El agua – la agua
  3. El calor –  la calor
  4. El maratón – la maratón
  5. El armazón – la armazón
  6. El lavavajillas – la lavavajillas.
  7. La sartén – el sartén
  8. El tilde – la tilde
  9. El análisis – la análisis. Es una expresión bastante antigua
  10. El anatema – la anatema. Quiere decir “ofrenda”.
  11. El apóstrofe – la apóstrofe
  12. La avestruz – el avestruz
  13. La radio – el radio
  14. El reuma – la reuma
  15. El cochambre – la cochambre. Es una capa de suciedad o mugre que no permite ver el suelo.
  16. El color – la color. Es correcto decir “el color rojo”. Sin embargo en el lenguaje informal o coloquial se puede utilizar “la color rosa”.
  17. El capital – la capital. El capital, hace referencia a un tipo de bien, por ejemplo “El capital que posee una compañía”, mientras que la capital se refiere a un sitio determinado. Por ejemplo, “La capital de Francia es París”.
  18. El dote – la dote. Es el patrimonio que entrega la futura esposa al novio como señal de su unión. Generalmente se asocia a un determinado estatus o nivel social.
  19. El enzima – la enzima. Es una molécula.
  20. El estambre – la estambre. Son órganos florales masculinos
  21. El fin – la fin. Es una expresión bastante antigua. Hoy, comúnmente se dice “el fin”.
  22. El frente – la frente. En este caso hace referencia a cosas diferentes, tal como se ejemplifica más arriba en esta misma redacción.
  23. El herpes – la herpes. Es una erupción cutánea
  24. El hojaldre – la hojaldre. Es un tipo de masa que forma finas capas. Se puede rellenar de forma dulce o salada.
  25. El linde –  la linde. Es la línea o límite entre tierras.
  26. El mar – la mar. Se utiliza el mar cuando se encuentra seguido del nombre propio. Por ejemplo. “el mar mediterráneo”. En cambio se utiliza “la mar” (como vimos con anterioridad) cuando la frase tiene fines poéticos.
  27. Arte dramático – arte dramática
  28. El margen – la margen
  29. El mimbre – la mimbre
  30. El pez – la pez. Mayoritariamente se usa el término “el pez”. Sin embargo, al referirse a un pez hembra, es correcto decir “la pez”, puesto que dicha palabra no tiene terminación femenina y sólo podemos reconocer el sustantivo femenino por el artículo.
  31. El portapaz- la portapaz (son objetos religiosos)
  32. El prez – la prez (significa “honor”, “estima” o “gloria”)
  33. El pringue – la pringue es una grasa que desprende el tocino al freírlo. También significa suciedad.
  34. El puente – la puente. Es una expresión bastante antigua
  35. El sabor – la sabor. También es una expresión bastante antigua
  36. El sauna – la sauna
  37. El tizne – la tizne. Es el humo que se adhiere a las sartenes u otros elementos de la cocina y es difícil de quitar.
  38. El trípode – la trípode. Es una expresión bastante antigua.
  39. El vodka – la vodka
  40. La interrogante – el interrogante
  41. Los ánades – las ánades. Son aves.

¿Por qué se usan?

A menudo este tipo de sustantivos ambiguos son utilizados en la poesía incorporando su ambigüedad a la escritura. Por ejemplo, es el caso de una conocida canción popular que indica lo siguiente “la mar estaba salada”, cuando bien se sabe que dicho sustantivo (mar) es un sustantivo masculino (el mar) y su forma correcta de escribirlo es: el mar estaba salado.

No obstante este tipo de excepciones se permite (dependiendo el contexto) para enriquecer el idioma, genera algo específico en el lector u oyente.

Siguiendo con el ejemplo, en este caso se intenta generar una rima con la letra “a” y por eso, este sustantivo (mar) se transforma en un sustantivo femenino.

Importancia del contexto

Por otra parte, con mucha frecuencia, estos sustantivos presentan el nombre de ambiguos porque es preciso determinarlos (si es que es correcto utilizar el artículo “la” o “el”, “los” o “las”) según el contexto.

Por ejemplo, si decimos el lente, podemos estar refiriéndonos a un lente de armazón (anteojos). En cambio si decimos la lente, podemos estar refiriéndonos a una lente de contacto.

En ambos casos es correcto el artículo masculino (en el primer caso) y el artículo femenino (en el segundo caso).

Significados diferentes

Una misma palabra puede significar cosas completamente diferentes. Este es el caso de la palabra cura. Cuando nos referimos al cura de una iglesia, el sustantivo es masculino. Quedando, de este modo, conformada una oración: “El cura Ignacio realizó otro milagro”.

Por otra parte la palabra cura también hace referencia a la cura de una enfermedad. En este caso, el sustantivo es femenino. Por eso, es correcto decir que: “Los científicos descubrieron la cura de la enfermedad de Párkinson”.

A continuación se describen 5 ejemplos de sustantivos ambiguos que cambian por completo el significado al que hacen referencia cuando se modifica el artículo:

  1. El corte – la corte. El corte de luz fue muy grande – La corte suprema de justicia anunció el fallo esta mañana
  2. El frente la frente. El frente de batalla se encontraba rodeado por el enemigo – Rodrigo se lastimó la frente tras el accidente.
  3. El lente  la lente. (Ya hemos ejemplificado este caso líneas más arriba)
  4. El cava  la cava. El cava se refiere a un vino espumoso y al sitio donde se conserva éste. La cava se refiere a la acción de cavar la tierra.
  5. El canal  la canal. El primero hace referencia a, por ejemplo, “El canal de un río”. Mientras que el segundo se refiere a la canal como una res de animal muerto. Por ejemplo “La canal de Salem era un sitio muy amplio lleno de reses”

 

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Ejemplos (2017). "40 Ejemplos de Sustantivos Ambiguos". Recuperado de: http://www.ejemplos.co/40-ejemplos-de-sustantivos-ambiguos/